Resumen de datos de los Feminicidios cometidos en España en 2018

Editora: Graciela Atencio
Redacción y análisis de datos: Graciela Atencio y Nerea Novo
Equipo de documentación: Graciela Atencio, Loreto de la Carrera, Noemí García Cabezas, Calo Griffin y Nerea Novo

 


INTRODUCCIÓN

89 mujeres asesinadas  – 1 cada 4 días

1. Número de casos y prevalencia

  • Del 1 de enero hasta el 19 de noviembre de 2018 hemos registrado 89 feminicidios y otros asesinatos de mujeres en España.
  • Oficialmente, se reconocieron 44 mujeres víctimas mortales por Violencia de Género a manos de sus parejas o exparejas. De ellas, un 29,5% había interpuesto denuncia contra su agresor. De los 13 casos con denuncia previa, el 76,9% solicitaron medidas de protección (diez casos), de los cuales solo las obtuvieron el 80% (ocho casos). En cinco de esos casos (el 62,5%), la orden seguía vigente cuando el victimario perpetró el crimen.
  • En relación a la población de mujeres habitantes, la tasa de prevalencia se sitúa en 3,85 víctimas por millón de las que habitan el Estado español, aunque las diferencias territoriales van desde la tasa cero en dos Comunidades hasta las 9,34 víctimas por millón registradas en Navarra.

GRÁFICO INTERACTIVO

NÚMERO DE CASOS POR CCAA, PROVINCIA Y MUNICIPIO


  • Por meses, se registraron 15 casos en septiembre, el mes con más registros, de los cuales el 66,7% (10 casos) son feminicidios íntimos. Le sigue el mes de marzo, con 12 casos, aunque solo uno de cada cuatro fueron feminicidios íntimos (tres casos, el 25%). Además de noviembre (con dos casos, a 11 días de que acabe el mes) y a falta de incluir un feminicidio íntimo oficial perpetrado el 15 de noviembre y de contabilizar diciembre, el mes con menos casos registrados fue febrero (con tres casos, el 3,4%); todos, feminicidios íntimos.

De las siete mujeres asesinadas en España el primer mes del año, dos casos fueron feminicidios íntimos, uno de ellos reconocido oficialmente; un feminicidio por prostitución, un feminicidio familiar y un feminicidio infantil de una bebé a manos de su abuelo que no son cifra oficial. También se cometió un asesinato por robo en el que una mujer fue asesinada junto a su marido y otro caso de una mujer hallada muerta en un parque ha sido catalogado como feminicidio / asesinato sin datos suficientes y tampoco son cifra oficial. Madrid, que en el 2017 culminó con 18 feminicidios y asesinatos de mujeres, registra dos de los seis casos de enero de 2018.

Una mujer es hallada muerta con signos de violencia en el lago de un parque

1. 10/01/18. Cris Mairi Pineda Ferrán, 30 años. Madrid (Madrid, Comunidad de Madrid). Feminicidio/Asesinato sin datos suficientes. Cifra no oficial.

Cris Mairi Pineda Ferrán, de 30 años y origen dominicano, nacionalizada española, salió de su casa a comprar tabaco la noche del 9 de enero de 2018, sin llaves ni móvil.

Su cuerpo fue hallado por un vecino de la zona, en el parque Dehesa de Boyal en la Gran Vía de Villaverde, conocido también como parque de Los Pinos, flotando en el lago artificial. Este parque queda a 200 metros de donde vivía, en el distrito de Villaverde (Madrid). El cuerpo, según aseguran los familiares que han tenido acceso a la primera autopsia, además de un golpe en la cabeza, evidencia heridas defensivas y marcas en el cuello compatibles con una muerte por estrangulamiento.

Por el momento, la investigación sigue abierta pero los allegados de la víctima se inclinan por dos hipótesis: una relacionada con su pareja, un hombre descrito como violento, y otra relacionada con las amenazas que, al parecer, recibía la víctima. En cualquier caso, niegan la información aportada por algunos medios que atribuían la muerte de la joven a un accidente, asumiendo que la joven había abusado de drogas o alcohol.

ID: 1583: con información de ABC, Diario España, El Mundo, El País y Telemadrid

 

Trabajadores de una planta de reciclaje hallan el cuerpo de una bebé en una bolsa de basura y las investigaciones concluyen que fue el abuelo materno quien la asesinó

2. 16/01/2018. Recién nacida (neonata). Alhendín (Granada, Andalucía). Feminicidio infantil. Asesinada por su abuelo (también fue detenida la madre de la bebé, ambos acusados de homicidio). Cifra no oficial.

El 16 de enero de 2018 los trabajadores de una planta de reciclaje de basuras de Alhendín, Granada, hallaron a una bebé muerta en una bolsa de residuos y según el resultado preliminar de la autopsia, la bebé había nacido viva, sana y a su tiempo.

El cuerpo, que presentaba un traumatismo craneal, entre otras fracturas, fue encontrado por los obreros de la planta de reciclaje en la cinta corredera que transporta la basura que descargan los camiones.

La Guardia Civil halló al cuerpo inerte de la bebé desnudo, dentro de una bolsa de basura y con el cordón umbilical cortado, y procedió a abrir una investigación que incluyó la indagación en hospitales y otros centros sanitarios para reunir pistas que permitieran dar con el paradero de la madre.

Durante la inspección ocular los agentes tomaron muestras de ADN tanto de la recién nacida como de la bolsa que la contenía, y estas muestras han servido para identificar a los padres biológicos.

Tras la aparición del cadáver se abrieron varias líneas de investigación, ante la imposibilidad de identificar la procedencia de la bolsa de basura que contenía el cuerpo.

Para ello, se hicieron gestiones en todos los hospitales de Granada y se investigaron algunas llamadas telefónicas que recibió la Guardia Civil sobre posibles sospechosas.

Finalmente una mujer alertó a la Policía Nacional sobre una joven que pedía limosna con un bebé de unos 18 meses en las inmediaciones de un centro comercial granadino.

Al identificar a esta joven y también a su pareja, se desprendió de sus manifestaciones que ambos podían tener relación con la bebé aparecida muerta en Alhendín, por lo que se les tomaron muestras de ADN y, al cotejarlas con las que la Guardia Civil tomó a la recién nacida, se comprobó que ambos eran los padres. Los agentes también comprobaron que una de las muestras de ADN recogidas en la bolsa de basura pertenecía a la madre, por lo que fue detenida  por un delito de homicidio junto al abuelo materno de la recién nacida, a quien se considera autor material de la muerte.

También fue arrestado pero puesto luego en libertad por un delito de encubrimiento el padre biológico de la menor, de 25 años. El abuelo, un hombre de 56 años con antecedentes policiales, es vecino de un pequeño pueblo de la comarca del Valle de Lecrín (Granada), de donde también es natural la madre de la bebé, de 23 años.

A diferencia del abuelo, ninguno de los progenitores tiene antecedentes policiales. La Guardia Civil averiguó que el abuelo ayudó a su hija en el parto en su domicilio y, al parecer, una vez que tuvo a la recién nacida en los brazos la arrojó violentamente contra el suelo y la mató, tras lo cual metieron su cadáver en una bolsa de basura y lo tiraron a un contenedor.

ID: 1603: con información de Ideal, El Español, Agencia EFE, ABC, Levante.

 

Dos adolescentes de 14 años y uno de 16 años roban y matan a una pareja de ancianos

3. 18/01/18. Lucía Carpintero, 87 años. Bilbao (Vizcaya, País Vasco). Asesinato por violencia juvenil. Cifra no oficial.

Lucía y Rafael, ambos jubilados de 87 años, vivían en el número 16 de la calle Zizeruena del barrio bilbaíno de Otxarkoaga el 18 de enero cuando fueron víctimas de un robo con violencia. Ese mismo día el yerno de la pareja había acudido al domicilio al extrañarse de que no contestaran el teléfono. Al llegar, encontró los cuerpos del matrimonio, con signos de violencia, cuchilladas y golpes en la cabeza, mientras que el domicilio estaba revuelto y encharcado de sangre.

El 21 de enero fueron detenidos dos adolescentes 14 años, uno en la localidad de Balmaseda y el otro en Bilbao, ambos relacionados con el crimen. De uno de ellos constan antecedentes previos por robos con violencia e intimidación. Al parecer, existía al menos una orden de busca y captura pendiente contra él tras agredir a varios alumnos a los que intentaba robar el móvil y al profesor que intentó intervenir.

El 22 de enero un tercer menor de 16 años que había estado tutelado por la Diputación de Bizkaia y cuya madre había declarado ante los servicios sociales que “no podía con él”, aunque consiguió convencerle de que se entregara.

La detención de los adolescentes se sumaba a una lista de otros cuatro menores implicados en actos delictivos de especial gravedad ocurridos el último mes en Bizkaia. Los identifican como parte del clan de ‘Los Pichis’, un grupo de jóvenes y menores conocidos por la policía por sus numerosos antecedentes violentos.

Por su parte, los octogenarios asesinados fueron enterrados el día 23 de enero a las 18 horas en la parroquia de los Santos Justo y Pastor.

Según denuncian algunos periodistas, el caso sirvió a medios ultras para alimentar bulos e informaciones falsas con tintes xenófobos y racistas, alarmando a la población y desinformando acerca del crimen y del contexto en el que se produjo.

ID 1574: con información de Deia, El Español, El Mundo, El País, Público y La Vanguardia

 

Un hombre mata a su pareja 11 días después de que la mujer le denunciara por malos tratos

4. 19/01/18. Jénnifer Hernández Salas, 46 años. Los Realejos (Santa Cruz de Tenerife, Islas Canarias). Feminicidio íntimo. Había denunciado a su expareja 11 días antes de ser asesinada. Cifra oficial.

Jénnifer Hernández Salas, de 46 años y origen venezolano, trabajaba como envasadora en una cooperativa de plátanos y vivía con su nieta en Los Realejos (Santa Cruz de Tenerife) ya que su hija residía fuera de la isla. Aún no se había divorciado de su marido Esteban Hernández, de 68 años, a quien había denunciado el día 8 de enero por agresiones verbales, aunque no solicitó ni medidas de protección ni orden de alejamiento. El juicio rápido del 10 de enero archivó la causa (nueve días antes de ser asesinada): su caso había sido catalogado como de “bajo riesgo”. El abogado de Jénnifer asegura que rompió la relación en octubre de 2017 y que le contrató para tramitar el divorcio.

El 19 de enero, durante una discusión Esteban asestó cuatro puñaladas a Jénnifer, cogió a la pequeña de nueve años, la dejó con unos familiares y huyó. Se estrelló contra un coche cuando le perseguía la Guardia Civil, ocasionando otros dos heridos. Ingresó en el Hospital Universitario de Canarias en estado muy grave. Al parecer, presentaba heridas de arma blanca, dos de ellas de gravedad: en el estómago y en el cuello.

El 1 de febrero el Juzgado de Instrucción número 2 de La Orotava decreta el ingreso en prisión comunicada y sin fianza para el victimario, acusado de un delito de asesinato u homicidio.

ID 1573: Con información de El Español, EPMundo.com, Extremadura7Días, La Nueva España, La Opinión de Tenerife y La Provincia

 

Un hombre arroja por la ventana a una mujer que ejercía la prostitución

5. 26/01/18. Laura Elizabeth S. M., 26 años. Madrid (Madrid, Comunidad de Madrid). Feminicidio por prostitución. Cifra no oficial. Deja huérfano un hijo de tres años.

Laura Elizabeth S. M., de 26 años y origen paraguayo residía en Madrid donde, al parecer, ejercía la prostitución. El 26 de enero acudió junto a una amiga a casa de Valentín, un hombre divorciado de 57 años, de origen paraguayo pero nacionalidad española, demandante de prostitución. Allí, Laura Elizabeth se quedó a solas con Valentín y se comenzó a escuchar una discusión.

A la llegada de la policía, Valentín había arrojado por la ventana desde un primer piso a Laura, que falleció a los pocos minutos con marcas de violencia previa en su cuerpo. En el domicilio del victimario, todo estaba revuelto. La familia de Laura Elizabeth pide que se les informe del estado de la investigación y que esta se acelere, además de denunciar la falta de colaboración por parte de la testigo con la que acudió Laura al piso de Valentín, a la que dicen llamar constantemente sin recibir respuesta.

Laura Elizabeth era madre de un niño de tres años que se había quedado al cuidado de su abuela en Paraguay. La joven estaba ahorrando dinero para poder reunirse con su hijo y radicarse en Argentina, donde reside una hermana.

El 29 de enero la Titular del Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid acuerda el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza para el victimario, acusado provisionalmente de un delito de homicidio.

La portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, Purificación Causapié, pidió en el Pleno del día 30 de enero que se reconociera oficialmente como un caso de violencia de género, aunque la normativa no lo contempla.

ID 1582: con información de El Español, Europa Press, El Mundo, Telemadrid

 

Un anciano envenena a su mujer con alzhéimer en una residencia geriátrica

6. 28/01/18. Celia R. A., 90 años. Mazarambroz (Toledo, Castilla-La Mancha). Feminicidio íntimo. Envenenada por su marido en la residencia de ancianos en la que convivían. Cifra no oficial.

Celia R. A., de 90 años, estaba enferma de alzhéimer y ocupaba una plaza en la residencia municipal de Mazarambroz, junto con su marido, Haroldo G. L., de 91 años, del que no constan antecedentes de violencia de género.

Durante la madrugada del 28 de enero el personal de la residencia encontró el cuerpo sin vida de Celia, que había sido envenenada. Al parecer, su marido le habría suministrado algún tipo de sustancia que después habría ingerido él también en un intento de suicidio.

La investigación se inicia como un caso de violencia de género mientras el victimario ingresa en el Hospital Virgen de la Salud de Toledo, estable dentro de la gravedad. El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Orgaz abrió diligencias por un delito de homicidio, aunque algunas informaciones insisten en la hipótesis de un crimen “por compasión”, debido a la enfermedad de Celia.

ID 1585: Con información de ABC, Cadena SER y El País

 

Un hombre droga, asfixia y graba en vídeo el feminicidio de su madre

7. 31/01/18. Sacramento M. T., 71 años. Valladolid (Valladolid, Castilla y León). Feminicidio familiar. Cifra no oficial.

El 31 de enero, César F. M., de 38 años, intentó suicidarse ingiriendo pastillas en un hotel de Benidorm. Al intervenir la policía, el hombre confiesa que había matado a su madre en la vivienda de esta en Valladolid, en la calle Landrove.

Allí, el victimario había grabado en vídeo el crimen de su madre, Sacramento M. T., de 71 años, a la que drogó con opiáceos, le lleno la boca de algodón y la asfixió con una almohada.

Tras el crimen, viajó más de 600 kilómetros hasta el hotel más alto de Benidorm, donde una camarera de piso encontró una de las notas del victimario: “Por favor, no me ayuden. Quiero morir”. Cuando los trabajadores del hotel contactaron con la policía, una de las llamadas que estos hicieron, fue a un primo del victimario, que reconoció que no era la primera vez que César intentaba suicidarse con pastillas. En una de estas llamadas, confesó el asesinato de su madre, a la que decía tener “cansada” de aguantarlo, debido a los “muchos problemas” que este padece. Fue detenido en el mismo hotel en el que intentó quitarse la vida y pasó a los calabozos de la Policía Nacional de Benidorm tras ser dado de alta en el hospital Comarcal de Marina Baixa.

El 2 de febrero se conoce la decisión de la titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Benidorm, que decreta prisión provisional para César F. M. por un delito de homicidio. Descarta así la petición de la defensa, que proponía el internamiento psiquiátrico penitenciario. El acusado quedó a disposición del juzgado de Valladolid, que se ha hecho cargo del caso.

ID 1586: Con información de ABC, Diario Información, El Norte de Castilla, El País y 20Minutos.

 

Desapariciones de alto riesgo

Lucia Bianchi, desaparecida en Telde (Las Palmas, Islas Canarias) el 2 de enero.

De las tres mujeres asesinadas en España en febrero de 2018, dos fueron víctimas de feminicidios íntimos y otra de un feminicidio/asesinato sin datos suficientes. Andalucía, la Comunidad Autónoma en la que se producen los dos feminicidios íntimos, registra el 66,6% de los casos del mes.

RESEÑAS DE CASOS

Un hombre confiesa haber matado a su pareja cuando acude a declarar por su desaparición

1. 04/02/18. María del Pilar Cabrerizo López, 57 años. Guadix (Granada, Andalucía). Feminicidio íntimo. Cifra oficial.

María del Pilar Cabrerizo López de 57 años, venía de visitar a su madre cuando su segundo marido, Antonio, de 74 años, la mató a martillazos. La cita se había alargado, quizás más de lo que esperaba. Estuvo en la casa materna hasta la una y media de la madrugada del domingo 4 de febrero de 2018. Después, enfiló hacia su casa, en el mismo municipio granadino, en la Avenida de la Estación de Guadix. Llegó, se puso a descansar en el sillón del salón y comenzó una discusión con Antonio: gritos, voces… Y su marido la emprendió a martillazos en la cabeza contra ella.

La familia de María del Pilar, los hijos de un primer matrimonio, alarmados por la falta de noticias de su madre, denunciaron su desaparición la mañana del domingo. Fue entonces cuando Antonio se personó en la comisaría para aportar su versión de los hechos. Los agentes le acompañaron al domicilio familiar, en la Avenida de la Estación de Guadix, para reconstruir las últimas horas de María del Pilar. Ante la evidencia de que en el hogar habían sucedido hechos violentos y las incongruencias de su relato, la Policía obtuvo la confesión de Antonio.

Antonio la había asesinado con un martillo y después había trasladado el cuerpo a un descampado cercano a la vivienda, junto a las vías de tren en el Barrio de la Estación llamado “El diente y la muela”. A las 19:30 horas del domingo 4 de febrero se encontró el cuerpo de María del Pilar gracias a sus indicaciones, con evidentes signos de violencia. El matrimonio de Pilar con Antonio era el segundo para ella. Hacía años había acudido a servicios sociales para interponer una denuncia por maltrato de una pareja anterior. En el matrimonio con Antonio no había denuncias por maltrato ni antecedentes aunque Antonio podría haber hostigado a una pareja anterior. Se ha conocido que la víctima tenía cuatro hijos y que la Guardia Civil también interrogó al hijo de Antonio, puesto que se dudaba que un hombre mayor, de 74 años, pudiera cargar él sólo con el cadáver, pero finalmente quedó en libertad. El hijo de Pilar ha manifestado a los medios: “Mi madre no ha sufrido agresiones ni maltrato, pero tenía problemas con el hijo de él, porque la amenazaba

ID: 1587: con información de Independiente de Granada, Ideal de Granada, ABC, 20 Minutos, Eco Diario, El País.

 

Un hombre con siete denuncias por violencia de género a parejas anteriores mata a su pareja

2. 12/02/18. María Adela Fortes Molina, 44 años. La Viñuela (Málaga, Andalucía). Feminicidio íntimo. Cifra oficial.

Mª Adela Fortes Molina tenía 44 años y vivía en la calle La Cuesta de Los Romanes, una pedanía de La Viñuela, en Málaga. La mujer era viuda hacía unos cuatro años y hacía solo unos meses que había perdido a su hijo menor, de 17 años, por una enfermedad degenerativa. Vivía sola en los altos de sus suegros y hacía unos meses que había empezado una relación con José Manuel Olea Ternero, de 47 años, un hombre de Marbella con hasta siete denuncias por violencia machista de dos parejas anteriores y una orden de protección activa (de una de esas parejas): Adela no lo sabía. De hecho, no se conocían malos tratos en la pareja, aunque José Manuel ya había sido condenado a nueve meses de prisión en 2012 por malos tratos a su exmujer, pena que el Juzgado de lo Penal 13 de Málaga suspendió por falta de antecedentes y estaba pendiente de otro juicio, fijado para mayo, por pegarle dos puñetazos en la cara a otra víctima, por los que el fiscal pide nueve meses de prisión.

La relación no era aprobada por el hijo de la víctima ni por sus suegros. Otras personas del pueblo le habían advertido que no se fiara de ese hombre que había conocido por internet y que nunca la visitaba de día; parecía que quería ocultarse. El 12 de febrero de 2018 el hombre fue a la casa y asestó a Mª Adela hasta 30 puñaladas, huyendo después. Nadie escuchó nada, ya que los exsuegros de María Adela se encontraban fuera de La Viñuela. Al volver, al día siguiente, encontraron el cuerpo de la víctima en un charco de sangre. El hijo de la víctima fue quien vinculó a José Manuel con el crimen ya que, sobre las 18:00 horas del día anterior, dijo haberle visto salir del domicilio. Salía en un vehículo aparcado cerca de la casa y fue el reguero de sangre que unía la plaza de aparcamiento con la escena del crimen lo que hizo que el joven alertara de lo sucedido al día siguiente.

No se conocen los motivos por los que cometió el crimen. Cuando fue detenido dijo no acordarse de nada porque había bebido, pero el control de alcoholemia dio 0,0. El titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Vélez-Málaga dictó prisión provisional, comunicada y sin fianza para el victimario por un delito de homicidio.

ID: 1588. Con información de Diario Sur, La Vanguardia, El País, El Español, La Ser, Diario 16.

 

Un hombre dispara a su pareja en el tórax y declara que el arma se disparó “accidentalmente”

3. 10/02/18. 10/02/18. Elena L. R., 37 años. Torredembarra (Tarragona, Cataluña). Feminicidio íntimo. La mujer murió por un disparó en el tórax a manos de su pareja, quien declaró que fue “accidental”. A la espera del avance de la investigación judicial hemos clasificado el caso como feminicidio íntimo. Cifra no oficial.

Elena L. R., de 37 años, vivía con su pareja, Miguel F. M., de 42 años, en la vivienda que compartían en el número 5 de la calle Sant Jaume de Torredembarra (Tarragona). Allí, Miguel limpiaba un arma que había heredado de su abuelo cuando, según su testimonio, se le disparó “accidentalmente”. El proyectil entró por la parte izquierda del tórax de Elena y salió por la parte derecha de la espalda. Fue trasladada al CAP del municipio y, posteriormente, instalada en un helicóptero medicalizado con destino al hospital de Bellvitge. Allí, acabó falleciendo esa misma tarde.

Miguel, acusado por la mañana de un delito de tenencia ilícita de armas y otro por lesiones por imprudencia, fue dirigido a la comisaría por los Mossos d’Esquadra. El día 12 la jueza del Juzgado de Violencia de El Vendrell pone en libertad a Miguel, sin medidas cautelares, investigado ahora por homicidio por imprudencia, además de tenencia ilícita de armas. No constan denuncias ni antecedentes por violencia de género.

ID: 1589: Con información de Diari de Tarragona, El Periódico, La Vanguardia, Diari Digital.

De las 12 mujeres asesinadas en España el tercer mes del año, tres fueron feminicidios íntimos, y los tres fueros reconocidos oficialmente. De ellas, una había conseguido una orden de alejamiento de su victimario, que estaba en vigor cuando cometió el crimen. Otros tres casos han sido clasificados como feminicidios familiares y uno clasificado como feminicidio infantil. Dos asesinatos de mujeres han sido clasificados como feminicidios no íntimos y a la espera del avance de los procesos judiciales, tres han sido clasificados como feminicidios/asesinatos sin datos suficientes.

 

Un hombre confiesa haber asesinado a una mujer que llevaba casi un mes desaparecida

1. 7/03/18 (fecha de hallazgo del cadáver). María Paz Fernández Borrego, 43 años. Navia (Asturias). Feminicidio íntimo. Había desaparecido el 13 de febrero pasado en Navia. Cifra oficial.

El 13 de febrero María Paz Fernández Borrego, de 43 años, reservó una habitación en un hostal en Navia, una localidad que solía visitar. Sin embargo, no llegó a dormir allí y se denunció su desaparición. Su vehículo se encontró al día siguiente en el Hospital de Jarrio (Coaña). A María Paz se la conocía como la ‘Amy rubia’, por lo mucho que le gustaba cantar canciones de Amy Winehouse (cantaba en un grupo de amigos), y había comprado una caravana con la que hacía largos viajes, fruto de su espíritu aventurero.

Justo antes de desaparecer estuvo en varios locales conocidos de Navia acompañada de J. L. O., un amigo de 42 años y vecino de Coaña. Se desconocía la relación que mantenían exactamente, aunque se sabe que se conocieron durante una visita de Javier a Gijón. Javier y Paz habían estado tomando unas copas en algunos bares de Navia antes de dirigirse a la vivienda de cuatro plantas propiedad de la familia de él, en el cruce de la calle San Francisco y la calle Hospital. El lugar, que no está acondicionado para su residencia, era sin embargo el domicilio del victimario, que vivía entre trastos viejos y sacos de cemento. Desde ese momento no se supo nada más de María Paz.

Como Javier fue el último que la vio con vida en Navia y la última fotografía de Paz con vida estaba besando a Javier, durante el tiempo que duró la investigación por la desaparición de Paz, el sospechoso inició una campaña de contactos con periodistas para dar su versión de los hechos. Pretendía introducir la duda sobre una tercera persona implicada y concretaba: “Paz había quedado con un hombre el día de su desaparición para que le dejase 800 euros”. Según algunos medios, incluso llegó a alardear de ser el proxeneta de Paz, a la que ponía a disposición de cualquiera que le entregara 100 euros. Tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional continuaron trabajando en la búsqueda de Paz y de otras dos mujeres desaparecidas esos días en Asturias en Gijón y Avilés, descartando que las desapariciones estuvieran relacionadas.

El 6 de marzo a las 15.50 horas apareció el cadáver de Paz flotando en el embalse de Arbón, en el concejo asturiano de Villayón, a unos 12 kilómetros de Navia. Su cuerpo fue identificado por el pelo, la ropa y el tatuaje en uno de sus hombros. Presentaba un golpe en la cabeza y múltiples contusiones. Tras la aparición del cuerpo de Paz, Javier Ledo cambió su foto de perfil en Facebook por una con la imagen de Paz y un crespón negro. Diez horas después, el 9 de marzo de 2018, era detenido como sospechoso por el asesinato de la gijonesa.

El 11 de marzo se conoce que la Guardia Civil ha hallado restos de sangre en la vivienda de Ledo, aunque buscan sin éxito el arma del crimen y cualquier pista que indique si contó o no con la colaboración de otra persona para matar a Paz o para trasladar su cadáver. A este registro se sumó el realizado en la casa de los padres de Ledo en Llosorio. El detenido también acompañó a los especialistas del GEAS (Grupo Especial de Actividades Subacuáticas) en su regreso al pantano para reconstruir el crimen.

El 12 de marzo la titular del Juzgado de Primera Instancia de Luarca decreta prisión provisional sin fianza para Ledo y acuerda su ingreso en el Centro Penitenciario de Asturias. Tras seis horas de declaración, Ledo, acusado de un delito de homicidio, confesó ser el autor del crimen.

Tras su primera noche en el Módulo de Ingresos del Centro Penitenciario, fue examinado por un médico, un psicólogo, un educador y un trabajador social, informe que luego sería adjuntado a la Junta de Tratamiento como parte del protocolo habitual.

También durante esos días se conocen las opiniones de algunos testigos, que corroboran que Ledo presumía de vivir de la explotación de mujeres que ofrecía a los hombres de Navia. Una de ellas sería Paz. Además, aseguraron que muchas personas en el pueblo ya le consideraban sospechoso tras la desaparición de la mujer, ya que siempre se les veía juntos en Navia. Le describen como una persona mentirosa y fanfarrona, un “delincuente de poca monta”, famoso por pequeños robos y hurtos en la zona.

 

El 15 de marzo se sabe que continúan los registros de la Guardia Civil a la vivienda del victimario, investigada como el escenario del crimen. De ahí se llevaron una veintena de bolsas con objetos que luego serían procesados en laboratorio. Este registro se realizó en presencia tanto del sospechoso como de la titular del juzgado de Primera Instancia de Luarca, Marta Huerta Novoa.

Al día siguiente, se conoce una nueva versión del sospechoso: tras una discusión por 100 euros, la mujer se golpeó en la cabeza con una cama plegable. Al contar con antecedentes por malos tratos a una pareja anterior, dice haber entrado en pánico y decidir deshacerse del cadáver en el embalse de Arbón.

La investigación continúa con la posibilidad de que cambien los cargos que se le atribuyen a Ledo, que podrían evolucionar a un delito de asesinato con agravante de género.

ID: 1593 con información de El Mundo, El Progreso, la Nueva España, El Comercio, Vozpopuli, Antena 3.

 

Una mujer es hallada asesinada por asfixia en su domicilio que era un punto de venta de estupefacientes

2. 07/03/18. Nombre y apellidos no conocidos, 48 años. Almería (Almería, Andalucía). Feminicidio/Asesinato sin datos suficientes. La mujer sufrió una muerte violenta por asfixia. Fue detenido como presunto autor Juan C.P.L., de 40 años de edad, quien visitaba frecuentemente el lugar del crimen. A la espera del avance del proceso judicial, de momento lo hemos clasificado como feminicidio/asesinato sin información suficiente. Cifra no oficial.

El 7 de marzo de 2018 fue hallado el cuerpo sin vida de una mujer de 48 años y origen argentino en una vivienda del primer piso de la calle Genoveses, en la barriada de La Fuentecica-El Quemadero, en Almería. Al parecer, era la vivienda de la víctima, que mantenía una buena relación con los vecinos. El hallazgo pasó desapercibido por la coincidencia en el tiempo de la desaparición de Gabriel Cruz en Las Hortichuelas, en Níjar. Además, la falta de señales externas de violencia hizo pensar al principio a los investigadores que se trataba de una muerte natural.

Trece horas después fue detenido, con relación al crimen, un hombre de 40 años y nacionalidad española identificado como Juan C. P. L, quien al parecer fue quien mató a la mujer por asfixia, utilizando para ello un cojín. Se investiga si ambos mantuvieron una discusión antes del crimen, que el victimario decidió zanjar con la agresión mortal. Rápidamente, el móvil de género se desmintió por parte de fuentes judiciales, que atribuyen las diligencias al Juzgado de Instrucción número 4 de Almería. Al hombre se le atribuye un delito de homicidio, uno contra la salud pública y uno por robo con violencia. La titular del Juzgado, en funciones de guardia, consideró conveniente dictar la orden de prisión provisional comunicada y sin fianza para el acusado el 10 de marzo.

Las investigaciones revelaron la existencia de utensilios para el cultivo acelerado de plantas de marihuana. Varios medios de comunicación informan de las diferentes hipótesis que corren por el municipio, incluyendo la relación del crimen con el consumo de estupefacientes. La detención se produjo tras la investigación de las personas que solían visitar el piso, que tenía dos habitaciones habilitadas para el cultivo. Entre los investigados se encontraba el victimario, que no había acudido a su trabajo la noche en la que se produjo el asesinato.

ID: 1594. Con información de Europa Press, La Voz de Almería, Diario de Almería, Ideal.

 

Un joven mata a su madre a puñaladas y llama a la policía para confesar los hechos

3. 17/03/18. Manela Quesada Soto, 57 años. Berga (Barcelona, Cataluña). Feminicidio familiar. Asesinada por su hijo. Cifra no oficial.

La noche del 17 de marzo de 2018 un hombre se personó a las 22 horas en la comisaría de la Policía Local de Berga para confesar que había asesinado a su madre, Manela Quesada Soto, de 57 años, presidenta de Asfam Berga y directora de Grup Horitzó, dos entidades dedicadas a la salud mental y personas en riesgo de exclusión social. Su hijo y victimario, de 37 años, había sido atendido en un centro de salud mental recientemente. El joven confesó que mató a su madre en su vivienda de la calle de Pietat.

Al recibir la confesión del hijo de Quesada, se dirigieron a la vivienda varias dotaciones de la Policía local y de los Mossos d’Esquadra. Allí yacía el cuerpo sin vida de la mujer, con heridas de arma blanca.

Tras el crimen y la confesión, las investigaciones pasaron a cargo de los agentes del Área Criminal de Investigación de Comarques Centrals y el victimario fue detenido, investigado por un delito de homicidio doloso.

El martes 20 de marzo, tres días después del crimen, el detenido pasa a disposición judicial. Según informa el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), declaran ante el juez tres testigos, además del propio acusado. Finalmente, el Juzgado de Instrucción número 2 de Berga decreta prisión provisional comunicada y sin fianza para el acusado, por un delito de homicidio.

Las muestras de cariño hacia la víctima y de repulsa por el crimen se suceden en los días siguientes, incluyendo al presidente del consejo comarcal de Beguedà, David Font, y el representante de la Associació de Veïns de Tossalet de les Forques de Berga y de Cal Travé, Jordi Travé. Además, en Berga se declaran tres días de luto oficial y se convoca un minuto de silencio el 19 de marzo a las 13:00 horas.

ID: 1595. Con información de El Periódico, El Mundo, Regió7.

 

Un hombre asesina a sus hijos, un niño de 13 y una niña de 8 años, prende fuego a la vivienda y se suicida arrojándose a la vías del tren

4. 20/03/2018. Marina Gálvez, ocho años. Getafe (Madrid, Comunidad de Madrid). Feminicidio infantil. Asesinada por su padre. Cifra no oficial.

El martes 20 de marzo de 2018 José Alberto Gálvez L., español de 46 años, asesinó a sus dos hijos, Alejandro, un niño de 13 años, y Marina, una niña de 8, en su domicilio del piso bajo del número 8 de la plaza Benjamín Palencia, en Getafe (Madrid). El niño tenía que usar silla de ruedas debido a una parálisis cerebral y ambos se encontraron solos, encerrados en la casa. José Alberto, sin antecedentes ni trabajo actual, se dedicaba a cuidar de sus hijos, especialmente del mayor. Su mujer, Raquel Monreal, con la que se había casado hacía 17 años, era profesora de francés en el colegio de los Padres Escolapios donde estudiaba su hija. Raquel era conocida por haber aparecido en 2014 en medios de comunicación denunciando que un autobús le había denegado el acceso a su hijo y, junto a su activismo diario por los derechos de las personas con necesidades especiales, era muy querida en su comunidad. En el momento del crimen, se encontraba organizando un partido benéfico para esta causa.

A las 20:15 un vecino alerta de un incendio en la casa familiar, cuya puerta es abierta a los bomberos por la madre de los pequeños con su copia de las llaves. Allí, encontraron los cuerpos carbonizados de los niños, tumbados en la cama del matrimonio. Raquel tuvo que ser trasladada al Hospital de Getafe para ser atendida por una crisis de ansiedad.

A las 21:20 Emergencias 112 recibe una llamada del maquinista de un tren de Cercanías que informaba de un arrollamiento en las vías a la altura de la estación de Getafe industrial, a menos de dos kilómetros de la vivienda. Su documentación se correspondía con la del hombre que vivía en la casa del incendio y que era el padre de los menores. Al parecer, el victimario dejó entre sus pertenencias una nota manuscrita en la que decía: “Los he matado antes de quemar la casa y ha sido para que no sufrieran”. Y añade en el último párrafo: “Yo iré al infierno y mis hijos al cielo”.

Las autopsias confirmarían más tarde que José Alberto los ahogó en la bañera antes de trasladarlos al dormitorio y provocar el incendio. El 21 de marzo, a las 14:30, la forense del Juzgado de instrucción número 4 de Getafe finaliza los informes en el Instituto Anatómico Forense de Ciudad Universitaria e informa del hallazgo de agua en los pulmones de los pequeños, en lugar de hollín, lo que confirma su muerte por ahogamiento antes del incendio. También sobre esa hora declaraba la madre de los pequeños, que no había podido hacerlo hasta entonces debido al estado de shock inicial en el que se encontraba tras el crimen. Desde ese momento,negó que hubieran iniciado los trámites de separación y que José Alberto tuviera motivos aparentes para acabar con la vida de sus hijos.

Tras las autopsias, los cuerpos fueron trasladados al tanatorio de Getafe, donde la familia quería incinerarlos, aunque el juez lo denegó por si fuera necesaria una segunda autopsia.

El 22 de marzo tuvo lugar el funeral de los pequeños y del victimario: un funeral conjunto con entierros separados en el que los sanitarios tuvieron que atender a Raquel tras sufrir un desmayo que le impidió ver el funeral de su marido. Por su parte, defiende que este no es un caso de violencia de género y pide “respeto e intimidad”. Además, pide dirigir las donaciones a la asociación ALMA en el caso de todas esas personas madrileñas que le mostraron su apoyo y querían contribuir con su causa. En cuanto al estado mental de su marido, asegura que solo un acto de locura podría haberle llevado a cometer un crimen tan atroz. Algunos medios aseguran que acudía al psicólogo, superado por la enfermedad de su hijo mayor, pero que no recibía ningún tratamiento específico. Un pariente directo llegó a decir días antes del crimen que José Alberto estaba muy deprimido, pero sin explicar los motivos. Tras el crimen, una persona cercana a Raquel aseguró que no había venganza en el crimen, que no era “un caso Bretón” y que Raquel no pensaba creer nada de lo que leyera hasta que no tuviera la documentación en la mano, a la espera de la investigación policial y judicial.

El 23 de marzo se sabe que la policía no descartó la hipótesis de que un “brote psicótico” llevara a José Alberto a cometer el crimen.

Al conocer los hechos, el Ayuntamiento de Getafe decreta tres días de luto y convoca una concentración a las 12 de la mañana del miércoles 21 a la que acuden centenares de personas, especialmente como muestra de apoyo a Raquel. Entre las asistentes, la alcaldesa Sara Hernández, que da el pésame a la madre de los pequeños. La noche anterior, había tenido que ser atendida por Cruz Roja y el SUMMA tras sufrir un ataque de ansiedad.

Miguel Lorente, profesor de la Universidad de Granada y ex delegado del Gobierno para la Violencia de Género declaró el 21 de marzo en Cadena SER que “nos falta una visión más crítica sobre las circunstancias que dan lugar a esta violencia y los factores que utilizan los agresores para llevarla a cabo. Pensamos mucho desde la perspectiva de la víctima, nos ponemos en su lugar, empatizamos, nos solidarizamos… pero pensamos poco en la visión que tiene cada uno de los agresores“. Además, aseguró que este tipo de violencia “va más allá del impacto directo sobre la mujer y lo que busca es dañarla de la forma que más perciben que pueden conseguirlo y el matar a los hijos o a las hijas es una forma muy eficaz de provocar ese daño”.

ID: 1596. Con información de Cadena Ser, ABC, Última Hora, El País, El Mundo, Público, Europa Press.

 

Un joven asesina a su madre en un triple crimen, en el que el victimario también mató a su padre y a su abuelo materno

5. 23/03/2018. Carmen Nola Martín Merante, 59 años. Arona (Santa Cruz de Tenerife, Canarias). Feminicidio familiar. Cifra no oficial.

El 23 de marzo de 2018 Ricardo Ortega Martín, de 23 años, asesinó a sus padres y a su abuelo en la vivienda familiar que compartían en Arona (Santa Cruz de Tenerife). Luciano Martín López, de 82 años, fue la víctima con edad más avanzada, el abuelo materno del victimario, que tenía problemas de movilidad y que había sido empresario platanero, por lo que la finca familiar se situaba en un terreno del sector. Su hija, Carmen Nola Martín Merante, de 59 años, era también la madre del asesino y la mujer de la otra víctima, Antonio Ortega Rodríguez, de 69 años, padre del victimario. Carmen ejercía como profesora en el colegio Pérez Valero de Los Cristianos, mientras que tanto su padre como su marido estaban jubilados. El matrimonio era originario de la zona (ambos nacidos en un radio de 20 kilómetros) y había tenido dificultades para tener hijos. Tras años de intentos, consiguieron que un programa de adopción les vinculara con Ricardo, de origen venezolano, que entonces tenía entre 7 y 8 años. El victimario, por su parte, no tenía mucha relación con los jóvenes de la zona en la fecha del crimen y había estado estudiando una FP (Formación Profesional) en Madrid. Aunque algunos medios hablan de que podría haber sido tratado por problemas de salud mental y/o de adicción a estupefacientes en la capital.

Al parecer, a las 5:20 horas el victimario asestó múltiples puñaladas a sus familiares y fingió que había sido todo fruto de un robo con fuerza cuyo autor había huido a tiempo por la ventana. La Policía Local delega el caso en la Guardia Civil y custodia al victimario, único testigo del crimen. Tras horas de incongruencias y falta de pruebas de la existencia de un presunto ladrón (no había restos de sangre en la ventana por la que dijo que huyó), confiesa ser el autor del triple crimen.

En la casa, el cuerpo del abuelo es hallado en la planta baja, mientras que los padres son encontrados en la planta superior. A falta de los informes forenses, la muerte se atribuye a un apuñalamiento con arma blanca.

El 26 de marzo Ricardo Ortega pasa a disposición judicial mientras aún se busca el arma del crimen y se investigan los motivos. El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Arona, Francisco Nelson Díaz, decretó prisión provisional comunicada y sin fianzapara el acusado. Al parecer, en su declaración asegura haber planeado el crimen desde diciembre, casi cuatro meses antes de cometerlo, aunque ya se le había pasado “muchas veces por la cabeza”. Según su versión, la relación era tensa por el férreo control que ejercían sus padres sobre su vida. Aquella noche, mientras sus padres aún dormían, los degolló en la planta superior de la casa. Después, bajó a la primera planta, donde dormía su abuelo materno por los problemas de movilidad que sufría y lo mató. Se quitó la ropa ensangrentada y se deshizo de ella, junto con el arma que había utilizado para matar a su familia, antes de dirigirse a la Policía Local de Arona para denunciar que había encontrado a sus familiares muertos en la vivienda familiar. Contó que oyó ruidos al llegar a casa y justo en ese momento vio a una persona huir de la casa por la ventana.

El Ayuntamiento de Arona convocó un minuto de silencio tras dos días de luto oficial decretado por el alcalde, José Julián Mena, el mismo día 23 de marzo.

ID: 1597. Con información de Canarias7, El Español, El País, Efe, La Opinión de Tenerife.

 

Un hombre atropella al menos dos veces a su mujer en una carretera, huye y es detenido una semana después

6. 24/03/2018. Dolores Vargas Silva, 41 años. Toledo (Castilla-La Mancha). Feminicidio íntimo. Cifra no oficial (a la espera de confirmación por la Delegación de Gobierno para la Violencia de Género). El cuerpo de la mujer fue hallado en una cuneta de la Autovía A5, a la altura de Santa Cruz de Retamar. Sufrió un atropello intencional.

El 24 de marzo de 2018 se conoció el atropello mortal de Dolores Vargas Silva, de 30 años, en el kilómetro 56 de la A-5, a la altura de Santa Cruz del Retamar, en el sentido con dirección a Extremadura, cuando viajaba junto a su marido por el rito gitano, Salustiano Amador Muñoz. Ambos residían en el barrio de Carabanchel, Madrid, donde sus familiares aseguran que Amador era un hombre “agresivo, celoso y posesivo”. Según la madre de la víctima, tenían tres hijos y la niña de seis años, siempre manifestaba que “no quería ir a ningún sitio con su padre”. También según su madre, la relación entre la pareja era tan mala que Dolores volvía a menudo a casa de sus padres tras una discusión con Amador, que siempre acudía “llorando de rodillas para que volviera con él”. El hombre incluso llegó a ingresar en prisión por el intento de homicidio de otro familiar, motivo por el que tenía que firmar en el juzgado. No se presentó y por eso se encontraba huido de la justicia cuando cometió el crimen.

En un principio, las investigaciones se centraban en la hipótesis del accidente, hasta tal punto que el Ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido Álvarez, descartó que se tratara de un caso de violencia machista “como apuntaban algunos rumores”. El caso, bajo secreto de sumario, dio un giro en los días siguientes cuando los investigadores concluyeron que la ropa rasgada de la mujer era producto de un atropello intencionado en el que el autor pasó varias veces por encima de la víctima.

En los días siguientes se buscó a Amador, el marido de Dolores. Al parecer, ambos habían acudido a un cumpleaños el viernes con la hermana de Dolores, Débora y su marido Mohamed. Al día siguiente, accedieron al lugar del crimen por un camino de tierra paralelo a la autovía. Allí, según el relato del cuñado de Amador y Dolores, Amador comenzó a insultar a Dolores y, tras la intervención de la hermana de esta, intentó que discutieran entre ellas. En esta situación, el cuñado pidió parar el coche para pedir a otro familiar que viniera a recogerlos, superado por la situación. Es en ese momento en el que se bajó Dolores. Mohamed y Débora continuaron en el coche y se lanzaron del vehículo en marcha, Amador intentó atropellar a su cuñado, causándole lesiones con una puerta abierta que le llevaron a escayolarle el brazo por completo. Mohamed y Débora ya no viajaban en el monovolumen Renault Scénic con el que luego Amador arrolló presuntamente a su mujer al menos dos veces la madrugada del 24 de marzo en la autovía A-5, a la altura del término municipal de Santa Cruz del Retamar (Toledo). A este relato añadió el cuñado que Amador había estado conduciendo agresivamente todo el camino y que incluso estuvo a punto de provocar un accidente que les dejó a medio metro de la mediana. Dice que llegó a espetarle en otro momento que “lo que tienes que hacer es regañar a tu mujer”, mientras le agarraba de la mandíbula.

El cuerpo de Dolores se encontró sin documentación que la identificara a las 8:00 de la mañana por otro conductor de la autovía. A esta altura de la investigación, al autor se le atribuye un delito de homicidio doloso por un atropello intencionado.

Algunos medios apuntan a la existencia de un mensaje de Whatsapp en el teléfono de Dolores que desencadenó una discusión que Amador zanjó con el atropello mortal, aunque en la versión de los familiares de la mujer no se menciona ningún mensaje como origen de la discusión. Su cuñada Débora, por su parte, dice que Amador era muy celoso y que pensaba que Dolores tenía una relación con otro hombre con el que le era infiel, pero niega que fuera cierto. “Lola siempre ha sido una mujer de su casa, preocupada de su marido y sus hijos”, añade, al tiempo que asegura que su hermana había sido víctima de malos tratos por parte de Amador en más de una ocasión.

Por la noche, familiares de Amador llegaban a ‘Las 3.000 viviendas’, en Sevilla, trasladados presuntamente para evitar posibles represalias en el barrio de la pareja. Allí, Amador tiene dos viviendas en propiedad, por lo que es uno de los lugares en los que se busca a Amador durante el tiempo en el que se encuentra en paradero desconocido tras el atropello.

El feminicida fue finalmente detenido el 2 de abril en un piso de Vallecas (Madrid) perteneciente a la familia, tal y como atestiguan las imágenes publicadas por la Guardia Civil. Fue detenido junto a otras dos personas, a las que se investiga como autores de un delito de encubrimiento: B. G. L., de 35 años, y A. D. D., de 29 años. Tras su detención, Amador pasó a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de Torrijos (Toledo), acusado de un delito de homicidio doloso en el ámbito de violencia de género.

ID: 1598. Con información de ABC, La Vanguardia, Las Provincias, Europa Press, Telemadrid.

 

Una mujer es encontrada muerta con signos de haber sido estrangulada en una casa abandonada en Tarragona.

7. 25/03/18. Nombre y apellidos no conocidos, 45 años. Tarragona (Catalunya). Feminicidio/Asesinato sin datos suficientes. La mujer sufrió una muerte violenta por asfixia. Fue detenido como presunto autor un hombre de unos 30 años de edad. A la espera del avance del proceso judicial, de momento lo hemos clasificado como un caso sin información suficiente. Cifra no oficial.

El 25 de marzo de 2018 un hombre de 30 años, vecino de Tarragona y de origen lituano, asesinó a una mujer en una masía abandonada y en muy mal estado de conservación cerca de la carretera T-11. La mujer, vecina de Tarragona y nacionalidad española, tenía 45 años en el momento de ser asesinada y, aunque conocía al victimario, aparentemente no tenía con él ninguna relación sentimental. El hombre, que residía en esta casa en mal estado lleno de pintadas y graffitis, y la víctima, se habían conocido esa noche o bien de unos días atrás.

Poco antes de las 10 de la mañana los Mossos d’Esquadra reciben el aviso de que se ha hallado el cadáver de la mujer dentro de una vivienda abandonada en la plaza Europa, una de las principales entradas a la ciudad. El aviso fue emitido por un vecino de la zona, que alertó tras escuchar la revelación del autor de los hechos, que presuntamente se lo confesó.

Al parecer, el hombre asfixió a la mujer en la vivienda, cerca de la cual fue detenido tras el hallazgo del cuerpo y la resistencia del hombre, que lanzó una piedra a los Mossos d’Esquadra que acudían al aviso junto a los sanitarios que se encargaron de certificar la muerte de la mujer. En la vivienda, el cuerpo de la víctima se encontraba tendido en una cama.

La investigación corrió a cargo de la División de investigación Criminal de la región policial del Camp de Tarragona que, pese a no encontrar sangre o señales de violencia claras, mantenían la muerte violenta como hipótesis principal. La autopsia, finalmente confirma que la mujer fue asesinada por asfixia por sofocación.

El miércoles 28 de marzo el Juzgado de Instrucción número 4 de Tarragona, en funciones de guardia, ordena el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza para el hombre, acusado de un delito de homicidio. Tras las actuaciones de los primeros días, el Juzgado se inhibe en favor del Juzgado de Instrucción número 3, que continuará con las diligencias.

A falta de más información, hemos clasificado el caso como feminicidio/asesinato sin datos suficientes. Cifra no oficial.

ID: 1599. Con información de Diari de Tarragona, El Progreso, El País, El Español, La Vanguardia.

 

Un joven de 27 años asesina a su madre y a su hermano menor a golpes con una mancuerna en su vivienda familiar en las Torres de Cotillas, Murcia.

8. 27/03/2018. Antonia Parra Pérez, 56 años. Las Torres de Cotillas (Región de Murcia). Feminicidio familiar. Detenido como principal sospechoso su hijo mayor. En el mismo crimen, fue asesinado también el hijo menor de Antonia, de 23 años. Cifra no oficial.

Antonia Parra Pérez, de 56 años, y su hijo Miguel Ángel García Parra, de 23, fueron asesinados el 27 de marzo de 2018, presuntamente a manos de su hijo mayor y hermano de la otra víctima, Iván García Parra, de 27 años.

Antonia era cocinera en un establecimiento de Las Torres de Cotillas. Iván llegó a la vivienda familiar en la calle Asturias a las 7 de la mañana y, según los empleados de la panadería de esa calle, salió en coche gritando, despertando a todo el mundo y a punto de atropellar a peatones en su huida.

El joven se presentó en dependencias de la Guardia Civil para denunciar lo sucedido. Algunos agentes se trasladaron al lugar, junto con compañeros de la Policía Local. La vivienda fue inspeccionada por el Grupo Científico del Laboratorio de la Guardia Civil de la Quinta Zona y el Grupo de Homicidios de la Policía Judicial. Los cuerpos de ambas víctimas presentaban numerosos golpes, producidos con un objeto contundente, como “una barra de hierro o unas mancuernas”.

Al día siguiente, se conocen declaraciones de Julio, marido de Antonia y padre tanto de la segunda víctima como del victimario, que solo espera que las investigaciones apunten a otro autor que no sea su propio hijo, según el abogado del victimario, Luis Santos, que reitera la inocencia de su defendido al tiempo que hace hincapié en la ausencia de antecedentes penales en el historial del acusado.

Algunos medios hablan de la hipótesis de que los hermanos se estuvieran peleando cuando la madre se despertó por los gritos del menor y, queriendo intervenir, fue asesinada por el hijo mayor, ya que su cuerpo se encontraba en el sofá, tapado por una manta.

El 19 de marzo se sabe que los investigadores creen haber dado con el arma del crimen: una mancuerna que se analiza en laboratorio en busca de conclusiones que ayuden a reconstruir los hechos. Además, se incautaron varias plantas de marihuana que se encontraban en la vivienda. El sospechoso, por su parte, citó hasta a seis testigos que estuvieron con él por la noche. Primero dijo haber estado acompañado de un amigo y luego, una chica. Después visitó una cafetería y repostó en la misma localidad del crimen. Según su abogado, también reconoció haber estado en la vivienda esa misma madrugada, antes del crimen.

La puesta a disposición judicial se aplazó dos días tras agotarse el plazo de 72 horas de ser detenido. Finalmente, el 29 de marzo la jueza titular del juzgado de Primera instancia e instrucción número 2 de Molina de Segura dicta prisión provisional comunicada y sin fianza para el detenido, que entró a las 10 de la mañana a prestar declaración. Su abogado dice que se plantea recurrir el auto de ingreso en prisión, a la espera de los resultados de las pruebas periciales pendientes.

El Ayuntamiento de Las Torres de Cotillas convocó un minuto de silencio el 27 de marzo a las 12 horas, el segundo y último día de luto oficial decretado.

Hemos clasificado el caso como feminicidio familiar. Cifra no oficial.

ID: 1600. Con información de La Vanguardia, Efe, Levante, El Español.

 

Un hombre asesina con más de 40 puñaladas a la hija de su vecina porque le molestaba el ruido en el inmueble vecino

9. 28/03/18. África Elena Moreno, 58 años. Alicante (Alicante, Comunidad Valenciana). Feminicidio no íntimo. La mujer fue asesinada con alrededor de 40 puñaladas por un hombre vecino de la vivienda de la madre de la víctima. Fue detenido como presunto autor Raúl M. que ya tenía antecedentes, entre ellos por un delito contra la integridad física, según fuentes próximas a la investigación policial. Cifra no oficial.

El 28 de marzo Raúl M., de 41 años, mató a la hija de su vecina de abajo en el inmueble donde vivía, en el número 12 de la Avenida del Doctor Jiménez Díaz, en Alicante. La víctima, África Elena Moreno, tenía 57 años, casada con un hombre prejubilado y era administrativa de un quirófano en el Hospital de Alicante tras solicitar una mejora de empleo, aunque su formación correspondía a la de auxiliar de enfermería. Por su parte, el victimario ya había sido detenido en 2008 por inmovilizar a un hombre mientras su padre le apuñalaba en el cuello. Sin embargo, algunos medios ya advierten de que podría recibir una reducción de pena en función de los exámenes médicos, ya que en el momento del crimen recibía tratamiento psiquiátrico en la Unidad de Conductas Adictivas de Alicante.

Aquel día Raúl la atacó propinándole entre veinte y cuarenta puñaladas en cara, torso y espalda al entrar al ascensor, cuando fue a recoger a su madre para celebrar los 90 años de ésta tras la jornada laboral. Al parecer, habría dicho que la había matado porque le molestaba el ruido que hacían, de día y de noche.

El victimario, como su padre, se negó a declarar ante el juez de guardia del Juzgado de Instrucción número 6 de Alicante. El 1 de abril el juez dicta prisión provisional comunicada y sin fianza para Raúl M., acusado de un delito de asesinato. Su padre, por su parte, fue puesto en libertad con medidas cautelares: se le prohíbe la comunicación con la madre de la víctima y se le impone una orden de alejamiento de 500 metros de ella.

Los días siguientes del crimen también se conoce que su padre también fue detenido por amenazar a otro vecino años antes.

En el Hospital de Alicante, donde trabajaba la víctima, se convocó un minuto de silencio al día siguiente del crimen. Trabajadoras del Hospital manifestaron que «Sabíamos que tenía problemas con un vecino de su madre y que éste llegó a agredir a su marido, por lo que fueron a juicio, pero pensábamos que ya estaba todo más tranquilo». Las compañeras de la fallecida, que siempre desayunaban con ella, la recuerdan como «una mujer muy especial, toda una líder, a la que siempre le gustaba hacer grupos de amigas para ir a desayunar, a gimnasia…». El sentimiento que más se repetía entre los empleados del Hospital General era la impotencia al pensar que en cierto modo el crimen se podía haber evitado. «El hombre que la apuñaló había tenido muchos problemas con otros vecinos y no era la primera vez que agredía a alguien, ¿cómo es posible que no se hubiera actuado antes contra él?», se repetía una trabajadora.

Hemos clasificado el caso como feminicidio no íntimo. No es cifra oficial.

ID: 1601. Con información de El Mundo, Levante, Diario Información.

 

Un hombre mata a su pareja en Almería tras ser absuelto tres veces por malos tratos hacia la víctima

10. 30/03/2018. María del Carmen Ortega Segura, 49 años. Albox (Almería-Andalucía). Feminicidio íntimo. Cifra oficial. Asesinada por asfixia presuntamente por su expareja, M.P. de 38 años. Deja huérfana a una niña menor de edad.

El 30 de marzo de 2018, Viernes Santo, un hombre con las iniciales M. P., de 38 años y origen lituano, llamó a emergencias en Albox (Almería) y los efectivos se dirigieron a la vivienda familiar de la calle Longo, que compartía con María del Carmen Ortega Segura, de 48 años y origen español, su pareja, tal y como confirma el Instituto Andaluz de la Mujer. La mujer se había acogido a su derecho a no declarar contra él las tres veces que la justicia abrió diligencias contra el hombre por malos tratos desde 2014. Aunque se tramitaron medidas de alejamiento tras la última denuncia en el juzgado de Huércal-Overa en 2016, no estaban activasel día que acabó con su vida. Los tres procesos judiciales abiertos contra el victimario previamente acabaron con su absolución.

El 30 de marzo de 2018, la atacó de una forma y con un arma que no han trascendido, aunque se sabe que la víctima murió desangrada. Al parecer, el servicio de emergencias 112 recibió la llamada del propio victimario, alertando de que la mujer no respiraba a las 20.50 horas. A la llegada de los sanitarios, comprobaron que la mujer estaba muerta. El hombre fue posteriormente detenido por la Guardia Civil.

El lunes 2 de abril el detenido pasa a disposición judicial y, tras declarar, recibe la orden de ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza, acusado de un delito de homicidio y otro de lesiones relacionadas con la violencia de género.

En el Ayuntamiento de Albox se decretó luto oficial y se celebró un minuto de silencio a las puertas de la delegación del Gobierno en Almería, con la presencia del alcalde, que asegura que el pueblo está “consternado” por el crimen.

Hemos clasificado el caso como feminicidio íntimo. Cifra oficial.

ID: 1602. Con la información de 20 Minutos, Heraldo, Diario.es, ABC.

 

Una mujer de 48 años es encontrada muerta con signos de violencia por una compañera con la que compartía vivienda en Roquetas de Mar, Almería

11. 31/03/18. N. A., 48 años. Roquetas de Mar (Almería, Andalucía). Feminicidio/Asesinato sin datos suficientes. Fue hallada muerta con signos de violencia por su compañera de piso. A la espera de más información, lo hemos clasificado como un caso sin información suficiente (Prostitución). Cifra no oficial.

El 31 de marzo se produce, por parte de una compañera de vivienda, el hallazgo del cadáver de una mujer de nacionalidad marroquí en su domicilio de Roquetas de Mar. La mujer responde a las iniciales de N. A. de 48 años y que hacía aproximadamente 10 años que residía en España. La víctima tenía dos hermanos, un hombre y una mujer residentes en el municipio de El Ejido. La mujer, soltera y sin hijos, fue hallada muerta con signos de violencia. Existen versiones contradictorias puesto que algunas fuentes apuntan a que la fallecida abría aparecido ahorcada y otras a que su compañera la habría encontrado en el suelo de la vivienda. También se desconoce el posible móvil que guio la mano homicida del autor del crimen, debido a que desde el Instituto Armado no se han facilitado detalles al respecto para proteger la investigación que está en marcha.

El representante de la asociación Almohamadia, Abdellah Zaitoumy, manifestó su preocupación por el homicidio y pidió “a las autoridades españolas que hagan todo lo posible” para llevar a cabo “una buena investigación sobre esta muerte porque queremos saber quién la ha matado”.

El Juzgado de Instrucción número 4 de Roquetas de Mar ha decretado el secreto de las actuaciones, prohibiendo la repatriación del cuerpo a su país de origen o su incineración, aunque sí permitiría el enterramiento en suelo español. Algo que, sin embargo, la familia no pretendía llevar cabo ya que han mantenido contactos con el Consulado de Marruecos para el traslado del cuerpo al país norteafricano. El cuerpo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal (IML) de Almería para realizarle una autopsia cuyos resultados permitirán o no el traslado del mismo a Marruecos.

A la espera de más información, lo hemos clasificado como un caso de feminicidio / asesinato sin datos suficientes. Cifra no oficial.

ID: 1604. Con información de Ideal, Diario de Almería, Efe.

 

Una mujer es hallada muerta en el piso que alquilaba en Alcalá de Henares y la investigación policial determina que fue estrangulada por un hombre con el que había mantenido un contacto sexual y que le había robado

12. 12/03/18 (fecha de hallazgo del cadáver). Nombre y apellidos no conocidos, 42 años. Alcalá de Henares (Madrid, Comunidad de Madrid). Feminicidio no íntimo. La mujer fue estrangulada por un hombre detenido por la policía en julio de 2018. Según la información publicado en prensa el hombre había mantenido relaciones sexuales con la víctima, la asesinó y le robó dos móviles y otros objetos personales. Lo hemos clasificado como feminicidio no íntimo. Cifra no oficial.

El mediodía del 12 de marzo de 2018, la propietaria de una vivienda del número 17 de la calle de Juan de Vergara, en Alcalá de Henares, encuentra en el piso que tenía alquilado desde hacía algo más de un año, el cuerpo sin vida de una mujer de 42 años que era su inquilina. La casera se presentó en el piso alarmada tras llevar varios días sin tener noticias de la mujer, habiendo llamado a la Policía Nacional y abriendo la vivienda en presencia de dos agentes. La mujer se encontraba desnuda encima de la cama, pero sin aparentes signos de violencia.

Las primeras investigaciones apuntan a que la mujer llevaba muerta entre tres y cinco días, por lo que el cuerpo comenzaba a presentar ya signos de descomposición, según fuentes de la Policía Nacional, que abrió una investigación para esclarecer si la mujer, de nombre desconocido, había muerto de manera natural o por causas violentas. El cuerpo fue trasladado al tanatorio de Alcalá donde se le practicó la autopsia para que se determinen las causas exactas del fallecimiento. La autopsia reveló que la víctima había fallecido por “asfixia mecánica”, por lo que el Grupo de homicidios de la Policía se hizo cargo de la investigación y, tras una minuciosa inspección del piso, se percataron de que faltaban enseres personales de uso habitual, como el bolso, la documentación personal y dos teléfonos móviles.

Comenzaron entonces a buscar los efectos personales, y el rastreo de los dos teléfonos de la víctima que habían sido vendidos en el mercado negro les llevó hasta dos hombres que los tenían en su poder y que los estaban utilizando.

Tras la detención de los dos individuos, sus coartadas y otras pesquisas practicadas por los agentes, permitieron dar con el paradero del presunto autor del crimen, un hombre de 42 años y con antecedentes por hurto y tráfico de drogas, entre otros delitos.

Fuentes policiales han señalado que no existía relación entre víctima y victimario, aunque habían mantenido un contacto sexual esporádico el día en el que, al parecer, sucedieron los hechos, en los que el hombre acabó con la vida de la mujer tras estrangularla.

Otra información dice que el acusado mantenía relaciones sexuales esporádicas con la mujer, que al parecer ejercía la prostitución (según apuntaron en su día los vecinos).

Tras ser arrestado en julio de 2018, pasó a disposición judicial y se decretó su ingreso en prisión. El móvil del crimen, además del robo, sigue siendo una incógnita, según las mismas fuentes, ya que el hombre no lo habría confesado.

Hemos clasificado el caso como Feminicidio no íntimo. Es cifra no oficial.

ID: 1636. Con información de El País, Mira Corredor, Telemadrid, ABC.

Número de casos y tasa de prevalencia por Comunidades Autónomas

  • Por Comunidades Autónomas, en Andalucía se registra uno de cada cinco feminicidios y otros asesinatos (el 21,3% con 19 casos), de los cuales el 68,4% son feminicidios íntimos (13 casos). Le sigue Cataluña, con 14 casos (el 15,7% del total), de los cuales el 50% son feminicidios íntimos (siete casos); y la Comunidad Valenciana (con nueve casos en total, el 10,1%), de los que solo el 22,2% son feminicidios íntimos (dos de los nueve casos).
  • La tasa de prevalencia es más alta en la Comunidad Foral de Navarra, donde los tres casos registrados suponen una tasa de 9,34 mujeres asesinadas por cada millón de las que habitan la Comunidad. Le siguen las Islas Canarias con una tasa de 8,54 víctimas por millón (nueve casos); y el Principado de Asturias, con 5,51 víctimas por millón (tres casos).
  • Solo CantabriaLa Rioja registran tasa cero de feminicidios y otros asesinatos de mujeres en lo que va del año 2018.

Número de casos y tasa de prevalencia por provincias

  • Por provincias, sin embargo, la que registra más casos no es una provincia andaluza, sino una catalana: en Barcelona se conocen nueve de los 14 casos de Catalunya (el 64,2%), por lo que uno de cada 10 casos registrados en 2018 se perpetraron en la provincia de Barcelona, donde el 44,4% de los casos eran feminicidios íntimos (cuatro de los nueve casos). Le siguen Madrid, con ocho casos (el 9% del total), de los que el 50% eran feminicidios íntimos (cuatro de los ocho casos); y Santa Cruz de Tenerife y Granada, con seis casos en 2018 (el 6,7% del total). En el caso de Tenerife, el 33,3% eran feminicidios íntimos (dos de los seis casos), mientras que en Granada, fue el 83,3% de los casos (cinco).
  • Por provincias, en Álava se registra la tasa de prevalencia más alta: 18,17 mujeres asesinadas por millón (tres casos). Le siguen Granada, con 12,98 víctimas por millón (seis casos) y Santa Cruz de Tenerife, con 11,8 víctimas por millón (seis casos).
  • En lo que va de 2018, se registra tasa cero de feminicidios y otros asesinatos en 18 provincias del Estado español.

De las ocho mujeres asesinadas en España el durante el mes de abril, cuatro casos son feminicidios íntimos y los cuatro han sido reconocidos oficialmente. Una de las víctimas fue asesinada estando en vigor la orden de alejamiento que consiguió de su victimario. Los otros cuatro feminicidios son feminicidios familiares: dos fueron cometidos por los hijos de las víctimas, uno por el yerno y otro por el exyerno que también asesinó a su exesposa.

 

Felisa Álvarez, de 72 años, es apuñalada por el marido de su hija en su comercio de Sabadell (Barcelona)

1. 05/04/18. Felisa Álvarez Navarro, 72 años. Sabadell (Barcelona, Cataluña). Feminicidio familiar. Fue apuñalada hasta la muerte por su yerno en el negocio familiar fundado por la víctima. Cifra no oficial.

Alrededor de las once y media del mediodía del jueves 5 de abril de 2018, en la tienda de venta de perfumes Saqqara, ubicada en el número 48 de la calle Gràcia de la capital del Vallès Occidental, un hombre, de 43 años, ha matado a su suegra, de 72 años.

La policía ha detenido al supuesto autor de los hechos delante mismo del establecimiento y se lo han llevado esposado. La víctima habría muerto por heridas de arma blanca y ha sido localizada en el interior del local.

Felisa Álvarez, a la que todos conocía como Feli, había nacido hace 72 años en Caravaca de la Cruz (Murcia), pero llevaba viviendo en Cataluña desde su juventud. Simpática y habladora, era la dueña de dos joyerías en Sabadell que siempre han funcionado muy bien. “Parecía más joven. Siempre vestía muy elegante y con mucha clase”, cuenta Marina, una mujer que conocía a Feli desde hace años “porque le he comprado relojes y joyas más de una vez”. Tras jubilarse, Feli y su marido dejaron los negocios a cargo de sus hijos y se fueron a vivir al municipio vecino de Castellar del Vallès. Un pueblo de montaña lejos de los agobios de una ciudad grande como Sabadell.

José María está casado con Mónica, una hija de Feli. Ambos tienen un hijo en común de seis años. “Una familia feliz y sin problemas”, cuentan desde su entorno. José María no tenía antecedentes policiales cuando cometió el asesinato. Sus suegros le pusieron varias tiendas, pero nunca le fueron bien. “Es la tercera que le abrían ya. Los negocios de ese chico no acababan de arrancar nunca”, cuenta Marina. El presunto homicida había abierto la tienda de la calle Gràcia de Sabadell hacía cerca de un año. Según ha explicado Cristian Aymerich, un amigo de la familia, el detenido tenía un negocio similar en la Ronda Zamenof del municipio, y decidió trasladarlo al centro de Sabadell después de tener algunas diferencias con sus suegros. “Habían tenido algunas discrepancias por temas económicos pero llevaban una relación normal como cualquier suegra y su yerno, nunca hubiera podido imaginar que se produciría un hecho como este” comenta el vecino que lo conocía.

Según fuentes policiales, suegra y yerno se enzarzaron en una pelea por motivos de carácter familiar en la que y el hombre asestó varias puñaladas con un arma blanca a la mujer.

ID: 1605. Con información de El Nacional Cat, El País, El Español, La Vanguardia.

 

Un hombre asesina a su mujer delante de sus hijos en Blanes

2. 09/04/18. Patricia Zurita Pérez, 40 años. Blanes (Gerona, Cataluña). Feminicidio íntimo. La mujer fue apuñalada por su marido, la pareja estaba en proceso de divorcio. La mujer deja huérfano un menor de edad de 10 años y una niña de 17 años, y había criado a un hijo de su marido de 22 años. Cifra oficial.

A las cinco de la madrugada del lunes 9 de abril de 2018, Rolando Bolívar Acosta, de origen boliviano y de 41 años, apuñaló a su esposa en presencia de los dos hijos de la pareja, un niño y una niña, de 10 y 17 años. La mayor ha llamado al 112 para avisar que su padre acababa de acuchillar a su madre y que después se había clavado el mismo cuchillo en el abdomen. El asesino utilizó un cuchillo de grandes dimensiones para atacar a la víctima y autolesionarse.

En el momento del asesinato, los dos hijos del matrimonio y un hijo de Rolando, de entre 10 y 22 años, estaban en el domicilio.Uno de ellos se habría interpuesto en la pelea entre sus padres y habría sufrido heridas leves. La familia vivía en la localidad gerundense desde hacía cinco años, según fuentes municipales.

Patricia, de 40 años y también de origen boliviano, recibió una veintena de puñaladas, algunas de ellas con fuerza y tan profundas que el agresor le llegó a hundir completamente la hoja del cuchillo. La autopsia ha concluido que hubo múltiples heridas mortales de necesidad y que le afectaron varios órganos vitales. Las cuchilladas fueron en la zona del cuello, el tórax y el abdomen, pero las más graves las recibió en la zona costal.

Cuando las primeras patrullas de los Mossos d’Esquadra llegaron al número 21 de la calle de Cristòfol Colom del barrio de Els Pins, se encontraron con un escenario desolador. Patricia estaba tumbada en el suelo. Rolando, herido de gravedad, seguía consciente. El hijo más pequeño tenía cortes en las manos que había recibido al intentar frenar a su padre. En la casa había una quinta persona, el primer hijo que tuvo Rolando, de 22 años, fruto de una relación anterior en Bolivia que se crió con Patricia. Este último ya se había emancipado y no vivía lejos y -posiblemente- también había recibido una llamada de auxilio de su hermanastra.

La mujer fue trasladada de urgencia en una ambulancia del Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM) al hospital de Blanes. El hombre, a un centro sanitario de Calella. Patricia falleció poco después. Rolando sobrevivió y quedó bajo vigilancia policial. Al parecer, según algunas informaciones, la pareja se encontraba en trámites de divorcio.

ID: 1606. Con información de Nacional Cat, Diario de Córdoba, El Periódico, Diario.es, ABC, La Vanguardia, El Español.

 

Un hombre de asesina a cuchilladas a su esposa, una activista refugiada

3. 11/04/2018. Doris Valenzuela Angulo, 39 años. Murcia (Región de Murcia). Feminicidio íntimo. La mujer murió acuchillada por su pareja, que huyó tras el feminicidio hasta ser detenido por la Policía. Deja huérfano a un hijo de 15 años. Cifra oficial.

Doris Valenzuela, una refugiada colombiana de 39 años de edad y madre de tres hijos, fue asesinada en la tarde del 11 de abril de 2018 a cuchilladas en el barrio murciano de La Fama, a manos de su pareja, también colombiano y de 47 años. Ezequiel A. H. fue detenido poco después cuando trataba de huir por las calles de la ciudad, luego del despliegue que realizaron los agentes de la Policía Local y de la Policía Nacional. En la avenida Primero de Mayo, muy cerca del lugar del suceso, y tan solo unos minutos después de cometerse el crimen, las fuerzas de seguridad lo detuvieron.

Varias llamadas de vecinos alertaron al 112 poco antes de las cuatro de la tarde de los fuertes gritos que salían del interior de un bloque de pisos en la calle Puerta de Orihuela, donde la mujer llevaba viviendo con sus hijos poco más de dos meses. Los gritos derivados de «una discusión» sobresaltaron a los muchos vecinos, que se acabaron agolpando en torno al número ocho de la calle. Prácticamente nadie en ese momento conocía la sufrida historia de la mujer que había sido asesinada. Doris había llegado a principios de año a Murcia procedente de Canarias gracias a un programa de acogida de refugiados de Cruz Roja. Miembro de las Comunidades Construyendo Paz en el Territorio (Conpaz), una red de organizaciones indígenas que defiende propuestas de justicia social y ambiental, Doris estaba amenazada de muerte por negarse a abandonar sus tierras, en las que se ejecutan varios megaproyectos. «Nos obligan a desplazamientos forzados para quedarse con nuestras propiedades y, si no nos vamos, los paramilitares nos asesinan y violan a nuestras hijas», aseguró en su día en una entrevista con ‘La Palma Ahora’, isla en la que estuvo residiendo varios meses antes de recalar en la Región. De hecho, la vida de Doris ya venía marcada por la tragedia antes de que su marido se la quitara. «Mi niño de nueve meses, al que tenía en los brazos, recibió una bala que iba para mí y tuve que depositar su cuerpo en una fosa común y salir huyendo porque querían matar a toda mi familia. Pero los asesinos sacaron a mi bebé de la fosa y lo botaron al río, así que no pude darle sepultura», relataba con resignación en la misma entrevista. También murió otro de sus hijos, de 17 años: «Lo cogieron los paramilitares y se lo llevaron cargado en los hombros a una casa; me avisaron de que estaba en el hospital y, cuando llegué, al momento murió», aseguraba Doris Valenzuela hace poco menos de un año: «Me han pasado tantas cosas que todo esto lo llego a ver con normalidad».

Hasta hace dos meses, tenía en La Palma (Canarias) su residencia con sus hijos y su marido. Allí pasaron un año hasta que Doris decidió que no aguantaba más y empezó a buscar el modo de separarse de él. Ambos pertenecían al Programa de Protección Temporal de Defensores y Defensoras de los Derechos Humanos de Amnistía Internacional. Al tomar la decisión de divorciarse los separaron. A Doris la mandaron a Murcia. A él, a Girona, en sendos pisos de acogida. Pero el hombre la siguió. Apareció en la casa en la que ella se había instalado con los tres hijos. Entró por la puerta, la asesinó y huyó.

Fue un vecino del inmueble el que encontró aún con vida a Doris arrastrándose por esa misma puerta. Pese a todo, el personal médico del Servicio Murciano de Salud desplazado hasta el lugar solo pudo certificar su muerte.

Al parecer, el presunto homicida Ezequiel A. H. utilizó un cuchillo de cocina de grandes dimensiones para cometer el crimen, que después trató de esconder en su huida, pero que los agentes pudieron encontrar sin dificultad gracias a las indicaciones de algunos testigos.

Todo ello sucedió, según las primeras informaciones, con los tres hijos de la pareja y un nieto, un bebé de pocos meses de vida, aún en el interior de la vivienda cuando el hombre acabó con la vida de Doris. Todos ellos abandonaron el barrio en vehículos policiales, protegidos por los agentes y los sanitarios.

Según confirmó el Ayuntamiento de Murcia, Doris había acudido el día anterior al crimen al Equipo Municipal de Atención a la Violencia de Género «orientada y acompañada por una profesional de Cruz Roja» para solicitar información sobre el divorcio. Así lo aseguró la concejala de Derechos Sociales del Consistorio murciano, Conchita Ruiz, quien precisó que la mujer «en ningún momento manifestó ser víctima de malos tratos». Así pues, el equipo le proporcionó, como se hace en estos casos, «información y asesoramiento sobre el divorcio». Fuentes de la investigación no pudieron asegurar si constaban denuncias previas por violencia de género. La juez de guardia, según fuentes policiales, decretó el secreto del sumario. El detenido, que fue conducido a Comisaría, se halla en prisión provisional, donde lo ha enviado la titular del Juzgado de Violencia de Género Número 2 de Murcia. Allí permanecerá hasta que se celebre su vista. Ha ingresado en la cárcel de Sangonera, donde se envía en la Región a los presos que están a la espera de juicio.

ID: 1608. Con información de La Verdad, La Opinión de Murcia, El Español,   

 

Un hombre asesina a su madre y a su padre en el domicilio familiar con un pistola para matar ganado y luego se suicida

4. 18/04/18. Pilar Ovejas Sáinz, 72 años. Olite (Navarra, Navarra). Feminicidio familiar. Asesinada junto a su esposo por su hijo con una pistola utilizada para sacrificar ganado. Cifra no oficial.

A las 18:00 horas del 18 de abril de 2018, la Policía Foral de Navarra recibió el aviso. Nada más llegar a la vivienda familiar situada en el número 3 de la calle Tafalla, en Olite, los agentes se encontraron con el padre e hijo fallecidos. La madre, que estaba muy grave, fue trasladada en helicóptero al Complejo Hospitalario de Navarra. Aproximadamente una hora después fallecía.

Uno de los hijos de la pareja, Javier, fue quien acudió a la vivienda y encontró a su padre y a su hermano ya sin vida, y a su madre malherida, y fue quien telefoneó al 112 de SOS Navarra, que movilizó a los equipos médicos de guardia de Tafalla y de Olite, a dos ambulancias y al helicóptero medicalizado.

Las primeras investigaciones llevadas a cabo por la Policía Foral indican que Ciriaco Casanova, de 47 años y quien había sufrido depresiones recientemente, habría empleado una pistola para sacrificar animales, una herramienta usada con todo tipo de ganado que dispara proyectiles y requiere cartuchos de pólvora, para acabar con la vida de sus progenitores, a los que disparó en la cabeza. El padre, Valeriano Casanova Gaya, de 81 años y natural de Olite, fue encontrado en el salón de la vivienda, mientras que la madre, María Pilar (Pili) Ovejas Sainz, de 72 años, estaba en el baño. El supuesto parricida y matricida, Ciriaco, fue hallado en una de las habitaciones también con un disparo en la cabeza, junto al arma. Pilar y Valeriano tenían cuatro hijos: Valeriano, Ciriaco, Javier y Natalia.

Fuentes cercanas al caso señalaron que Ciriaco Casanova, que actualmente trabajaba en una bodega de la zona, ejerció de matarife en el pasado, por lo que tenía los conocimientos necesarios y la capacidad para emplear la herramienta hallada en la escena del crimen. Además, vecinos indicaron que no era extraño que se recurriera a sus servicios para sacrificar animales, como ganado porcino.

La investigación de la Policía Foral apunta a que el parricidio responde a un hecho “inexplicable e imprevisible”. Esta misma versión es la que sostenía ayer Valeriano Casanova Ovejas, el hijo mayor del matrimonio y que además vivía con ellos. “Somos una familia completamente normal. Mi padre nunca ha parado de trabajar. Estaba operado de cáncer de pulmón y diagnosticado con principio de alzheimer, y pese a eso, bajaba todos los días a su huerto. Y mi madre, lo mismo. Se quedó en silla de ruedas. Pese a todo, siempre ha sido muy luchadora. Esto no nos los esperábamos. No discutimos. Nunca te esperas que pueda suceder algo así”, señaló visiblemente afectado.

ID: 1610. Con información de La Razón, Noticias de Navarra, Diario de Navarra, El Español, El País.

 

Un hombre asesina a su expareja y a la madre de ésta dentro de la vivienda que había compartido en Vitoria. Luego trata de quemar el piso y se arroja por la ventana. 

5. 20/04/18. Florentina Jiménez Barquero, 69 años. Vitoria (Álava, País Vasco). Feminicidio familiar. Asesinada junto a su hija María José por su exyerno, que la hirió de gravedad y prendió fuego a la casa. Cifra no oficial.

El viernes 20 de abril de 2018 en el momento del desayuno, Javier R. de 46 años, expareja de María José Bejarano Jiménez, de 43 años, se presenta en el número 6 de la calle Julián Arrese, en el barrio de Lakua-Arriaga, en Vitoria. María José estaba en casa ese día junto a Florentina Jiménez, su madre de 69 años. En aquel momento los dos hijos que habían tenido en común, de 9 y 11 años, no estaban en casa. Era viernes y los dos se encontraban en el colegio.

Javier llevaba un cuchillo en la mano y avanza por el pasillo de la casa que había compartido con su exesposa para atacar a las dos mujeres.  Primero acabó con la vida de María José a puñaladas, todas infligidas en el tórax. Su madre, Florentina, intentó escapar de allí, pero Javier salió por la puerta de la casa detrás de ella y la atacó en el pasillo, en un descansillo de la planta séptima del edificio, una por debajo de donde tenía la casa su ex pareja. Acto seguido, el hombre volvió a entrar en la casa y prendió fuego a la vivienda.  Minutos después, los aullidos traspasaban las paredes de la vivienda y llegaban hasta las puertas de los vecinos: ¡Vete, vete, es un asesino!”. “¡Socorro, salvadme!”. Las llamadas telefónicas de auxilio comienzan a llegar hasta las oficinas de la Ertzaintza, que pronto se apersona en el lugar.

Florentina, agonizaba en la séptima planta cuando la encontraron, tirada en el suelo, desangrándose tras las heridas provocadas por el ataque de su yerno. La mujer había tratado de huir después de que el hombre matase a su hija. Fue evacuada herida muy grave al hospital Txagorritxu de la capital alavesa. Enseguida, se recibió la triste noticia desde el hospital. Las graves heridas en el cuello provocaron la muerte de la exsuegra del agresor.

Antes de conocerse este segundo fallecimiento, el atacante se había atrincherado en el bloque de viviendas. Cuando en la planta baja ya estaban los efectivos de la policía y los bomberos, Javier se arroja al vacío por una de las ventanas de la vivienda. Cuando caía, los bomberos extendieron una colchoneta justo en el lugar en el que se iba a estrellar contra el suelo. Una ambulancia se lo llevó al hospital. Después fue detenido por el doble crimen que acababa de cometer.

Florentina deja viudo a su esposo, Aurelio Bejarano Osado y era madre de dos hijas y un hijo, María José, asesinada el mismo día que ella, Inma y Javi.

ID: 1611. Con información de El Correo, El Confidencial, El Español.

 

Un hombre asesina a su expareja y a la madre de ésta dentro de la vivienda que había compartido en Vitoria. Luego trata de quemar el piso y se arroja por la ventana. 

6. 20/04/18. María José Bejarano Jiménez, 43 años. Vitoria (Álava, País Vasco). Feminicidio íntimo. La mujer fue degollada por su expareja. Deja huérfanos una hija y un hijo menores de edad. Cifra oficial.

El viernes 20 de abril de 2018 en el momento del desayuno, Javier R. de 46 años, expareja de María José Bejarano Jiménez, de 43 años, se presenta en el número 6 de la calle Julián Arrese, en el barrio de Lakua-Arriaga, en Vitoria. María José estaba en casa ese día junto a Florentina Jiménez, su madre de 69 años. En aquel momento los dos hijos que habían tenido en común, de 9 y 11 años, no estaban en casa. Era viernes y los dos se encontraban en el colegio.

Javier llevaba un cuchillo en la mano y avanza por el pasillo de la casa que había compartido con su exesposa para atacar a las dos mujeres.  Primero acabó con la vida de María José a puñaladas, todas infligidas en el tórax. Su madre, Florentina, intentó escapar de allí, pero Javier salió por la puerta de la casa detrás de ella y la atacó en el pasillo, en un descansillo de la planta séptima del edificio, una por debajo de donde tenía la casa su ex pareja. Acto seguido, el hombre volvió a entrar en la casa y prendió fuego a la vivienda.  Minutos después, los aullidos traspasaban las paredes de la vivienda y llegaban hasta las puertas de los vecinos: ¡Vete, vete, es un asesino!”. “¡Socorro, salvadme!”. Las llamadas telefónicas de auxilia comienzan a llegar hasta las oficinas de la Ertzaintza, que pronto se apersona en el lugar.

Cuando abajo, en la planta baja, ya estaban los efectivos de la policía y los bomberos, Javier se arroja al vacío por una de las ventanas de la vivienda. Cuando caía, los bomberos extendieron una colchoneta justo en el lugar en el que se iba a estrellar contra el suelo. Una ambulancia se lo llevó al hospital. Después fue detenido por el doble crimen que acababa de cometer.

El cuerpo de María José fue hallado en la planta baja del bloque en el ascensor. Junto al cadáver, los investigadores que llevan el caso encontraron un pequeño trozo de cuchillo, presuntamente el que se utilizó en el crimen.

María José trabajaba en la clínica de ortodoncia de la ciudad Vela y Lasagabaster, una de las que más reputación tienen en todo Vitoria. La pareja se separó dos meses antes del crimen y el hombre dejó la vivienda. Consumada la ruptura, el hombre se fue a vivir a Arrasate, un pequeño pueblo perteneciente al municipio de Mondragón, en Guipúzcoa. Pero seguía teniendo en su cabeza a la que había sido su mujer. Y dos semanas antes del asesinato se había presentado de nuevo en la puerta de su casa. El feminicidio de Maria José deja huérfanos a dos niños de 9 y 11 años.

ID: 1612. Con información de El Correo, El Confidencial, El Español.

 

Un hombre con tres denuncias por violencia de género y orden de alejamiento asesina a golpes a su expareja en la calle en Burgos

7. 29/04/18. Silvia Plaza Martín, 34 años. Burgos (Burgos, Castilla y León). Feminicidio íntimo. La mujer murió tras propinarle una paliza su expareja en las inmediaciones de un bar en el barrio de Gamonal. Cifra oficial.

J.D.L.C. de 36 años, español de origen colombiano, salió en búsqueda de su expareja Silvia Plaza Martín de 34 años la madrugada del sábado al domingo del 29 de abril de 2018.

Silvia había denunciado tres veces a su expareja por violencia de género y J.D.L.C. tenía una orden de alejamiento que quebrantó esa noche. Los episodios de maltrato se habían sucedido durante mucho tiempo en meses anteriores. Entre la una y media y las dos de la madrugada de aquel domingo, el último del mes, en la calle San Antón, en el barrio de Gamonal de Burgos, J.D.L.C. abordó a Silvia en plena calle, a la salida de un bar con el nombre Candelas. Allí mantuvieron una fuerte discusión hasta que el hombre la agredió brutalmente. Un vecino, tras escuchar los gritos de la mujer, dio aviso a la Policía, momento en el que el agresor dejó a Silvia tirada en el suelo, agonizante, y huyó del lugar. El hombre la había golpeado repetidamente en distintas partes del cuerpo hasta dejarla prácticamente inconsciente. Silvia fue trasladada hasta el Hospital Universitario de Burgos donde luchó por su vida durante 18 horas a lo largo de todo ese día. En el quirófano fue sometida a varias intervenciones, pero por la gravedad de las lesiones que sufrió, falleció a causa de los golpes ese mismo domingo a las 21.00 horas.

Quienes la conocieron destacan que Silvia “era muy buena mujer”. Trabajó durante un año en el servicio de limpieza y servicios domésticos en Grupo Norte. Trabajó también en el centro de Referencia Estatal de Enfermedades Raras y Familias. Fue peluquera durante un tiempo. Tenía estudios en imagen personal en Politecnos, un centro privado de formación profesional.

A las pocas horas, J.D.L.C., el agresor, fue detenido en un trastero en un piso de la capital burgalesa, si bien se desconoce si esa vivienda es donde él residía habitualmente o pertenecía a algún amigo. Tras su arresto como supuesto autor de matar a su expareja de una paliza, tenía pendiente una requisitoria de búsqueda y detención desde el pasado 6 de abril por el quebrantamiento de una orden de protección para la víctima formulada el 24 de marzo.

Silvia había planteado una denuncia contra él. La interpuso el 23 de marzo de 2018, tras lo que el Juzgado de Guardia abrió diligencias y dictó un auto de orden de alejamiento, con fecha 24 de marzo. No era la primera denuncia que Silvia tuvo que interponer contra este hombre. La víctima formuló otra denuncia anterior por malos tratos. Esta data del 18 de octubre de 2017 contra su entonces pareja, J.D.L.C., que dio lugar a la apertura de diligencias urgentes. Tras un informe del Ministerio Fiscal, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer dictó auto de sobreseimiento provisional el 23 de noviembre de 2017, al haberse acogido la perjudicada a su derecho a no declarar, manifestando su deseo de no ser reconocida por el médico forense y no solicitando una orden de protección.

“Mi hija había interpuesto tres denuncias contra este monstruo”, dijo el padre de la mujer asesinada en el funeral, varios días después, confirmando que Silvia había denunciado otra vez más a su asesino.

ID: 1613. Con información de Diario de Burgos, Burgos Conecta, El País, La Vanguardia, La Sexta, ABC, El Español.

 

La autopsia de una mujer muerta en un Hospital en Cáceres determina que murió como consecuencia de un golpe y detienen a su hijo como autor del homicidio

8. 19/04/18. Rosa Alonso, 81 años. Cáceres (Cáceres, Extremadura). Feminicidio familiar. Asesinada por su hijo. Cifra no oficial.

Rosa Alonso, de 81 años, murió el 19 de abril de 2018 en Moraleja, Provincia de Cáceres después de ingresar en el Hospital cacereño de San Pedro de Alcántara con síntomas de lo que parecía ser un ictus hemorrágico. La autopsia ha desvelado, sin embargo, que murió a consecuencia de un golpe. En un primer momento Rosa fue atendida por personal sanitario de emergencias mientras se encontraba en su vivienda de la calle Jardines de Moraleja, localidad de 6.800 vecinos de la mancomunidad de Sierra de Gata y perteneciente al partido judicial de Coria. Debido a la complicación de su estado de salud, la vecina fue derivada posteriormente al Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres. Tras su fallecimiento se la practicó la autopsia. Su resultado hizo que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Coria encargase a la Guardia Civil investigar la muerte. Lo decidió el juez al haber revelado el informe forense «signos o evidencias de una supuesta muerte violenta». La Policía Judicial se hizo cargo de la investigación. Tomó durante varios días declaraciones a personas del entorno familiar de la víctima y otros vecinos del municipio cacereño.

Los agentes centraron sus sospechas en un hijo de la fallecida, M. A. H. A., de 52 años. Vivía con su madre, viuda desde hace años, en su casa situada en la calle Jardines. Tiene al menos otros tres hermanos varones. La familia procede del pueblo de Gata. Como muchos extremeños, habían sido emigrantes durante un tiempo en Francia. Cuando regresaron del país galo se instalaron en Moraleja, población en la que residían desde hace décadas. M. A. H. A. fue internado en la unidad de psiquiatría después del fallecimiento de su madre. Permaneció ingresado un tiempo pero luego ha hecho una vida normal en Moraleja.

Tras las exhaustivas investigaciones realizadas por los agentes y con la recopilación de todos los datos y pruebas obtenidos, el pasado día 22 de junio la Guardia Civil finalizó la investigación ordenada por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Coria (Cáceres), y detuvo al hijo de la mujer fallecida, como supuesto autor de un Delito de Homicidio y otro de Malos Tratos en al ámbito familiar (violencia doméstica).

En la nota de la Comandancia se expone, además, la dificultad con la que las personas mayores se pueden encontrar a la hora de denunciar unos malos tratos, sobre todo si provienen del ámbito familiar, y ello por la presión económica, social o asistencial a la que pueden estar sometidos.

Por este motivo «es muy importante que se efectúe la denuncia de cualquier persona de su entorno más cercano ante la más mínima sospecha de que algún mayor pueda estar sufriendo malos tratos». Finalmente, desde la Comandancia se pone de manifiesto que, con esta actuación, la Guardia Civil ha esclarecido un delito de homicidio a una persona de avanzada edad, llevando a cabo la detención del hijo, como supuesto autor de su muerte, quien pasó a disposición de la autoridad judicial e ingreso en prisión.

ID: 1631. Con información de Hoy, Europapress, Digital Extremadura, El Periódico de Extremadura, Heraldo.

De las siete mujeres asesinadas en España el mes de mayo, se cometió un feminicidio íntimo que fue reconocido cifra oficial. El asesinato de una bebé lo hemos clasificado como feminicidio infantil. También hemos contabilizado tres feminicidios familiares, un feminicidio no íntimo por intento de agresión sexual y un feminicidio/asesinato sin datos suficientes, el caso de una mujer asesinada por un sicario. Ninguno de los seis casos restantes forman parte de las cifras oficiales.

 

Un adolescente pastor de 16 años mata a pedradas a una mujer de 33 años en un descampado

1. 03/05/2018. Leticia Rosino Andrés, 33 años. Castrogonzalo (Zamora, Castilla y León). Feminicidio no íntimo (posible intento de agresión sexual). El asesino es un adolescente de 16 años, hijo de un pastor de 60 años, que presuntamente habría intentado agredirla sexualmente pero la mujer se resistió e intentó escapar; el joven la alcanzó y la mató a pedradas. Cifra no oficial.

Leticia Rosino Andrés tenía 33 años y había nacido en Tábara, Zamora. Se había mudado a Castrogonzalo, otro pueblo zamorano, a vivir con su novio David. Ella era ingeniera técnica agrícola por la Universidad de Salamanca, pero no era su única titulación. Apasionada de lo rural, también era especialista en Gastronomía, experta en análisis microbiológicos de los alimentos, máster en seguridad alimentaria y máster en Enoturismo. En la actualidad trabajaba como química y responsable de calidad en la empresa Lácteas Cobreros, justo a la salida de Castrogonzalo. Lety era “decidida, resuelta e incansable” y “salió del pueblo para volar alto”, según contaba el alcalde de Tábara. En el Ayuntamiento la ponían de ejemplo para intentar que los chavales se interesaran por los estudios. Siempre le tiró su tierra, su identidad. Por eso, pese a la altura de miras, a nadie le extrañó que decidiera volver a sus raíces para asentarse y vivir junto a su pareja. Residían en el pueblo de él, Castrogonzalo, por su proximidad al trabajo. También porque este pequeño municipio, que goza de bastante vida, está a apenas diez minutos en coche de Benavente, un núcleo poblacional más grande y con mayor actividad.

El jueves 3 de mayo se la vio salir al campo por última vez. Esa misma tarde, Diego, de 16 años, el hijo de J. A. A. C., conocido como “el Pastor”, había decidido saltarse las clases en el instituto al que acudía. Se fue en el recreo, pero apareció por su casa a la hora de comer. Su padre le mandó a pastar el ganado a un terreno cercano a la planta de tratamiento de residuos donde habitualmente se alimentaban sus ovejas, justo al lado del río. Por allí pasaba Leticia, en su paseo vespertino cotidiano. Diego la agredió brutalmente con piedras hasta causarle graves heridas y matarla. Leticia intentó huir, pero fue en vano. Diego se deshizo del cadáver en un terraplén y continuó con el pastoreo. Allí se lo encontró su padre, horas después, cuando fue a coger el tractor. El Pastor estaba, a la hora del crimen, en un bar del municipio del que es asiduo por las tardes. Volvió a casa al caer la noche para hacer la cena. Diego llegó más tarde: cenó y salió a unirse a las batidas de búsqueda.

El adolescente volvió a casa a medianoche. La Guardia Civil localizó el cuerpo de Leticia una hora más tarde. Había grandes charcos de sangre a su alrededor y la habían despojado de los leggins y de la ropa interior, aunque no se demostró que la hubieran agredido sexualmente, según los resultados de la autopsia.

Diego pastoreaba las ovejas de su padre en los alrededores de donde se le perdió la pista a Leticia. Misma hora, mismo lugar. Primero dijo no saber nada, participó en las labores de búsqueda e incluso le negó al novio de la víctima haberla visto, según contaron testigos presenciales. Incriminó a su propio padre. Al final, después de que la Guardia Civil desmontara su coartada y encontrara ropa suya manchada con sangre de la víctima, acabó confesando.

Los indicios y pruebas recabados por la Guardia Civil en el lugar de los hechos han apuntado a que Leticia trató de zafarse de su agresor que la persiguió y le propinó al menos tres golpes con piedras, algunas de gran tamaño, en la cara y el cráneo. Los investigadores han estudiado la posibilidad de que pudiera haber existido un móvil de agresión sexual en el crimen y de que, al no acceder la mujer a las pretensiones del autor, este la hubiera matado.

ID: 1614. Con información de ABC, El Mundo, El Español, El País, La Vanguardia, Zamora News, La Opinión de Zamora.

 

Una mujer es asesinada por varios disparos en una rotonda cuando lleva a su hijo en coche al colegio

2. 04/05/18. Mercedes Martín Ayuso, 42 años. Las Ventas de Retamosa (Toledo, Castilla-La Mancha). Feminicidio no íntimo. La mujer deja huérfanos al menos a dos hijos menores de edad, un varón de 12 años y una hija de 16. Cifra no oficial.

«Me gustaría saber quién lo ha hecho, porque no sospecho de nadie» manifestó Abdul, la pareja sentimental de Mercedes Martín Ayuso, madrileña de nacionalidad española de 42 años, que murió el viernes 4 de mayo de 2018 a las 8:45 tiroteada dentro de su coche Kia Cee’d al recibir varios disparos de arma corta. Mercedes recibió al menos un disparo en la cabeza y otro en el tórax, y acababa de salir de su casa en Las Ventas de Retamosa (Toledo) para llevar a su hijo pequeño, de 12 años, al colegio de este pueblo de casi 4.000 habitantes. El menor, que viajaba en el asiento del copiloto, resultó herido en ambas piernas.

A Abdul, que dormía en casa, lo despertó algún conocido. «Vístete, vas a ver algo muy desagradable», le avisó. Mercedes tenía parte de su cuerpo fuera del coche, según un testigo, ya que las personas que auxiliaron al niño también abrieron la puerta del piloto. El pequeño fue evacuado en una UVI móvil de Illescas al hospital Virgen de la Salud de Toledo.

El cuerpo de Mercedes fue trasladado a la sala de túmulos del hospital Virgen de la Salud, situada en la planta baja, para realizarle radiografías. Una planta más arriba, en el servicio de urgencias, su hijo era atendido de las heridas donde ingreso estable. Mercedes no era originaria de Las Ventas de Retamosa pero llevaba varios años viviendo allí. Había trabajado en el pueblo en un plan de empleo como barrendera durante seis meses. Tenía otra hija de 16 años.

Por la tarde, el exmarido de Mercedes, padre del menor herido, declaró voluntariamente en la Comandancia de Toledo y se marchó después.

Horas más tarde, a 320 kilómetros de Las Ventas de Retamosa, un hombre fue detenido en Utiel (Valencia) por su presunta implicación en el tiroteo. El testimonio del niño había sido crucial para identificar al hombre que acaba de asesinar a su madre, y al vehículo que llevaba.

Raúl Romero Aparicio, de 39 años, natural de Málaga que luego emigró a Barcelona, se había visto involucrado en un accidente de tráfico en la A-3, en sentido Valencia, a la altura de Fuenterrobles, a unos 20 kilómetros de Utiel. Esta autovía discurre paralela a la N-III, por lo que el detenido podría haber usado también esta carretera para llegar a Utiel. Se trataría de un sicario que viajó desde Barcelona hasta la localidad toledana para ejecutar un crimen por encargo. «Los asesinos a sueldo españoles son pocos, pero los hay», reconocen fuentes policiales. En su huida, Raúl Romero quemó en Torrejón de Ardoz el vehículo Seat que había robado para el asesinato de Mercedes. Sustrajo otro coche y llegó hasta Utiel, donde tuvo una avería. Pensaba tomar un autobús para Valencia, donde residía actualmente. Cuando detectó a la Guardia Civil luego de la avería del coche corrió hacia el campo con el arma homicida en la mochila. La Guardia Civil montó un despliegue con helicóptero incluido y esperó a que se alejara de la zona urbana para capturarlo.

Finalmente, la Guardia Civil lo arrestó sobre las 18:00 horas en el único apeadero de autobuses que existe en la avenida del Doctor Julio López Tarín (Utiel no tiene estación). El apeadero está emplazado en el extrarradio de este pueblo de 12.000 habitantes, frente del edificio del Mercado Municipal. El sospechoso, con antecedentes por robo de vehículos y drogas, fue trasladado a los calabozos de la comandancia de Toledo, ya que su equipo de Policía Judicial es el encargado de la investigación del crimen en Las Ventas de Retamosa. Raúl Romero no abrió la boca en todo el camino hasta Toledo. No declaró ante los agentes de la Policía Judicial de Guardia Civil. Tampoco parecía muy preocupado cuando llegó a los juzgados. No ha declarado ante el juez y su abogada explica que tenía muy claro que ingresaría en prisión.

Mercedes llegó a Ventas de Retamosa hace años y le explicaba a la gente que se había refugiado en Retamosa huyendo de su expareja que la maltrataba, pero la Guardia Civil asegura que al sicario no le mandaba ni su exmarido ni la pareja actual.

A finales de junio, en el marco de la Operación Montevideo, fue detenido L. C. M., de 34 años de edad, como autor intelectual del asesinato de Mercedes, que encargó el crimen al sicario. El autor intelectual del crimen residía en Barcelona y había mantenido en el pasado una relación laboral y de amistad con la víctima. Se desconoce el motivo que lo llevó a utilizar a un sicario para asesinar a la mujer.

ID: 1615. Con información de ABC, las Provincias, Europa Press, El País, Telecinco.

 

Un hombre mata a su madre a puñaladas en la vivienda familiar

3. 06/05/18. Nombre y apellido no conocidos, 64 años Fuengirola (Málaga, Andalucía). Feminicidio familiar. Cifra no oficial.

Sobre la una de la tarde del domingo 6 de mayo de 2018, en la calle Isla Inca del centro de Fuengirola, Málaga, una mujer de 64 años de nacionalidad búlgara es atacada por su hijo, un hombre de 38 años también de nacionalidad búlgara, quien le propina con un cuchillo que había en la vivienda trece puñaladas que le provocan la muerte. La mujer asesinada llevaba dos años residiendo en la vivienda con su marido y el hijo que la atacó, que según algunas informaciones padecería una enfermedad mental. Los vecinos relatan que se escuchó una fuerte pelea y movimientos de muebles, pero que no le dieron importancia. El primer aviso del suceso lo dio el marido de la fallecida que alertó por teléfono al servicio de urgencias 061. Los servicios de emergencia llegaron a la vivienda minutos después de que la mujer fuera apuñalada y no pudieron hacer nada por salvarle la vida. El cadáver de la víctima fue hallado en el suelo del salón, rodeado de un charco de sangre. Tenía una puñalada en el pecho, que le pudo ocasionar la muerte, y varios cortes más. En uno de los dormitorios había un cuchillo con signos de haber sido lavado.

El hijo argumentó en inglés cuando llegaron los sanitarios y los investigadores que se ocuparon del caso, que había salido a hacer una gestión a una entidad bancaria y que, al regresar a la casa, encontró la puerta entreabierta y, en el interior, a su madre ya sin vida. El hombre presentaba numerosas manchas de sangre y llevaba dos camisetas. Tenía arañazos en las manos y, según su versión, lagunas mentales. En la bañera de uno de los baños aparecieron dos gatos muertos. La Policía Nacional procedió a la detención del hijo que pasó a disposición judicial. El 9 de mayo el titular del juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Fuengirola acordó su ingreso en un centro hospitalario, dado que el forense aconsejó su ingreso hospitalario hasta alcanzar la suficiente estabilidad mental para ser sometido a preguntas sobre los hechos.

ID: 1616. Con información de Cadena Ser, Diario Sur, Málaga Hoy, Diario de Sevilla, La Vanguardia, Ideal, La Sexta.

 

Un joven de 25 años asesina a su exnovia de 21 con un tiro de escopeta en la nuca en un polígono de tiro

4. 10/05/18. María del Mar Contreras Chambó, 21 años. Las Gabias (Granada, Andalucía). Feminicidio íntimo. El novio de la víctima le disparó con una escopeta en la cabeza por detrás, en un polígono de tiro. Cifra oficial.

María del Mar Contreras Chambó, de 21 años y de Granada accedió a dar una vuelta con su exnovio el jueves 10 de mayo. Había decidido cortar la relación previamente pero cuando José Miguel Fernández, de 24 años y de Ogíjares, la llamó para dar una vuelta, accedió. Mar y José Miguel llevaban juntos cerca de dos años. Su relación siempre fue de idas y venidas, de extremos. Las amigas de Mar relatan que Mar, aunque intentaba alejarse, siempre caía en sus redes a poco que José Miguel la intentara convencer. Era según la madre de Mar una relación tóxica: “La engatusaba, la hacía sentir mal para estar con ella”.

“Vino a verme y me dijo que estaba solo y se sentía culpable. Que no se creía que le perdonase y le apoyara después de todo el daño, que me quería y que ojalá todo fuese perfecto y tal. Y que no quería que yo tuviese una doble vida, en plan estar con él y luego estar con otros”, confesaba en un mensaje de WhatsApp la propia Mar a una amiga. No fue diferente ese jueves. Aunque ya no estaban juntos -Mar incluso había llegado a confesarle a algunas amigas que sufría ciertos episodios de malos tratos psicológicos, aunque no había llegado a denunciar-, él la convenció para que se vieran. Acababan de cortar. La joven estudiante le había dicho que no quería verlo más hasta que terminara la época de exámenes universitarios. Ese mismo día estaba estudiando. Pero recibió un mensaje de José Miguel. Luego otro. Un tercero. Hasta que él consiguió su objetivo.

Ella dejó los libros abiertos sobre la mesa. Cogió una chaqueta, avisó a sus padres de que iba a “despejarse”, saludó a una vecina y salió.

José Miguel era un habitual en el campo de tiro de Las Gabias, a media hora en coche de la capital granadina por la carretera A-338. Practicante de tiro olímpico, poseía licencia de armas en vigor y solía acudir a estas instalaciones, muchas veces acompañado de Mar. Quedaban pocos instantes para el cierre del campo de tiro. Mar y José Miguel se encontraban en una zona ciega para las cámaras que vigilaban el establecimiento. José Miguel disparó a Mar en la cabeza con una escopeta del calibre 12, mientras ella estaba sentada, y, después, se pegó un tiro.

Un operario del campo de tiro de Las Gabias fue el que encontró poco antes de las nueve de la noche el cadáver de María del Mar y a José Miguel agonizante. Cuando llegaron los equipos de emergencias sanitarias ya había fallecido.

El joven sufría una “bipolaridad esquizofrénica”, un trastorno que le hizo pensar que “llevaba un micrófono, que lo estaban persiguiendo y lo querían matar”. Había dejado de tomar la medicación recetada por el psiquiatra. La manía persecutoria le había hecho dejar de trabajar en el negocio de reparto de bebidas de su padre debido a que sus compañeros de trabajo tenían miedo.

ID: 1617. Con información de El País, Ideal, El Español, Granada Hoy.

 

Un joven de 25 años mata a su madre acuchillándola por la espalda y hiere a su padrastro en la vivienda familiar

5. 13/05/18. Mari Carmen Corona Rodríguez, 51 años. Valencia (Valencia, Comunidad Valenciana). Feminicidio familiar. Cifra no oficial.

Iván R. C., de 25 años llegó a su casa en el número 14 de la calle Gabarda, en Benimámet, Valencia, la madrugada del domingo trece de mayo y cogió un cuchillo de la cocina. Entró en la habitación donde dormían su madre Mari Carmen Corona Rodríguez, de 51 años y su actual pareja, Juan José C. S., de 54 años y, sin mediar palabra, acuchilló a su madre por la espalda. Después intentó degollar al padrastro, que se despertó y empezó a forcejear con él. Minutos después de lo sucedido, al ver lo que había hecho, Iván R. C. habría intentado quitarse la vida realizándose cortes en el cuello con la misma arma. Al ver que no lo conseguía, salió del domicilio, en la primera planta, y subió al último piso con la intención de arrojarse desde la azotea, pero no pudo abrir la puerta, así que desistió.

El hermano mayor, Héctor R. C. dio el aviso al 112 tras acudir al domicilio después de que el padrastro le llamase pidiendo auxilio y la Policía Local se desplazara hasta el inmueble. Los primeros agentes que llegaron a la casa, dos patrullas de la octava unidad de la Policía Local de Valencia, encontraron a la madre aún agonizante, por lo que trataron de reanimarla, pero falleció pocos minutos después debido a las gravísimas lesiones en el pulmón. El padrastro, que había perdido el conocimiento, fue evacuado en estado muy grave a La Fe y fue intervenido de urgencia. El sospechoso se encontraba cubierto de sangre y con heridas en el cuello. Los agentes detuvieron al presunto asesino en la puerta de la finca. Tras arrestarlo, fue trasladado de urgencia al mismo centro hospitalario.

El cuerpo sin vida de Mari Carmen fue levantado a las 3:45 horas del domingo 13 de mayo por orden del juez de Instrucción número 1 de Valencia, en funciones de guardia, quien decretó su traslado al Instituto de Medicina Legal (IML), donde se le practicaría la autopsia para determinar las lesiones que le causaron la muerte.

ID: 1618. Con información de Crónica global, Levante, Digital de León, Las Provincias.

 

Un joven de 19 años mata a golpes a la bebé de cinco meses de su pareja

6. 27/05/2018. Nombre y apellidos no conocidos, cinco meses. La Matanza de Acentejo (Santa Cruz de Tenerife, Islas Canarias). Feminicidio infantil. Asesinada por la pareja de la madre. Cifra no oficial.

El titular del Juzgado de Instrucción número 1 de La Orotava decretó el 30 de mayo de 2018 la prisión provisional comunicada y sin fianza de J. L. M. M. de 19 años, como presunto autor de un delito de homicidio por la muerte el domingo 27 de mayo de 2018 de una bebé de cinco meses, hija de su actual pareja sentimental, I. T. T., también de 19 años, en el domicilio que compartían en el 205 A de la Carretera General del Norte, a la altura del municipio de La Matanza de Acentejo.

El juez adopta la decisión anterior tras recibir el informe preliminar de la autopsia realizada por los patólogos forenses del Instituto de Medicina Legal (IML) al cadáver de la menor. El citado documento señala que “se trata de una muerte violenta” por la información disponible en el levantamiento del cadáver, ya que fueron los sanitarios del 112 los que alertaron a la Guardia Civil de las circunstancias de la muerte de la pequeña, tras intentar, sin éxito, reanimarla, y los hallazgos de la autopsia, “de etiología médico-legal compatible con homicidio”. Los forenses añaden que “la causa fundamental o principal de la muerte es compatible con un desgarro severo interlobular hepático con hemorragia masiva a cavidad peritoneal y región retroperitoneal derecha”.

El informe preliminar recoge también que el cadáver de la bebé “presenta numerosos hematomas, de pequeño tamaño y distinta data, localizados en abdomen, aunque también en cráneo, lado derecho de la cara y el cuello, tórax, nalgas y extremidades” y subraya que dichas lesiones “no son compatibles con un mecanismo accidental”. La madre de la menor había declarado ante la Guardia Civil que la bebé se les cayó en la bañera y que su pareja intentó reanimarla con un masaje cardíaco, una versión de los hechos que no parece sostenerse con el informe de autopsia.

Los médicos forenses añaden en su informe que “la causa inmediata o última es compatible con un cuadro de shock hemorrágico hipovolémico secundario a la causa fundamental”. En dicho documento, los expertos establecen que la data de la muerte se circunscribe entre las 04:00 horas y las 09:00 horas del domingo 27 de mayo.

En el auto que decreta el ingreso en prisión de J. L. M. M. con cargos de homicidio doloso, violencia machista y atentado a los agentes y la detención de I. T. T. se señala que el atestado policial se acompaña de un informe elaborado por los Servicios Sociales del Ayuntamiento de La Matanza de Acentejo en relación a la situación familiar de un hermano menor de edad del investigado J. L. M. M., que convivía con este, I. T. T. y la bebé fallecida.

ID: 1619. Con información de La Opinión de Tenerife, El País, El Mundo.

 

Un hombre de 39 años mata a golpes y a cuchilladas a su madre de 69 años

7. 30/05/18. Nombre y apellidos no conocidos, 69 años. Elche (Alicante, Comunidad Valenciana). Feminicidio familiar. Cifra no oficial.

Pasadas las 23:00 horas del 30 de mayo de 2018 una mujer encuentra en la vivienda de sus progenitores del número 29 de la calle Capitán Alfonso Vives, de Elche, el cadáver de su madre de 69 años enrollado en una manta bajo la cama del dormitorio de la víctima con claros signos de violencia, presentando golpes y heridas de arma blanca. La víctima fue localizada por su hija luego de que diese la voz de alarma a la Policía porque no lograba contactar con ella.

Funcionarios del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional se hicieron cargo de las pesquisas, apoyados por especialistas de la Policía Científica, que inspeccionaron el piso en busca de pruebas. Una comisión del juzgado de guardia de la ciudad alicantina ha ordenado el levantamiento del cadáver ya de madrugada.

Los agentes se entrevistaron con algunos vecinos y con la hija de la fallecida. Otro de los hijos, que se encontraba en paradero desconocido en esos momentos, se convierte en el principal sospechoso del crimen. Una de las hipótesis que baraja la policía es que una discusión entre madre e hijo, que se desencadenó porque ella se había negado a darle dinero para droga, acabó en el asesinato de la mujer a manos de su hijo. El sospechoso era toxicómano que se encontraba en tratamiento de desintoxicación y llevaba desde hacía unas semanas conviviendo con su madre.

La policía activó una orden de busca y captura de un hombre de 39 años, de nacionalidad venezolana, que difundió a otros cuerpos de seguridad para tratar de localizar y apresar al presunto feminicida. Después de tres semanas de búsqueda fue detenido en Granada.

ID: 1620. Con información de El País, Diario Información, ABC.

De las tres mujeres asesinadas en España en febrero de 2018, dos fueron víctimas de feminicidios íntimos y otra de un feminicidio/asesinato sin datos suficientes. Andalucía, la Comunidad Autónoma en la que se producen los dos feminicidios íntimos, registra el 66,6% de los casos del mes.

RESEÑAS DE CASOS

 

Una niña de trece años es asesinada por asfixia y luego apuñalada por un vecino del edificio donde vivían sus abuelos

1. 04/06/2018. Laia Alsina López, 13 años. Vilanova i la Geltrú (Barcelona, Cataluña). Feminicidio infantil. No es cifra oficial.

Laia Alsina, de 13 años, salió de la Escuela Pía de Vilanova i la Geltrú a las cinco de la tarde del día 4 de junio de 2018. La esperaban sus abuelos, juntos atravesaron caminando un parque y se trasladaron a casa para merendar. Laia, que tenía un pequeño grado de autismo, estaba acostumbrada a la misma rutina. Ese martes se iba con su clase de primaria de colonias y pasaría unos días fuera. La niña quería despedirse de sus abuelos.

El rastro de la niña se perdió en las escaleras de la finca donde viven los abuelos, en el 26 de la Avenida Cubelles de Vilanova i la Geltrú, luego de merendar.

El padre de Laia telefoneó a los abuelos para advertirles de que estaba llegando. Que prepararan a la niña y que fuera bajando, que él estaba buscando un lugar en la calle para estacionar. La pequeña se retrasaba y el hombre llamó al interfono. Los abuelos contaron, extrañados, que Laia hacía rato que había bajado. Empezó la búsqueda. El padre subió y bajó las escaleras varias veces. Dio varias vueltas a la manzana. Y fue preguntando a todo el mundo con el que se cruzó si habían visto a su hija. La niña de origen chino había sido adoptada por él y su exesposa hacía años. Telefoneó entonces a la madre, que se trasladó enseguida desde Barcelona, donde trabaja en un despacho profesional. También a su actual pareja sentimental, que al volante de su coche se unió a la búsqueda. El padre caminó hasta su casa para ver si quizás Laia había llegado sola hasta la vivienda. Estaba convencido de que la encontraría nada más llegar. No estaba. Regresó de nuevo a casa de los abuelos y removió todos los rincones de la vivienda buscando a su hija.

Regresó a su casa, de nuevo a pie, mientras que a la búsqueda se iban incorporando cada vez más vecinos y amigos, y la noticia de la ausencia corría como la pólvora entre la capital del Garraf. El padre, de nuevo en su casa, se subió a una bicicleta y siguió rastreando la ciudad. La madre ya se encontraba en Vilanova y empezó a buscar también. Unos familiares se dirigieron a la estación de Renfe, porque quizás la niña se había subido a un tren. Allí coincidieron con un par de patrullas de los Mossos d’Esquadra que ya habían sido alertados, como la policía local de Vilanova, que se unió al dispositivo y difundió imágenes de la pequeña desde su cuenta oficial de Twitter.

A las nueve de la noche, los padres decidieron ir hasta la comisaría de los Mossos d’Esquadra para presentar una denuncia sobre la desaparición. El resto de familiares la seguía buscando. Una de las tías de la pequeña es psicóloga y recordó que Laia de vez en cuando se escondía. La profesional insistió en que la niña debía seguir en el bloque de pisos de los abuelos. Dos tíos de Laia, uno paterno y otro materno, decidieron regresar al punto de partida y volver a mirar dentro de armarios y repisas. Junto a una pareja de Mossos d’Esquadra, fueron llamando, timbre a timbre, en todas las puertas del edifico. Empezaron por el entresuelo y al llegar al primero primera, un hombre, recién duchado, y con una toalla anudada a la cintura les abrió la puerta. Les dijo de entrada que no sabía nada de la niña. No habló demasiado y mostró interés en cerrar pronto la puerta.

La pareja de policías y los tíos prosiguieron con la inspección del bloque, casa por casa. Media hora después, incómodos, los dos tíos decidieron regresar a la vivienda de aquel vecino del primer piso. Como contó el martes el intendente Rodríguez “tuvieron una sensación difícil de explicar con palabras, nada racional, que sólo se siente en el estómago pero que les llevó a regresar a ese piso”. Llamaron nuevamente a la puerta y el hombre se hizo el remolón. No quería abrir y los dos tíos de la pequeña empezaron a gritar y a exigir qué si no abría la puerta, la derribarían. Finalmente, Juan Francisco López Ortiz, de 42 años, entreabrió la puerta, que acabó de abrir de un manotazo uno de los visitantes. La cara del individuo estaba ya desencajada. Se había vestido. Intentó que no pasaran, pero aquellos dos hombres desesperados le derribaron de un manotazo. Uno de los dos tíos empezó a gritar: “Laia, Laia, Laia”. Respondió el silencio y decidieron entrar para buscarla.

El piso estaba completamente cerrado. A oscuras. Hacía un calor sofocante. En una habitación cerrada, bajo el colchón que se apreciaba que se había movido, descubrieron el cuerpo de la pequeña. Le faltaban algunas prendas de ropa. Presentaba numerosas heridas de arma blanca. Su cadáver estaba frío. Los investigadores están convencidos de que debió de ser asesinada muy poco después de desaparecer.

El vecino que fue detenido es un hombre separado y habitual consumidor de cocaína, con una denuncia de por medio por violencia de género que le provocó el único antecedente judicial que tenía, padre de una hija adolescente. Trabajó un tiempo en China, dando cursos, y decía que cualquier día regresaría a ese país y se casaría con una oriental. En los últimos tiempos su salud había empeorado, decía sentir voces extrañas y gente que le perseguía.

La inspección del domicilio no fue una tarea fácil para la policía científica de la región policial metropolitana sur. A las 12:00 de la noche del martes, todavía no había concluido. La comitiva judicial llevaba 12 horas en el interior de la vivienda. En la estancia había numerosos rastros de sangre, incluso un cubo lleno con agua manchada que utilizó el sospechoso para tratar de limpiar el escenario.

Los investigadores del grupo de homicidios trataron de reconstruir las pautas que seguía el sospechoso, intentaronn descifrar por qué raptó a la niña. La ausencia de algunas piezas de la ropa que llevaba puesta en el momento de su desaparición hacen intuir el escenario más doloroso. Los Mossos d’Esquadra sospechan que el hombre la raptó, trató de agredirla sexualmente, la pequeña se resistió, la estranguló y después la apuñaló brutalmente. La autopsia ha confirmado esos últimos detalles. Laia murió estrangulada y después fue apuñalada.

ID: 1621. Con información de El Periódico, La Vanguardia, El País, La Sexta, El Español.

Su expareja se encontraba en una casa de acogida para víctimas de violencia de género y como venganza asesina a la hermana de esta.

2. 04/06/18. Nombre y apellidos no conocidos, 39 años. Albacete (Albacete, Castilla-La Mancha). Feminicidio familiar. Asesinada por su excuñado. Deja huérfana una hija pequeña. Cifra no oficial.

La Policía Nacional detuvo el día 4 de junio de 2018 en Albacete a un hombre de 35 años después de que matara a puñaladas a su excuñada, de 39, y ambos de nacionalidad española. El suceso ocurrió ese mismo día 4 de junio en el 4º D del número 66 de la calle Blasco Ibáñez, en pleno centro de Albacete, donde vivía la víctima. Fuentes de la investigación confirmaron su relación de parentesco.

El hombre había acudido a esta vivienda en busca de su exmujer, que en el pasado había presentado contra él varias denuncias por violencia machista y que en el momento de ocurrir estos hechos se encontraba en un centro de atención y protección a víctimas de violencia de género fuera de la ciudad.

Fue el padre de la víctima quien encontró el cuerpo sin vida de la mujer al acudir a su casa extrañado de que no hubiera ido a trabajar ese día y de que no respondiera a las llamadas a su teléfono móvil. El servicio de emergencias 112 recibió el aviso a las 13:50 horas de la tarde, tras haber encontrado muerta a la mujer en su domicilio, al que acudieron agentes de la Policía Nacional y una UVI móvil, y posteriormente agentes de la Policía Judicial y un equipo forense, que retiraron el cuerpo sin vida de la vivienda pasadas las 16:00 horas de la tarde. 

Horas más tarde, poco antes de las siete de la tarde, fue detenido el cuñado de la víctima en la calle Albarderos, a menos de 500 metros de la calle Blasco Ibáñez, y después de que hubiera quemado su propia vivienda en la calle República Dominicana de esa misma ciudad. La titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Albacete decretó luego la prisión provisional comunicada y sin fianza. Al presunto autor se le imputa de forma provisional un delito de asesinato y un delito de incendio.

El suceso ha conmocionado al barrio albaceteño de Fátima en el que la víctima residía desde hacía año y medio y donde sus vecinos solían verla a diario en un parque de esta barriada en compañía de su hija pequeña. Su violenta muerte también ha causado estupor entre sus compañeros de trabajo –era funcionaria de la Junta de Castilla-La Mancha- que han guardado un minuto de silencio en su recuerdo.

El Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha ha ofrecido el apoyo de sus recursos a los familiares de la víctima y la directora del Instituto de la Mujer en Albacete, Mercedes Márquez, ha afirmado que “en todo caso sabemos que es un feminicidio”.

ID: 1622. Con información de MásQueAlba, El Digital de Albacete, ABC, Cadena Ser, Cerca, La Rioja.

Una chica de 21 años es agredida sexualmente y asesinada por su primo en su vivienda familiar

3. 04/06/18. Vanesa Santana Padilla, 21 años. Betancuria (Fuerteventura, Islas Canarias). Feminicidio familiar. Cifra no oficial.

Una vecina escuchó a primera hora de la mañana del día 4 de junio de 2018, cuando los padres de Vanesa ya se habían ido a trabajar, cómo alguien llamó a la puerta de los Santana Padilla varias veces. Vanesa, que estaba en la vivienda, abrió la puerta a esa persona porque era conocida y le dejó entrar a su casa en el Valle de Santa Inés de Betancuria, un pequeño pueblecito de poco más de 500 habitantes de la isla canaria de Fuerteventura.

Al filo de las dos de la tarde, Sonia, la madre de Vanesa Santana Padilla, acababa de llegar del trabajo cuando se encontró el cuerpo de su hija, de 21 años, sin vida, en un gran charco de sangre. Tapada por una manta y un edredón. Semidesnuda. Había sido asesinada a golpes y tenía el rostro desfigurado.

El homicida la había golpeado con un objeto contundente en la cabeza y le colocó una cinta en el cuello. Con mucha sangre fría, cogió una manta de la cama y tapó el cuerpo. Se fue sin darse cuenta en las numerosas huellas que había dejado en el escenario del crimen. Intentó limpiar algunas con una fregona, pero no consiguió acabar con todas.

La madre de Vanesa llamó desesperada a las autoridades. Alrededor de las 22:30 horas de la noche se procedía al levantamiento del cadáver por parte de las autoridades judiciales, una vez realizadas las pesquisas por parte de los investigadores de la policía. El hecho de que la puerta de la casa de Vanesa no estuviera forzada hizo pensar que el asesino se encontraba en el entorno más cercano de la víctima.

El primo de Vanesa, desde el inicio de las investigaciones fue el principal sospechoso: Jonathan R.S., Jony, un joven de 22 años. No era un chico normal según el testimonio de algunos vecinos, quienes dijeron que era “un joven bastante solitario”. Además, estaba obsesionado con los videojuegos y con las mujeres, especialmente con su prima. El viernes 8 de junio se produce la detención de Jonathan como presunto autor de su muerte.

Vanesa era la segunda hija del matrimonio Santana Padilla. Vecina de toda la vida del Valle de Santa Inés, su familia materna es oriunda de Betancuria. Su padre y sus tíos y tías se mudaron a este núcleo de población cuando eran pequeños. “Aquí todos somos familia de todos, el que no lo es por parte de madre, lo es por parte de padre” afirma el alcalde del pueblo.

El ahora detenido, Jony, sufre un 75% de incapacidad intelectual y tiene antecedentes de acoso a mujeres. Incluida a su propia prima. Los vecinos relataron que había protagonizado episodios de acoso a muchachas a las que enviaba mensajes eróticos y amenazas. “Era su modus operandi desde siempre. Ha tenido algunos problemas con las chicas, incluso uno con Vanesa, pero como eran familia no le dieron mayor importancia”.

Actualmente en prisión, está acusado de los cargos de homicidio y agresión sexual. Según el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), los cargos de homicidio a los que se enfrenta Jonathan R.S. aún son provisionales, ya que podrían agravarse a asesinato en función del resultado de las pruebas que todavía se están por practicar y se presentarán en el juicio.

Según la legislación de las Islas Canarias, el asesinato de Vanesa es un caso de violencia de género. La Ley Canaria de Prevención y Protección Integral de las Mujeres contra la Violencia de Género va más allá de lo contemplado en la normativa estatal, que solo recoge la violencia que ejercen parejas o exparejas, e incluye todas las manifestaciones de violencia ejercidas sobre las mujeres por el hecho de serlo que impliquen o puedan implicar daños o sufrimientos de naturaleza física, sexual, psicológica o económica, incluidas las amenazas de realizar dichos actos, coacción, intimidación o privación arbitraria de libertad, en la vida pública o privada.

ID: 1623. Con información de Lancelot Digital, El Español, ABC, La Provincia.

Apuñala a su mujer e intenta explotar su casa con una deflagración

4. 08/06/18. María Soledad Álvarez Rodríguez, 49 años. Las Palmas de Gran Canaria (Gran Canaria, Islas Canarias). Feminicidio íntimo. Cifra oficial. Deja huérfanos a dos hijos menores de 12 y 14 años.

María Soledad Álvarez Rodríguez, Marisa, vivía en el número 31 de la calle Felicidad, en La Matula, un pequeño barrio aislado de Las Palmas de Gran Canaria. A sus 49 años, esta madre de dos hijos adolescentes, residía en una de las casitas situada sobre una de las empinadas escaleras de la ladera sur, entre dos barrancos canarios. Ángel, su marido, de 64 años, también vivía con ella. El 8 de junio, la apuñaló por la espalda con un cuchillo de cocina hasta matarla, le cambió la ropa para esconder su crimen y después, a las 10:09 de la mañana provocó una deflagración en el domicilio con una bombona de butano.

Sus hijos, en ese momento, estaban en el instituto. Tienen 12 y 14 años.

Los vecinos escucharon la explosión. Rápidamente acudieron: las puertas del domicilio de Marisa estaban atrancadas y cerradas. Tiraron abajo las puertas de acceso a la casa y consiguieron entrar. Marisa estaba muy cerca del foco del incendio. Había sufrido quemaduras de primer y segundo grado en el 50 % del cuerpo. Intentaron resucitarla con una reanimación cardiopulmonar. Mientras, asistieron a su asesino. Él sufría quemaduras en la espalda y fue ingresado en la Unidad de Quemados del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. Ella falleció en el momento.

En una primera inspección ya se apreció que el cuerpo de Marisa tenía heridas de arma blanca. Al lugar, además del juez de guardia, Florencio Barrera (Instrucción número 4), acudieron el magistrado Luis Ocaña, del Juzgado de Violencia Sobre la Mujer número 1, y la fiscal delegada María Luisa Ordóñez.

ID: 1625. Con información de El Periódico de Extremadura, Público, El País, La Opinión de Tenerife, La Provincia.

Una mujer es asesinada por su marido de dos disparos en la puerta de su casa

5. 17/06/18. Josefa Martínez Utrilla, 43 años. Guadahortuna (Granada, Andalucía). Feminicidio íntimo. Cifra oficial. La víctima tenía tres hijos con el feminicida, deja huérfana una adolescente menor de edad.

Josefa Martínez Utrilla, Pepa, salía de su casa en el granadino municipio de Guadahortuna. No eran aún las dos de la tarde del sábado 16 de junio de 2018. Pepa tenía 43 años. Era una mujer grande de ojos oscuros con el pelo largo y azabache. Cruzó el umbral hacia la calle. Su marido de 53 años, padre de sus tres hijos, con el que había vivido tantos años, la esperaba del otro lado de la calle con un revólver que había obtenido ilegalmente. Le disparó a corta distancia, a la cabeza y al estómago. Dejó a su mujer abandonada en un charco de sangre y huyó.

Pepa ya no compartía vivienda con su asesino por desavenencias. Madre de tres hijos, siempre había luchado por salir adelante, daba igual la adversidad a la que se enfrentase. Los que la conocían en Guadahortuna, un pueblo de algo menos de dos mil habitantes al norte de la provincia de Granada, la definen como una mujer “fuerte”, con “mucho temperamento”.

Había pasado unas épocas difíciles. Pepa era jornalera de la aceituna, vivía de lo que ganaba con la campaña de recolección, como tantas mujeres del interior andaluz. El resto del tiempo lo empleaba como ama de casa. También, con los suyos. Con sus hermanos. Con sus hijos Fernando, Titi y Patricia. Su familia era amplia y conocida. “Estaban muy unidos todos, son una piña muy piña”, comenta otro vecino del pueblo.

Pepa y su marido no convivían en la misma vivienda. Solían alejarse el uno del otro, por temporadas, cuando discutían y tenían problemas. Pero, ese sábado de junio, su marido decidió matarla. No constaban denuncias previas por violencia de género. Tampoco antecedentes por agresiones, aunque sí un requerimiento hace años, un episodio de disputas que provocó una llamada de unos vecinos, pero tras el que no se formalizó una denuncia.

A Pepa la trasladaron rápidamente primero en ambulancia y dado la gravedad que presentaba, en helicóptero a la Unidad de Cuidados Intensivos de Traumatología de Granada capital para que recibiera atención sanitaria. Ingresó en la UCI a las 15:30. Aguantó 24 horas y una intervención quirúrgica pero no pudo superar las lesiones provocadas por los dos impactos de bala. Finalmente, el domingo falleció. A su marido, detenido, con antecedentes policiales, se le imputan delitos de homicidio y tenencia ilícita de armas.

ID: 1626. Con información de El País, Público, Ideal, Cadena Ser, El Español.
Una mujer es estrangulada por su pareja en una vivienda compartida

6. 18/06/18. Francisca de Jesús Pérez Ixcayau, 40 años. Badalona (Barcelona, Cataluña). Feminicidio íntimo. Cifra oficial. Deja huérfana a una hija de 10 años.

Francisca Pérez Ixcayau viajó a España en septiembre de 2017 en busca de trabajo, según relata su familia. A ella le habían ofrecido un empleo en Badalona. Según Carlos Ixcayau, su hijo que vive en Guatemala, su mamá se había presentado a una entrevista de trabajo pero todavía no había sido contratada.

Francisca Pérez, de 40 años y nacionalidad guatemalteca vivía desde hacía seis meses en Badalona en una vivienda de 140 metros cuadrados y con cinco habitaciones que ocupaban 15 personas en la calle Solsona del barrio La Salut.

En la madrugada del domingo al lunes 18 de junio de 2018 Fermín Coc Tucul, de 48 años, de origen guatemalteco, albañil y residente en la misma vivienda se presenta ante la Guardia Urbana de Badalona para confesar que había estrangulado a su pareja durante una discusión entre ambos antes de las 4:00 de la madrugada.

Los Mossos d’Esquadra hallan el cuerpo de Francisca en el suelo de una de las habitaciones de la vivienda, muerta por asfixia y un cuchillo en el suelo. Fermín aseguró a la Policía que Francisca quería clavarle un cuchillo y él la había estrangulado durante una discusión familiar.

Los Mossos d’Esquadra se han hecho cargo de la investigación e intentan esclarecer las circunstancias del feminicidio. Días después del crimen, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y fuentes policiales informaron de que la mujer no había interpuesto ninguna denuncia contra el detenido y que no constaban antecedentes judiciales de violencia de él hacia ella. Una vecina, menor de edad, que asegura que el agresor asediaba a Francisca y le hacía comentarios como “qué buena estás, por qué no me das un beso”. La chica afirma que el hombre “bebía alcohol y fumaba marihuana”.

El pago de varias deudas que tenía en Guatemala fue lo que provocó que Francisca, madre de tres hijos -Carlos, otro varón de 19 y una niña de 10-, buscara otra fuente de ingresos en el extranjero. La familia no aceptaba que Francisca tuviera una relación y negó que el autor de su asesinato fuera su pareja: “Ella vivía sola, se separó de mi papá hace tiempo, pero no vivía con nadie allá”, indicó uno de sus hijos.

ID: 1627 Con información de EITB, El País, El Periódico, La Rioja, Prensa Libre, El Nacional Cat.

Un hombre asesina a su esposa con una escopeta de caza el día que se iban a divorciar

7. 18/06/18. María Magdalena Moreira Alonso, 47 años. O Porriño (Pontevedra, Galicia). Feminicidio íntimo. El marido, Tomás Romero Iglesias, de 56 años, disparó a su mujer y luego se suicidó. Cifra oficial.

El día que su marido la asesinó, Magdalena Moreira Alonso, de 47 años, iba a firmar el divorcio. Hacía dos semanas que ambos habían cortado la convivencia. Ella se había marchado de la casa que ambos compartían en As Filgueiras, barrio de Chenlo, municipio de O Porriño (Pontevedra) y se había cogido un apartamento en Tui, a pocos minutos de distancia en coche. La mañana del lunes había ido a la casa a recoger algunas de sus cosas antes de dejar los papeles en regla y cortar con la relación. Llegó por la mañana, a eso de las 9:40 en su Peugeot 306. Tomás Romero Iglesias, su pareja, de 56 años, había vuelto a casa del trabajo 20 minutos antes. Había pedido permiso en la empresa de construcción donde trabajaba para firmar los papeles de divorcio.

A las 10:30 de la mañana del 18 de junio de 2018, los obreros que trabajaban en la casa contigua al lugar de los hechos, escucharon tres disparos. Poco después, un cuarto. Les pareció raro pero no se les pasó por la cabeza la idea de que fuese un crimen. Fue a las dos y media de la tarde, cuando llegó Diego, el hijo de 27 años, se percataron de lo que había ocurrido. El joven halló en el garaje los cuerpos sin vida de sus padres. Magdalena tenía la espalda ensangrentada y la encontraron boca abajo. Tenía tres impactos de bala: uno en la espalda, otro en la nuca y otro en la cabeza.

El cadáver de Tomás yacía inerme al lado con un boquete en el pecho junto a una escopeta. El hombre era aficionado a las armas, por eso poseía un arma de ese calibre. En otra parte de la casa, lejos del escenario del crimen el hombre había dejado algunas cosas. En la habitación de al lado, en el dormitorio, se halló una nota escrita para sus hijos. En ella les pedía disculpas por lo sucedido: primero había asesinado a su mujer. Luego se había suicidado de un tiro en el pecho. El hombre dejó, además, 1.800 euros para sus hijos en el bajo de la casa.

Al día siguiente, la Policía Judicial de la Guardia Civil de Pontevedra dio por concluida la investigación sobre la muerte a tiros y confirmó que se trataba de un caso de violencia de género y que no había denuncias previas por malos tratos: el hombre la mató con una escopeta para la que tenía licencia.

Magdalena era oriunda de Soutelo, en Salceda de Caselas. Tenía 18 años cuando se casó con Tomás, una década mayor que ella. La convivencia era en los últimos años insostenible hasta que la mujer decidió separarse de él y marcharse a otro lugar. La mujer seguía en el mismo trabajo, como dependienta en un supermercado cercano. Pese a la mudanza, pese a alejarse de él, el hombre no dejó de atormentarla. Intentaba siempre verla, del modo que fuera. Tomás era diabético, e intentó aprovechar esta circunstancia. Antes del crimen, cuentan algunos vecinos, la llamó varias veces para que fuera a casa a verle, a llevarle determinados medicamentos para paliar su enfermedad.

La mujer asesinada tenía dos hijos de 24 y 27 años y una nieta pequeña.

ID: 1628. Con información de Atlántico, Faro de Vigo, El País, La Opinión de Murcia.

Una joven desaparece en Alemania y es encontrada carbonizada en una gasolinera de Álava tras la confesión de un camionero que la asesinó

8. 21/06/18. (Fecha de hallazgo del cadáver) Sophia Losche, 28 años. Asparrena (Álava, País Vasco). Feminicidio no íntimo. Cifra no oficial.

Hacía una semana que no se sabía nada de la joven alemana Sophia Lösche, de 28 años de edad. Ella, una activista proinmigración y cooperante en Lesbos, desapareció sin dejar rastro el jueves 14 de junio desde que subió a un camión con semiremolque en Schkeuditz, al este de su país, cerca de las autopistas A-6 y A-9. Quería llegar a su ciudad natal, Amberg. Pero apareció muerta el jueves 21 de junio de 2018 sobre las 15:20 horas, cerca de una gasolinera, en el término municipal de Asparrena, en Álava. 

El conductor del camión, Boujemaa L., de 41 años y origen marroquí, ya detenido, es el supuesto asesino. La Guardia Civil le dio el alto el martes 19 de junio en una vía a la altura de Bailén (Jaén). Todo apunta, como señalaron algunos medios, que se dirigía al estrecho de Gibraltar, con intención de coger un ferry y desembarcar en Marruecos, donde buscaría ponerse a salvo de la justicia europea. Ya se encuentra a disposición del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional.

Su confesión permitió la localización del cadáver de la joven, cuyo caso había saltado a los medios alemanes tras la denuncia de su familia, presentada a las 24 horas de su desaparición, el viernes 15 de junio. Sophia estaba haciendo autostop en un área de servicio cuando se subió a este vehículo.

Lo cierto es que el cuerpo presentaba “claros síntomas de violencia”, según fuentes consultadas por los medios de información. El presunto autor del crimen quiso quemarlo para intentar eliminar cualquier prueba que pudiera incriminarle.

Los primeros resultados de la autopsia han revelado que fue asesinada con un «arma blanca» u «objeto contundente».Presuntamente pudo ocurrir en la cabina del camión conducido por el transportista Boujemaa L., en prisión provisional sin fianza. El informe preliminar de la autopsia también apuntó que el momento aproximado de la muerte de esta joven de 28 años se produjo el mismo día o al día siguiente de su desaparición, aunque estos resultados no son definitivos y la Audiencia Nacional ha frenado la extradición del sospechoso hasta contar con los resultados finales de la autopsia de la víctima.

Desde los primeros instantes de su desaparición, la Policía alemana tuvo como primer y único sospechoso a este camionero, gracias a los diferentes testigos y cámaras de seguridad. Se supo que había pasado la frontera con Francia y se emitió una orden de captura internacional. La Policía española, Guardia Civil e incluso la Ertzaintza también estaban al corriente de la desaparición.

El camión tenía matrícula de Marruecos, era azul y en el semirremolque llevaba serigrafiado en blanco BENNTRANS (compañía de transporte). Según fuentes policiales, la ruta del camión ha quedado documentada tanto por imágenes de cámaras situadas a lo largo del recorrido y por los datos de las tarjetas de pago utilizadas por el presunto culpable.

Ahora, la investigación, bajo secreto de sumario por orden del Juzgado de Instrucción número 3 de Vitoria, determinará si, cuando su asesino paró cerca de la gasolinera vasca, Sophia ya estaba muerta o si acabó con su vida allí mismo. La última prueba de vida fue el mismo jueves 14, cuando ella misma envió un mensaje de móvil sobre las 18:00 horas al subirse al vehículo.

ID: 1629. Con información de El Correo, El Mundo, El Español, Diario.es, Las Provincias, La Vanguardia.

Un hombre estrangula a su pareja en la vivienda familiar

9. 25/06/18. Raquel Díez Pérez, 37 años. Zaragoza (Zaragoza, Aragón). Feminicidio íntimo. La mujer deja huérfana a una hija de 9 años. Cifra oficial. 

“Si tienes la suerte de ser diferente… no cambies nunca”. Raquel Díez Pérez lo tenía claro.  Esta zaragozana, pelo azabache, siempre sonriente, hacía gala de sus gustos, de su inconformidad, de su rebeldía vital. Se sabía distinta a los demás y, lejos de achantarse, se gustaba. Mujer fuerte y orgullosa.

Tenía 37 años en la madrugada del 25 de junio de 2018 cuando fue estrangulada por David Pellicer Criado, de 39 años, de nacionalidad española y albañil, su pareja y padre de su hija. Eran las 5:45 de la mañana de ese lunes cuando su asesino se personó en comisaría y confesó lo que había hecho.

Una dotación policial ha acudido al domicilio, situado en la calle Marcos Zapata número 14, del barrio de Las Delicias de Zaragoza y en una habitación del primer piso encontraron el cuerpo ya sin vida de Raquel. Tal y como también había dicho el asesino, la había estrangulado hasta causarle la muerte.

Después de que los agentes de Homicidios y Policía Científica llevaran a cabo una exhaustiva inspección ocular del lugar del crimen, su cuerpo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Aragón para practicarle la autopsia. El crimen se cometió entre las 22:30 y las 5:00, ya que sobre las 22:00, un vecino oyó a la pareja discutir y la voz de Raquel denotaba que estaba enfadada. No obstante, no los escuchó demasiado tiempo y lo tomó como una riña sin más trascendencia. El resto de la casa, un inmueble de cuatro plantas con dos pisos por rellano, no se enteró de que en el primer piso se estaba cometiendo un terrible crimen.

Raquel había nacido en Zaragoza. Y había desplegado toda su vida en la ciudad. Estudió en el IES María Moliner, en el barrio de Oliver de la capital aragonesa. Pero su vida se desarrolló en Delicias: allí trabajaba y allí vivía junto a su hija.

No constaban denuncias previas por violencia de género. Tampoco había constancia de que la pareja hubiera iniciado trámites de separación, según la delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez. La pequeña no estaba en el domicilio en el momento de los hechos, ya que se encontraba al cuidado de su abuela materna, con la que aún permanece.

ID: 1630. Con la información de Burgos Conecta, El Confidencial, Heraldo, Diario.es, Cadena Ser.

2. Tipos de feminicidio

  • Por tipos de feminicidio, más de la mitad son feminicidios íntimos (47 de los 89 casos, el 52,8%).
  • Uno de cada cinco casos son feminicidios familiares (el 20,2% con 18 casos) y uno de cada diez son feminicidios infantiles (nueve casos, el 10,1%).
  • Además, se conocen seis feminicidios no íntimos (el 6,7%), cuatro feminicidios/asesinatos sin datos suficientes (el 4,5%), dos feminicidios por prostitución (el 2,2%), dos asesinatos por robo (el 2,2%) y un asesinato por violencia juvenil (el 1,1%).

3. Perfil de la víctima

De las nueve mujeres asesinadas en España en el mes de julio, seis asesinatos fueron feminicidios íntimos y reconocidos oficialmente. En dos de los casos el victimario quebrantó una orden de alejamiento en vigor. También se cometió un feminicidio íntimo que está en investigación por la Delegación de Gobierno, no ha sido reconocido oficialmente, pero el expediente ha sido trasladado a un juzgado competente en violencia de género. El asesinato de dos niñas a manos de su padre también están en investigación por la Delegación de Gobierno, que hemos clasificado como feminicidios infantiles y no forman parte de las cifras oficiales.

RESEÑAS

Un hombre se salta una orden de alejamiento, entra a la vivienda de su expareja, le da una paliza, la estrangula y la cuelga del techo con el cable telefónico

1. 5/07/18. Martha Josefina Arzamendia de Acuña, 47 años. Madrid (Madrid, Comunidad de Madrid). Feminicidio íntimo. El hombre tenía una orden de alejamiento en vigor. Cifra oficial.

Martha Arzamendia de Acuña, de 47 años, había llegado a Madrid desde Paraguay hacía 14 años. En ese país había dejado a su marido y a sus hijos, Michel y Karina Acuña, mayores de edad, para trabajar como empleada del hogar. Instalada en Madrid, trabajaba cuidando a una anciana en Ciudad Lineal y comenzó a salir con un hombre de origen cubano, llamado Noel Blanco y apodado El Cubano, de 44 años, que en el momento de los hechos era su expareja. Se habían conocido hacía dos años. Vivieron en un local transformado en vivienda en el bajo del número 11 de la calle Goiri, en el barrio de Tetuán de Madrid.

La madrugada del viernes 6 de julio de 2018 una mujer llamó al 112 a las 00:45 horas alertando de un posible asesinato en la calle Goiri. Una patrulla de la Policía Nacional trató de forzar la puerta del edificio contiguo al hogar de la pareja, pero no pudieron entrar. “Abortamos que aquí no es”, dijo un agente. Se dirigieron entonces al local, rompieron la verja negra que protegía la entrada y quebraron el cristal de la puerta para accionar el picaporte.

Una mujer de melena rubia y con signos de violencia colgaba del techo con un cable al cuello. El interior del domicilio se hallaba revuelto y con manchas de sangre. El asesino que había estrangulado a Martha con sus manos hasta la muerte y después la había colgado, no se encontraba en el lugar de los hechos. Los sanitarios sólo pudieron certificar que la víctima llevaba muerta unas dos horas.

Según la investigación desarrollada por la Policía, todo comenzó mientras la víctima charlaba por teléfono con una de sus amigas. Martha ya había denunciado a Noel un par de veces. La primera fue ocho meses atrás, cuando el hombre le propinó una golpiza en la calle; la segunda, por violación a la orden de alejamiento que pesaba sobre él y que llevaba alrededor de un año incumpliendo sistemáticamente. Con la promesa de que no le iba a hacer daño, él había pedido verla ese día. Noel era albañil y estaba en situación irregular en España, quería que Martha le arreglara los papeles. La amiga, al otro lado de la línea, escuchó cómo El Cubano agredía y amenazaba a Martha. Ella fue la que, asustada, terminó por llamar a la policía. Agentes de la comisaría de Tetuán, de la Unidad de Homicidios y de la Policía Científica se presentaron en el número 11 de la calle Goiri. Unos funcionarios del Grupo de Atención al Ciudadano (GAC) consiguieron contactar con Noel y le convencieron para que cooperara. El Cubano se entregó en la comisaría de Tetuán y pasó a dependencias de la Brigada Provincial de la Policía Judicial, donde confesó ante el Juez que había estrangulado a Martha el 5 de julio de 2018 con sus propias manos y luego le rodeó el cuello con el cable del teléfono, previamente le había propinado una paliza, por lo que se le dictó prisión provisional sin fianza. El cuerpo de Martha fue trasladado al Instituto Anatómico Forense, donde se le practicó la autopsia que determinó que había muerto por asfixia.

ID: 1632. Con información de La vanguardia, Europa Press, ABC, El Español, Extra.

Un hombre degüella a su esposa en el domicilio familiar y luego se suicida

2. 6/07/18. María Isabel Fuente Antuña, 84 años. La Felguera (Asturias). Feminicidio íntimo. Cifra oficial.

Maribel Fuente Antuña, de 84 años, fue asesinada por su marido, Luis Llaneza Llaneza, de 88 años, en el domicilio familiar del barrio de La Campa, en el número 5 de la calle Juanito Perotti de la localidad de La Felguera en el consejo de Langreo, Asturias. Degolló a su esposa con un cuchillo a primera hora de la mañana y dejó el cadáver en la cama. Luego el hombre se tiró por la ventana. Una vecina, sobre las siete de la mañana, encontró el cuerpo sin vida del hombre sobre la carretera. Dejó una nota manuscrita para disculparse con sus hijos José Ramón, Ana María y Beatriz. No existían denuncias por malos tratos pero por la forma en la que murió la mujer, degollada, y que la carta sólo estuviese escrita por él -aunque la mujer tuviese alzhéimer-, hizo que, siguiendo estrictamente el protocolo, la Delegación para la Violencia de Género, en Madrid, lo considerase violencia de género.

ID: 1633. Con información de La Nueva España, El Comercio, Eitb, Europa Press.

Un hombre con una orden de alejamiento asesta 15 puñaladas a su expareja en el domicilio donde vivía con sus dos hijas menores

3. 7/07/2018. Cristina Marín, 24 años. Lepe (Huelva, Andalucía). Feminicidio íntimo. El hombre tenía una orden de alejamiento en vigor. La joven deja huérfanas a dos niñas de dos y cinco años. Cifra oficial.

Hace cuatro años, Cristina Marín, con 20 años recorrió más de 4.000 km desde su ciudad natal, Râmnicu Sărat (Rumanía), hasta la localidad onubense de Lepe, donde empezó a trabajar en la colecta de fresas. No viajó sola: su marido, también rumano, y su hija -de poco más de un año- se instalaron con ella en su casa de la calle Méndez Núñez, en dicho municipio. En España, tuvo otra hija. Llevaba una vida de sacrificio y sus pequeñas eran el centro de su vida.

Pero, en el último año, las cosas empezaron a torcerse. Su marido empezó a maltratarla. Ella, haciendo uso del coraje que la impulsó a abandonar su país para trabajar, no se lo calló. En junio de 2018 denunció los hechos a la policía y consiguió expulsarle de su hogar. Ella se quedó con las niñas y a él se le impuso una orden de alejamiento de 200 metros.

Tras pasarse cuatro años recogiendo fresas en Huelva, y con 24 años, consiguió empleo como ayudante de cocina. Acababa de cumplir su primera semana en este nuevo puesto cuando se topó con su expareja, que había incumplido una orden de alejamiento para asesinarla.

El sábado 7 de julio de 2018 cuando eran las 8:30 de la mañana en Lepe una vecina de la calle Méndez Núñez escuchó unos gritos. La mujer, asustada, se asomó a la calle para averiguar de dónde procedían. Nada más cruzar el umbral de su puerta, vio a un hombre echar a correr dejándose abierta la puerta de la casa de la que salía. La vecina entró discretamente en el número 12 de la calle Méndez Núñez, domicilio del que provenían los gritos. Allí se encontró con el cuerpo sin vida de una mujer ensangrentado y marcado con numerosas heridas de arma blanca. Le habían asestado 15 puñaladas, una de ellas atravesando su cuello. Era Cristina Marín. El hombre al que había visto correr, el presunto asesino, era la expareja de Cristina: Laurentiu Daniel Vasii, de 32 años. La joven rumana ya había denunciado al que era su exmarido por malos tratos y le habían puesto una orden de alejamiento.Daniel no podía acercarse a menos de 200 metros de Cristina ni podía comunicarse con ella. Estas medidas no pudieron impedir que acabara con la vida de su exesposa.

El supuesto asesino huyó del lugar de los hechos en el coche de su hermano y se refugió en Tariquejos, una zona muy frecuentada por temporeros. Ocultó el vehículo en un cañaveral y trató de pasar desapercibido. Pero la Guardia Civil recibió un aviso de una persona que paseaba por allí que vio el coche y pensó que era robado. Gracias a esto los agentes detuvieron a Daniel como principal sospechoso del asesinato de Cristina. La Guardia Civil comprobó que en los días previos al asesinato, la expareja le había enviado 78 llamadas de móvil. El juzgado de Primera Instancia e Instrucción Nº 3 de Ayamonte decretó prisión provisional comunicada y sin fianza.

Las dos hijas de Cristina -de 2 y 5 años- dormían mientras su padre asesinaba a su madre. Las menores no tienen familia cercana salvo por parte de padre, ya que hay cuatro hermanos de Daniel que viven en Lepe, por lo que la Administración andaluza ha tenido que activar el protocolo de actuación para estos casos. Las niñas pasaron a un centro de acogida de la Junta de Andalucía, atendidas y acompañadas por profesionales.

El cuerpo de Cristina permaneció en Lepe y tuvo un funeral sufragado por donaciones de voluntarios de todo el territorio español.

ID 1634. Con información de El País, El Confidencial Andaluz, La mar de Onuba, El Periódico, Huelva Información, Huelva Ya, la vanguardia, El Español.

Un hombre abusa sexualmente de su esposa y la asesina golpeándole la cabeza con un palo

4. 9/07/18. Alí L. 49 años. Collado Villalba (Madrid, Comunidad de Madrid). Feminicidio íntimo. Cifra oficial.

A las 00:50 del 9 de julio de 2018 el 112 de Emergencias recibió el aviso alertando de una riña con alguien herido en la Plaza de la Estación de Collado Villalba. A la llegada de los sanitarios del Summa a una chabola en la avenida de Galapagar, 8 (antigua carretera de Galapagar), una mujer, Ati o Alí L., de 48 años, estaba en parada cardiorrespiratoria. Presentaba un traumatismo craneoencefálico severo, y, aunque estuvieron realizándole las maniobras de reanimación durante media hora, tuvieron que certificar su fallecimiento. Según informes de la Guardia Civil, el marido de la víctima, Ismael A., de 59 años y de nacionalidad rumana, llegó ebrio a casa y discutió con su pareja, Alí L., también de origen rumano. Abusó sexualmente de ella y acabó golpeándola en la cabeza con un palo, lo que le ocasionó la muerte. Ambos vivían en la vivienda con un hijo de 20 años, detrás de la estación de tren y se dedicaban a la venta de chatarra. Posteriormente, la Guardia Civil detuvo a Ismael A. que se encontraba en las inmediaciones. Al parecer, la agresión se debió producir fuera de la infravivienda y luego el detenido introdujo el cuerpo dentro, ya que tenía signos de que había sido arrastrado. No existían denuncias previas por maltrato.

ID: 1635. Con información de El Español, La Vanguardia, El Mundo, El Confidencial, El Comercio, ABC.

Un militar asesina a su mujer y a sus hijas de cinco y tres años y luego se suicida

5. 16/07/18. (fecha de hallazgo del cadáver) Paula Teresa Martín, 40 años. La Orotava (Santa Cruz de Tenerife, Islas Canarias). Feminicidio íntimo. Fue estrangulada por su marido. El caso está en investigación por la Delegación de Gobierno para la Violencia de Género. La mujer deja huérfano a un hijo de 12 años.
6. 16/07/2018. (fecha de hallazgo del cadáver) Miranda Rodríguez Martín, cinco años. La Orotava (Santa Cruz de Tenerife, Islas Canarias). Feminicidio infantil. De momento, no es cifra oficial para la Delegación de Gobierno pero está en investigación.
7. 16/07/2018. (fecha de hallazgo del cadáver) Paula Rodríguez Martín, tres años. La Orotava (Santa Cruz de Tenerife, Islas Canarias). Feminicidio infantil. Asesinada junto a su madre y su hermana de cinco años a manos de su padre. En investigación.

Paula Teresa Martín, 40 años, natural de La Orotava, era conocida en el pueblo tinerfeño por su cercanía y amabilidad. Vivía en un edificio construido por su padre, muy popular en la localidad, junto a su pareja y sus dos niñas pequeñas de 3 y 5 años y un hijo varón de un primer matrimonio de entre 11 y 12 años.

El sábado 14 de julio de 2018, a mediodía, los ahora fallecidos asistieron a una comida familiar en el pueblo. Este fue el último momento en que la familia fue vista con vida, según ha corroborado el propio alcalde de La Orotava. El marido de Paula, Israel Rodríguez, de 45 años y militar condecorado, decidió acabar ese día con las vidas de su mujer e hijas. Paula y sus dos hijas se encontraban reunidas en su casa, en el número 30 de la calle Cruz de los Martillos, cuando Israel ejecutó su plan. El niño de 12 años no durmió en el domicilio familiar por mandato de sus padres. El informe preliminar determinó que Paula Teresa, de 40 años, murió por estrangulamiento lo que le causó una anoxia encefálica (falta de oxígeno en el cerebro) y las niñas Paula y Miranda, de 3 y 5 años, por asfixia mecánica por sofocación, probablemente mediante una almohada apretada fuertemente contra sus rostros, dos días antes de que fueran encontrados los cuerpos. Tras esto, Israel tumbó los cadáveres de sus hijas, perfectamente vestidas y con un peluche entre sus manos, en una cama. Después, tomó el cuerpo de su pareja y lo colocó en medio de sus hijas. Por último, dejó una carta escrita de su puño y letra. Esta fue la escena preparada que encontraron los agentes de la Guardia Civil cuando entraron en la vivienda por una llamada de alerta a las 12:30 del 16 de julio. Hecho esto, ató con gran habilidad una cuerda al techo y se colgó del cuello, suicidándose. El hombre extinguió cada vida que encontró en su casa. La mascota de la familia, un pequeño perro de unos tres kilos de peso, también apareció muerto al pie de la cama. Israel Rodríguez Miranda, había nacido en Zamora y residía en La Orotava desde hace unos 10 años. De profesión militar, participó en misiones en lugares como Afganistán y Kosovo. Por su labor recibió la Cruz al Mérito Militar en 2009, la máxima condecoración que puede entregarse en tiempos de paz. Actualmente, Israel trabajaba como técnico de mantenimiento del Batallón de Helicópteros de Maniobra (Bhelma VI), en la base de Los Rodeos, a 24 kilómetros de donde sucedieron los hechos.

El curso que ha tomado la investigación -aún abierta- apunta a que la mujer se ha convertido en la segunda víctima de violencia machista en Canarias en 2018, según ha informado el gobierno regional. A fecha 19 de septiembre de 2018 el juzgado de primera Instancia e Instrucción número tres de La Orotava se inhibió de la causa de la muerte de Paula Teresa Martín y de sus dos hijas menores a favor del Juzgado de primera Instancia Nº 2 competente en asuntos de violencia de género, según lo informado por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias. No había denuncias previas por violencia de género o malos tratos.

ID 1637: Con información de El País, Público, Cuatro, Diario.es, Cadena SER, El Mundo, El Español.

Un hombre degüella a su esposa en la vivienda familiar, se autolesiona y llama a la Policía para confesar el crimen en La Coruña.

8. 18/07/18. María Judith Martins Alves. 57 años. La Coruña (La Coruña, Galicia). Feminicidio íntimo. La mujer fue degollada con un arma blanca por su marido, Ramón Saiz González, quien confesó los hechos. Cifra oficial.

María Judith Martins Alves, de 57 años, llevaba poco tiempo viviendo en A Coruña. Mujer luchadora, trabajadora, compartía piso con su marido, Ramón Saiz González, de 54 años, en la zona más céntrica de la ciudad gallega. El matrimonio había trabajado en la misma calle en la que residían: El quinto izquierda del Nº 34-36 de la calle de la Estrella. Les había unido el mismo lugar de trabajo. Ella se ganaba la vida como cocinera: se encontraba entre los fogones del Restaurante Portofino. Su marido, por su parte, fue camarero, siempre de cara al público. Los vecinos le describen como una persona “agria”.

María Judith padecía fuertes dolores y tenía problemas de movilidad. Había abandonado su empleo y ya casi no la veían por la calle. Ramón también había dejado su empleo.
El 18 de julio de 2018 a eso de las 19:00 horas Ramón regresó a la vivienda desde O Fogar da Bruxa, un establecimiento que está a los pies de su domicilio y degolló a su mujer. Luego intentó quitarse la vida, no sin antes dejar una carta en la vivienda y llamar a la Policía para confesar su crimen. “He matado a mi mujer”, esgrimió en la llamada a las autoridades. Cuando llegaron los agentes, encontraron el cuerpo de María, ya sin vida, en el domicilio. El asesino les había abierto la puerta y presentaba heridas en las muñecas tras su intento de suicidio. Finalmente, fue trasladado al Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña para realizarle un examen psicológico.

La pareja de María Judith permaneció ingresada y custodiada por agentes hasta que le dieron el alta el viernes 20 de julio. El juez encargado del caso tuvo que acudir al hospital para tomarle declaración. Acusado de homicidio, Ramón entró en prisión provisional sin fianza el mismo viernes. En la pareja no existían denuncias previas.

ID 1640: Con información de 20 Minutos, El Faro de Vigo, La Voz de Galicia, El Correo Gallego, La Rioja, Cadena SER, Telecinco.

Un policía nacional en proceso de separación mata de dos tiros a su expareja y también ataca a un vecino en la azotea de su casa

9. 24/07/18. María Isabel Alonso López, 63 años. Astorga (León, Castilla y León). Feminicidio íntimo. Cifra oficial.

Decenas de personas se agolpan a las puertas de la iglesia parroquial Puerta de Rey, en Astorga. Prácticamente no hay sitio en el interior de esta basílica que a las cinco de la tarde del miércoles despide en una misa funeral a María Isabel Alonso.

Hacia las 2:20 horas de la madrugada del martes 24 de julio de 2018 Ángel Arias, policía nacional jubilado de 69 años, descerrajó dos disparos con un arma corta contra su esposa, María Isabel Alonso, de 62 años, arrebatándole la vida, en la vivienda que compartían del primer piso de la calle Santa Colomba del barrio Puerta de Rey de Astorga. Maribel murió en el acto. Luego, el supuesto asesino subió hasta la segunda planta del mismo edificio e intentó matar a Jesús González, de 60 años, padre de familia y vecino del bloque. Tras dispararle en el hombro, sin ocasionar heridas graves, forcejeó durante unos minutos con él hasta que los servicios de emergencia llegaron -a las 2:49 horas- al lugar de los hechos. El detonante del suceso, que finalizó con una víctima mortal y un herido, habría sido un mensaje de WhatsApp entre Maribel y Jesús González, que padece una dolencia cardiaca, según fuentes cercanas al entorno de la mujer.

El matrimonio se encontraba en proceso de divorcio desde el pasado mes de mayo aunque seguían compartiendo el mismo domicilio conyugal. Según confirma la Subdelegación del Gobierno de León, no se registraron denuncias por violencia de género previas al crimen.

Maribel, de 62 años, deja dos hijos: Iván y Laura y una nieta de un año y medio, Triana. Aunque era originaria de la localidad de Librán, en la comarca del Bierzo (León), residía desde hace décadas en la capital maragata, Astorga. Los vecinos la definen como una mujer reservada, en parte introvertida. Maribel era ama de casa y esporádicamente trabajaba en algún comercio de la zona. Desde hacía meses estaba entregada a su hija Laura, cantante de orquesta, que había sufrido un divorcio “muy complicado”, según califican los vecinos.

“Tuvo que ser una discusión muy fuerte, le pillaría con otro”, comenta un grupo de vecinos en las inmediaciones de la iglesia. Culpabilizar a la víctima es una respuesta social que se produce con frecuencia por desconocimiento sobre la violencia de género. Es algo que no sólo perjudica a la familia y al entorno de la asesinada, sino a las futuras víctimas de violencia de género que quieran denunciar una situación similar.

El 25 de julio el Juzgado de Instrucción número 1 de Astorga decretó prisión provisional, comunicada y sin fianza para el presunto asesino, después de que permaneciera 36 horas detenido en la comisaría de la ciudad.

ID 1641: Con información de Cadena SER, ILeón, La Vanguardia, Astorga Redacción, Leonoticias, Diario de Valladolid, El Español.

De las nueve mujeres asesinadas en España en el mes de agosto, siete asesinatos fueron feminicidios íntimos, de los cuales seis han sido reconocidos como cifra oficial y uno está en investigación por parte de la Delegación de Gobierno. Un feminicidio/asesinato sin datos suficientes ha sido registrado por la muerte de una mujer en una residencia de ancianos a manos de un compañero que no es cifra oficial. Tampoco es cifra oficial un feminicidio familiar donde un hijo asesinó a su madre asfixiándola.

RESEÑAS

Un hombre de 82 años mata a su esposa a puñaladas en la vivienda en la que vivían

1. 06/08/18. Mari Paz Martínez, 78 años. Barcelona (Barcelona, Cataluña). Feminicidio íntimo. Cifra oficial.

A las 13:20 del lunes seis de agosto de 2018 los Mossos d’Esquadra recibieron el aviso de una persona que informaba que sus padres estaban heridos en el interior de su casa, en la calle Escultor Canet en el barrio de Sants-Montjuïc en Barcelona. Al llegar, los sanitarios de Emergencias se encontraron a una mujer ya muerta y al hombre, malherido y tumbado en el suelo de la vivienda. La víctima, Mari Paz Martínez, tenía 78 años y su marido, José Julve de 82 años la había apuñalado hasta matarla clavándole dos veces un cuchillo en el pecho. Luego trató de suicidarse, quedó malherido y siendo trasladado al hospital más cercano para pasar luego a disposición judicial.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña señaló que no había antecedentes de violencia en la pareja.

ID: 1642. Con información de RTVE, ABC, El Confidencial, El Periódico.

Parte de cadáver de una mujer es encontrado en una nave incendiada. Posteriormente la investigación da con su pareja, el “rey del cachopo”, quien supuestamente asesinó y descuartizó a su novia

2. 13/08/18. (Fecha de hallazgo del cadáver) Heidi Paz Bulnes, 25 años. Madrid (Madrid, Comunidad de Madrid). Feminicidio íntimo. Cifra oficial. Deja huérfanos a dos hijos de nueve y tres años en Honduras.

A las 14:10 horas del día 13 de agosto en la calle Sebastián Gómez, en el barrio de Almendrales, distrito de Usera de Madrid, los bomberos acudieron a atender un pequeño incendio en una nave de dos plantas tras una llamada de los vecinos.

Los agentes encontraron en el lugar una maleta cubierta en la planta menos 1, alrededor de un gran charco de sangre. En su interior hallaron el tronco de una mujer despedazado en varios trozos con un polvo blanco por encima, quizá un acelerante para que pudiera arder más fácil el cadáver, por lo que el incendio había sido provocado para deshacerse de la maleta. La persona que tenía alquilada esta nave era el empresario de la hostelería madrileña César Román Viruete alias el rey del cachopo.

La policía identificó el jueves 15 de noviembre tras realizar pruebas de ADN, al cadáver de la mujer descuartizada como el de Heidi Paz Bulnes, de 25 años, la última pareja de César Román Viruete, desaparecido a finales de julio tras llevar a la quiebra a sus empresas y dejar tras de sí importantes deudas.

Gloria Bulnes, la madre de la víctima, denunció en julio la desaparición de su hija, que tenía dos hijos de nueve y tres años en Honduras. La primera hipótesis fue que había huido junto a César Román, escapando de las deudas que había generado. Entre ellos surgió una relación cuando trabajaban juntos en una de las cinco sidrerías que él regentaba en Madrid.

La repentina desaparición de ambos generó dudas cuando los investigadores conectaron a Román con el trozo de cadáver encontrado en el almacén de Usera, que estaba a nombre de una de sus compañías. La policía le enseñó a Gloria Bulnes las imágenes de una maleta que ella no supo identificar. Dentro estaba el cuerpo cercenado. El 13 de septiembre los investigadores le tomaron pruebas de ADN para cotejarlas con los del cadáver y determinar si el tronco, que fue encontrado carbonizado, era de Heidi Paz. Los investigadores ven la mano de un experto tras ese macabro cercenamiento. Le habían cortado manos, pies y cabeza y quitado los implantes mamarios a la víctima, como si supieran a ciencia cierta que estos traen un número de identificación que los hace fácilmente reconocibles.

Ese mismo jueves, 15 de noviembre, se dictó orden de búsqueda y detención contra César Román una vez que el cotejo del ADN confirmó que el cuerpo hallado el pasado 13 de agosto desmembrado dentro de una maleta en una nave del distrito madrileño de Usera era el de su novia. Asimismo, fuentes policiales confirman que César Román tiene antecedentes por violencia de género y quebrantamiento de la orden de alejamiento que  afectan a su exmujer y madre de su hija.

César Román fue detenido el viernes 16 de noviembre gracias a los dueños del negocio Casa Gerardo que lo reconocieron y avisaron a las autoridades. Ha sido localizado en Zaragoza mientras trabajaba bajo otra identidad en un céntrico restaurante de la capital. La detención se llevó a cabo por orden de la juez que lleva el caso, Rosa María Freire Pérez, titular del Juzgado de instrucción número 32 de Madrid.

La titular del Juzgado de guardia de Zaragoza acordó el sábado 17 de noviembre el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza de César Román como presunto autor del asesinato de su novia, Heidi Paz.

ID: 1669. Con información de El Periódico, El País, Europapress, Madrid Diario, Alerta Digital, La Razón, ABC, El Cierre Digital, Interviú, La Prensa Honduras, Columna Cero, El Heraldo, El Mundo, Rambla Libre.

Un hombre apuñala a su pareja y la abandona dentro de un coche en un hospital

3. 14/08/2018. Leyre González Justo, 21 años. Dúrcal, (Granada, Andalucía). Feminicidio íntimo. Es cifra oficial. La mujer deja huérfano a un hijo de dos años.

Leyre González Justo, tenía 21 años y se había trasladado recientemente a Dúrcal, Granada, con su bebé de dos años y su pareja para comenzar una nueva vida. Había elegido Granada porque su familia materna vivía en el barrio de Zaidín. Su pareja, Mustafá, de 39 años y que había estado en prisión, le llevaba 17 años y ayudaba económicamente a la familia de su madre. En el domicilio donde convivían, en la calle Escribano, cerca de la Plaza de España de Dúrcal, pasada la medianoche del lunes 6 de agosto de 2018 Mustafá le asestó varias puñaladas con un arma blanca para luego abandonar a Leyre agonizante en un coche en el centro de salud de la localidad y huir. Personal del servicio sanitario encontró a la mujer pasadas las 00:30 de la madrugada malherida y en parada cardiorespiratoria, no pudieron hacer nada por reanimarla. El hombre, que fue localizado posteriormente, fue detenido por la Guardia Civil. No se había cambiado de ropa y llevaba el pantalón lleno de sangre.

“Le dije que llevaba dos noches escuchándola llorar y le pregunté si ocurría algo. Me dijo que no, pero su pareja, que estaba al principio de la calle, juntó las manos dirigiéndose a mí para pedirme perdón”, reconocía una vecina de la víctima, Toñi, en la concentración en el ayuntamiento para honrar la memoria de Leyre. No constaban denuncias por violencia de género ni había ninguna orden de alejamiento. La pareja tenía una niña de dos años. El hombre fue enviado a prisión provisional, comunicada y sin fianza.

ID: 1643. Con información de Ideal, El Independiente de Granada, Andalucía Información, El País, El Español.

Un hombre mata a tiros a su mujer por la espalda, en la vivienda familiar

4. 19/08/2018. Ana Belén Varela Ordóñez, 50 años. Cabana de Bergantiños (La Coruña, Galicia). Feminicidio íntimo. Cifra oficial.

Ana Belén Varela Ordóñez tenía 50 años. Durante una larga temporada regentó una cafetería en la localidad de Ponteceso y para progresar, hacía años que había abierto un taller de costura instalado en la planta baja de su casa de Cabana de Bergantiños (A Coruña) en el Nº 14 de la carretera AC-430. Estaba a punto de abrir otro taller de costura en Malpica, una localidad costera y cercana y se hallaba en trámites de separación de su marido. Había pedido el divorcio después de tres décadas de matrimonio con Julián Gil Pose, de 56 años, con quien tenía dos hijos en común, un varón de 27 y una chica de 25 años.

El domingo 19 de agosto de 2018 pasadas las cinco de la tarde, en la planta baja dónde estaba el taller de costura, Julián utilizó unrevólver sin licencia, y con él le descerrajó tres tiros por la espalda a Belén cuando ella intentaba escapar. Los tres disparos le alcanzaron a la altura de la cabeza. Sus hijos se encontraban en la casa cuando ocurrieron los hechos y ambos presenciaron la escena. Tras los disparos, el mayor de los hermanos dio la voz de alarma y llamó a su tío. El hermano de Belén, la víctima, trabaja como voluntario de Protección Civil en el pueblo. Fue el primero en llegar y el primero en atenderla, antes de que llegasen los servicios sanitarios a la escena del crimen. Se enviaron una ambulancia y un helicóptero a la casa familiar pero nada pudieron hacer por salvar la vida de Belén que falleció a los pocos minutos en medio de un charco de sangre.

El Juzgado de primera instancia Nº 1 de Carballo ha enviado a Julián Gil Pose a prisión sin fianza por un delito de asesinato y otro de tenencia ilícita de armas. No había denuncias previas por malos tratos. 

ID: 1644. Con información de La Voz de Galicia, Europapress, RTVE, El Español.

Un hombre mata a su prometida a puñaladas en la vivienda que compartían

5. 23/08/18. María Estela Izaguirre, 35 años. Nou Barris (Barcelona, Cataluña). Feminicidio íntimo. Cifra oficial. Deja huérfana a una hija menor de edad.

María Estela Izaguirre, de 35 años, hacía cinco años había abandonado su Honduras natal para mejorar sus condiciones de vida en España. La mujer se asentó en el distrito de Nou Barris, en Barcelona, donde trabajaba cuidando a una señora. Allí había conocido a Didier Calderón, de 27 años y también de Honduras, que tenía una hija menor de una relación anterior.

La pareja comenzó a compartir piso y, tras dos años de relación, Didier le pidió matrimonio a Estela. La mujer, emocionada, no dudó en anunciarlo en sus redes sociales. “Solo esperando con ansias este gran día, nuestro día mi amor”, escribió en un post: “hoy por fin te lo digo que sí te acepto como mío para toda la vida, hermoso. Muy pronto serás Calderón de Izaguirre. Y ya acepto por anticipado que sí quiero ser tu esposa para toda la vida mi hermoso Didier Calderón”.

Estela y Didier vivían juntos en la calle Vallciviera 22. Se les solía ver juntos en los bares o la plaza de la zona. Ambos trabajaban y, cuando uno salía antes que el otro, se iban a buscar a sus lugares de empleo. El miércoles 22 de agosto la pareja estuvo hasta tarde en la terraza del bar que queda justo debajo de la ventana del domicilio de ella, un entresuelo en unas viviendas de protección oficial de los años sesenta. La pareja luego se retiró a su vivienda acompañados por una amiga de Estela.

Sobre las cuatro de la madrugada del jueves 23 de agosto, según el relato de la amiga de Estela, los tres se encontraban en la misma habitación cuando comenzó una fuerte discusión entre la pareja por celos. La amiga de Estela se ausentó a la cocina. Didier llegó donde se encontraba la testigo y rebuscó en los cajones hasta dar con un cuchillo. Sin pensarlo dos veces regresó a la estancia.

La amiga de Estela seguía en la vivienda, en la cocina, sin querer entrometerse en los problemas de la pareja. Sin embargo, al escuchar los gritos de socorro de Estela, no pudo permanecer quieta y se acercó a la habitación donde estaban. Allí pudo ver cómo Didier apuñalaba reiteradamente a Estela con el cuchillo. Se abalanzó sobre él para detenerle. Estela se encontraba muy malherida y la amiga llamó a los Mossos.
Antes de que llegaran los servicios de emergencia, Didier abandonó la vivienda y en una fuente pública se lavó las manos y limpió el arma del crimen para arrojarla en una zona boscosa. Luego, al ver la vivienda rodeada de coches policiales, se entregó.

Estela fue trasladada al Hospital de Vall d’ Hebrón, donde trataron de salvarle la vida, pero su estado era crítico. Presentaba una puñalada profunda en el estómago y varias heridas de defensa. Tras siete horas de lucha, falleció el mediodía del jueves 23 de agosto de 2018 en el hospital. No había denuncias previas por malos tratos. El sábado 25 de agosto el Juzgado de Violencia Nº 5 de Barcelona acordó prisión provisional, comunicada y sin fianza para Didier Calderón.

ID: 1645. Con información de El Periódico, La Vanguardia, El Heraldo de Honduras, Europa Press, El Español.

Un hombre mata a su esposa a golpes en el domicilio familiar y limpia el escenario del crimen para hacerlo aparecer como un accidente

6. 25/08/18. Natalya Balyuk, 37 años. Huarte (Pamplona, Navarra). Feminicidio íntimo. Cifra oficial. 

Antes de que llegasen los agentes de la Policía Foral, Artem Balyuk, camionero de 41 años, limpió con la ayuda de su madre toda la sangre que había en la vivienda para que la paliza que le había dado a su mujer, Natalya Balyuk, de 37 años, entre las 04:30 y las 16:30 del sábado 25 de agosto de 2018 pareciese un accidente. Sucedió en el número tres de la calle Zarraondoa, en Huarte, a unos pocos kilómetros de Pamplona. Artem había propinado a su mujer una serie reiterada de golpes con los puños, dirigidos a diversas partes del cuerpo, algunos de ellos de lleno en la cabeza. Como resultado de estos golpes, la víctima se desmayó y perdió la consciencia.

Cuando terminó de limpiar, llamó a eso de las 16:30 al servicio de emergencias de Navarra para avisar que necesitaba asistencia. Dijo que su pareja acababa de sufrir una terrible caída en el baño y se encontraba inconsciente. Los servicios del 112, Emergencias de Navarra, llegaron pasadas las 16:30 a la casa. Encontraron que Natalya presentaba una serie de golpes en numerosas partes del cuerpo, algunos de ellos en la cabeza. Fue ingresada en la U.C.I. del Complejo Hospitalario de Navarra, pero ya nadie pudo hacer nada por su vida. Murió el lunes 27 de agosto. El visceral ataque había acabado con ella en apenas 24 horas. Por las mentiras y las contradicciones en su versión, Artem fue detenido y puesto a disposición judicial el martes por la Policía Foral como sospechoso del asesinato. Contaba con dos antecedentes policiales por maltratado a su mujer antes de matarla a golpes. El Juzgado de Instrucción número 2 de Aoiz decretó su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza.

ID: 1646. Con información de EITB, El País, Diario de Navarra, El Español.

Un hombre de 89 años mata a una mujer de 84 en una residencia de ancianos

7. 26/08/18. Nombre y apellidos no conocidos, 84 años. Valle del Guadalhorse (Málaga, Andalucía). Feminicidio/Asesinato sin datos suficientes. Cifra no oficial.

Pasadas las tres de la madrugada del sábado al domingo 26 de agosto de 2018, las cámaras de video vigilancia que el personal utiliza para controlar a los internos de la Residencia DomusVi Sierra de las Nieves, ubicada en la localidad de Guaro, más concretamente en el partido La Loma, registraron el ataque de un anciano de 89 años a una mujer de 84 años. En la grabación se observa a la mujer deambulando por el pasillo y, posiblemente desorientada, cuando hace ademán de entrar en la habitación del agresor, que en esos momentos ya se había soltado de las cintas que lo sujetaban y estaba fuera del cuarto. El anciano, al ver la maniobra de la mujer, se dirigió a ella, la tiró al suelo y la emprendió a patadas. Tras un primer ataque, volvió sobre sus pasos y la golpeó nuevamente. También golpeó a su compañero de habitación, si bien este último no sufrió lesiones de gravedad. Cuando el personal de la residencia descubrió lo ocurrido, avisó inmediatamente a los servicios de emergencias y a la Guardia Civil. Los sanitarios no pudieron hacer nada por la vida de la mujer y se limitaron a certificar su muerte. Tras ello, se activó el protocolo y se avisó a la comisión judicial para proceder al levantamiento del cadáver. Víctimas y presunto agresor eran residentes del área de trastornos de la conducta, donde reciben tratamiento especializado aquellas personas mayores que sufren alguna patología que afecta a su comportamiento. Salvo que sean pareja, hombres y mujeres duermen en módulos separados. El supuesto homicida fue ingresado en la Unidad de Agudos del Hospital Clínico Universitario a la espera de su valoración psiquiátrica.

El 28 de agosto, el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Coín ordenó, a petición de la Fiscalía, el internamiento del hombre de 89 años que mató a una interna de 84 e hirió a su compañero de habitación en la residencia de Guaro. Se le investiga por un delito de homicidio. El juez ha decretado que ese internamiento se produzca en un psiquiátrico, aunque también estaba previsto que, en el supuesto de que no exista un centro de este tipo en la zona, dicha medida «se sustituiría por su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza», según el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Finalmente, el anciano entró la noche del 28 de agosto en la cárcel de Alhaurín de la Torre. El hombre había sido detenido el lunes 27 de agosto al recibir el alta médica en el área de Agudos del Hospital Clínico, donde había ingresado tras la agresión para recibir tratamiento psiquiátrico.

El arrestado de 89 años es un vecino muy popular en la localidad de Guaro por haber pasado toda su vida vinculado a sus tierras, aunque muchos le recuerdan por haber protagonizado algún que otro episodio violento. Algunos vecinos recuerdan otros episodios violentos protagonizados por el detenido en el establecimiento donde mató a su compañera: «Muy violento, ya la lió una vez en la residencia»

ID: 1647. Con información de Diario Sur, Norte de Castilla, La Opinión de Málaga, Bekia, Heraldo.

Un hombre estrangula a su mujer en la vivienda que comparten en una pedanía en Orihuela

8. 27/08/18. Ivanka Petrova, 60 años. Orihuela (Alicante, Valencia). Feminicidio íntimo. Cifra oficial.

Tan sólo unos minutos pasaban de las primeras luces del día cuando Ivanka Petrova cerraba la puerta de su domicilio, una pequeña casa a dos alturas en la pedanía oriolana de los Desamparados, en Alicante, y salía, diligente, a trabajar cumplidora y laboriosa. Con 60 años y melena rubia la caracterizaba la discresión. Quienes la conocieron la describen como “una persona tranquila, trabajadora incansable”. Era cuidadora en casa de personas mayores y, en la última década, se había dedicado exclusivamente a la misma familia.

Desde el domicilio que compartía con Ivanka en la vereda de la Buena Vida, Matey, de 57 años, llamó al 112 en torno a las 7:45 horas del lunes 27 de agosto de 2018 para comunicar que acababa de matar a su pareja sentimental. Al llegar los servicios médicos y los agentes policiales, el autor confeso se entregó sin oponer resistencia y la víctima, que presentaba muestras de haber sido estrangulada, ya no daba señales de vida. El levantamiento del cadáver se realizó a las 10:50 horas. Posteriormente, la autopsia ha determinado que, en realidad, la mujer llevaba ocho horas muerta.

Ivanka no solía salir mucho por Desamparados. Natural de Pazardzhik (Bulgaria), un pequeño pueblito cercano a Sofía -tal y como ella misma contaba-, llevaba en España más de 15 años. Siempre había residido en Alicante: primero lo hizo en Orihuela, a donde llegó en 2003, después, se mudó a Desamparados, un núcleo poblacional del mencionado municipio alicantino a apenas 10 minutos en coche y casi en el límite de la Comunidad Valenciana con Murcia.

La mujer, que era madre de una chica que reside en Bulgaria, trabajaba como cuidadora. El cuidado de ancianos era una constante en su historial laboral, pero también se incluyen distintos empleos como limpiadora o trabajando en el campo, en la huerta. Era el sustento económico de su casa. Matey, su pareja —también de nacionalidad búlgara— estaba en casa porque, según los vecinos, una enfermedad le afectaba a las piernas y la columna vertebral. Estaba en el paro y también según los vecinos “se pasaba los días en los bares”. La principal hipótesis con la que trabajan los investigadores de la subdelegación del Gobierno en Alicante apunta a que el móvil del crimen podría haber sido los celos. Al parecer, Ivanka, había tratado de dejar a su pareja, pero no lo hizo porque el hombre estaba en el paro y padecía una enfermedad. No había denuncias previas por maltrato.

El 29 de agosto, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Orihuela decretó la prisión provisional y sin fianza de Matey.

ID: 1648. Con información de Eitb, 20Minutos, RTVE, El País, El Mundo, Información, El Español.

Un hombre asesina a su madre en Girona y deja el cadáver abandonado nueve meses en un garaje

9. 31/08/18. (fecha de hallazgo del cadáver) Carmen Fernández, 64 años. Sils (Gerona, Cataluña). Feminicidio familiar. Cifra no oficial.

El cinco de septiembre de 2018 el titular del Juzgado de Instrucción Nº 1 de Santa Coloma de Farners ha decretado la prisión comunicada y sin fianza para Jorge Gutiérrez Fernández, un vecino de Sils de 43 años que había sido detenido por los Mossos el día tres y que confesó ser el autor de la muerte de su madre.

Jorge Gutiérrez Fernández fue detenido después de que los Mossos encontraran muerta y envuelta en plásticos a su madre en el garaje de la casa que compartían en la calle Tigre, de la urbanización Vallcanera Park, de Sils, Girona, el día 31 de agosto. Carmen Fernández, de 64 años, fue localizada envuelta en plásticos y con los ojos, la nariz y la boca envueltos en cinta aislante.

El detenido, que reconoció ante los mossos haberle “tapado las vías respiratorias hasta que dejó de moverse” y que “no tenía intención de matarla”, está investigado por un delito de asesinato con el agravante de parentesco, estafa a la Seguridad Social y falsedad documental.

El cadáver de Carmen Fernández se pudo localizar gracias a que amigos y vecinos de la víctima denunciaron su desaparición y las primeras investigaciones apuntan que el feminicidio familiar ocurrió entre el 9 y 10 de noviembre. El 4 de noviembre del 2017, un día después de recibir el préstamo que Jorge G. F. pidió haciéndose pasar por su madre, se desplazó hasta un comercio de Girona donde adquirió una pala, una azada y unas bridas. El 4 de noviembre localizaron el último mensaje de audio que la víctima mandó a una amiga y el 8 de noviembre, a las 20.00 horas, otro mensaje que mandó a otra amiga con la que se intercambiaba mensajes a diario.

La policía cree que el del día 8 fue el último que la víctima mandó, ya que los días 9 y 10 no lo hizo y el 11 aparecen nuevos mensajes, pero los Mossos sospechan que los escribía su hijo, ya que ella lo hacía en castellano y a partir del 11:00 están escritos en catalán.

Los investigadores sospechan que el detenido, que sacaba grandes cantidades de dinero de la cuenta de su madre, la mató para quedarse con el dinero de su pensión de viudedad y con el crédito que había solicitado online haciéndose pasar por ella.

En el auto se sostiene que Jorge Gutiérrez Fernández cometió un delito de asesinato “por lo sorpresivo de la acción, que impidió cualquier defensa a la víctima”, por la diferencia de edad, por la corpulencia de él, frente a la delgadez de ella, y porque fue un ataque preparado.

ID: 1649. Con información de La Vanguardia, El País, El Periódico, Efe, El Nacional Cat.

De las nueve mujeres asesinadas en España en el mes de julio, seis asesinatos fueron feminicidios íntimos y reconocidos oficialmente. En dos de los casos el victimario quebrantó una orden de alejamiento en vigor. También se cometió un feminicidio íntimo que está en investigación por la Delegación de Gobierno, no ha sido reconocido oficialmente, pero el expediente ha sido trasladado a un juzgado competente en violencia de género. El asesinato de dos niñas a manos de su padre también están en investigación por la Delegación de Gobierno, que hemos clasificado como feminicidios infantiles y no forman parte de las cifras oficiales.

RESEÑAS

  • Las mujeres asesinadas en 2018 tenían una media de edad de 44,6 años. En los feminicidios íntimos las víctimas tenían 44,9 años, uno más que la media de todos los casos contabilizados. En los feminicidios familiares las víctimas tenían 60,3 años de media, mientras que las víctimas de feminicidios infantiles tenían 4,7 años de media.
  • De las 89 víctimas registradas este año, un 24,7% eran de origen extranjero (22 casos), mientras que un 64% eran españolas (57 casos, ya que se desconoce otro 12,4%, 11 casos). Por tipos de feminicidio, el 61,2% de víctimas extranjeras fueron registradas en un feminicidio íntimo (13 de los 21 casos).

4. Perfil del victimario

  • De media, los victimarios registrados en 2018 tenían 46,2 años, casi dos años más que sus víctimas. Sin embargo, en los feminicidios íntimos son seis mayores que sus víctimas: ellos tienen 50,9 años de media. Los autores de feminicidios familiares se sitúan por debajo de la media, con 39,5 años, mientras que los autores de feminicidios infantiles superan ligeramente la media, con 44,3 años.
  • Uno de cada cuatro autores de feminicidios y otros asesinatos en 2018 eran de origen extranjero (el 25,8%, con 23 casos registrados). Se desconoce el origen de nueve autores (el 10,1%), aunque se sabe que el 64% restante corresponde a autores de origen español.

5. Relación del victimario con la víctima

  • Dos de cada cinco victimarios eran la pareja actual de la víctima (el 41,6%): 20 eran los maridos y 17 las parejas.
  • Otro 11,2% corresponde a ocho exparejas y dos exmaridos.
  • Además, un 15,7% de los victimarios eran los hijos de las víctimas, un 10% más que los padres (el 5,6%).

De las ocho mujeres asesinadas en España en el mes de octubre, cuatro asesinatos fueron feminicidios íntimos y son reconocidos oficialmente. Un asesinato ha sido calificado sin datos suficientes al no estar clara la relación entre víctima y victimario, ya que eran amigos pero no pareja según allegados a la víctima y no es cifra oficial. El asesinato de una niña que fue arrojada al vacío por un amigo de los padres lo hemos clasificado como feminicidio infantil y no es cifra oficial. También hemos incorporado la muerte de una mujer por abandono de su hijo como feminicidio familiar y un asesinato por robo, los cuales no son cifra oficial.

 

 Un hombre se salta una orden de alejamiento y asesina a su exesposa de dos tiros en la plaza del pueblo. En su huída atropella a su hija mayor. Luego se suicida.

1. 06/10/18. Anna María Giménez Martínez, 48 años. Sant Joan Les Fonts (Girona, Catalunya). Feminicidio íntimo. Antonio Giménez, su exmarido, de 53 años, le disparó con una escopeta en la calle Cistellers. La mujer había salido a pasear con sus dos hijas. El feminicida en su huida tras cometer el feminicidio, atropelló a la hija mayor de ambos, de 20 años, que fue hospitalizada en estado grave; tenía denuncias previas y una orden de alejamiento en vigor. Es cifra oficial.

Anna María Giménez Martínez, de 48 años había tenido una vida difícil, pero también tenía un firme propósito de salir adelante. Su familia, natural de Murcia se había instalado hacía mucho tiempo en la comarca de Garrotxa, donde eran conocidos. Allí estudió y consiguió trabajo en la cocina del centro educativo CEIP de Castanyer. Despachaba comidas a todos los niños de la localidad. Por esto, unido a su “simpatía” y a “su luz”, era muy conocida en el pueblo. Era “una mujer con ganas de vivir y luchar por su familia” según sus vecinos. Antonio Jiménez, de 53 años, el hombre con el que se había casado y había tenido dos hijas, y del que se había separado hace poco, la amenazaba y había intentado asesinarla. Ana Mari había denunciado la violencia que sufría por parte de su expareja, quien tenía una orden de alejamiento. Hacía unas semanas, los Mossos y los Bomberos habían entrado en la casa familiar y requisado 200 litros de gasolina. Antonio había amenazado con quemar la casa con su mujer y sus hijas dentro. El 7 de noviembre, estaba citado en el juzgado para el divorcio. Sus dos hijas, de 25 y 23 años, continuaban viviendo con ella. Las jóvenes le insuflaban fuerza y ánimos a su madre para seguir adelante.

El sábado 6 de octubre de 2018 las tres se dirigían a uno de los grandes eventos que tienen lugar en Sant Joan les Fonts: la feria de Brujería.

En torno a las 15:30 horas del sábado, en la Avenida Cisteller, Antonio estaba esperando su momento. Él no vivía ya en el pueblo, sino en Campdevànol, a unos cuarenta minutos en coche. Observó a su exmujer y a sus hijas. Estaba rompiendo la orden de alejamiento que tenía pero le daba igual. Se bajó del coche con una escopeta de calibre pequeño. Sus hijas le vieron venir y salieron corriendo. Ana Mari trastabilló. Le descerrajó dos tiros a bocajarro, frente a sus dos hijas, en mitad del pueblo. Un par de tiros directos a la cabeza de su exesposa. Ana Mari murió en el acto, frente a sus hijas. Mientras, Antonio se volvió a montar en el vehículo Hyundai Tucson negro y arrancó. Arrolló gravemente a su hija mayor mientras huía, puesto que la joven se puso en medio para intentar detenerlo. La chica se tuvo que recuperar de sus graves heridas en el Hospital Josep Trueta de Gerona. Horas más tarde, los Mossos d’Esquadra encontraron al asesino que se había suicidado. Habían iniciado un operativo que controlaba carreteras, pero lo localizaron gracias a la llamada de un vecino de Montagut y Oix que había visto un cuerpo colgando de un árbol de una zona boscosa. Antonio se había ahorcado.

Durante muchos años, explican desde el entorno de Ana Mari, ella guardó silencio y tuvo miedo, pero hacía un mes había dado el paso de denunciar a su exmarido.

ID: 1664. Segre, Diari de Tarragona, El Periódico, El Periódico de Aragón, El Mundo, El Español.

 

Un hombre tira por la ventana a la hija de seis años de unos amigos en Málaga y se suicida

2. 09/10/2018. Daniela J.S., 5 años. Málaga (Málaga, Andalucía). Feminicidio infantil. La niña fue arrojada desde un sexto piso por Ignacio J.M.A., un amigo de sus padres, de 50 años de edad. No es cifra oficial.

«¡Papá, papá, que la tira, que la tira!». Con esa expresión describió una niña de 9 años la escena que acababa de presenciar en el salón de su casa. Minutos antes de las 8:30 del 9 de octubre de 2018 la menor vio cómo Ignacio J. M. A., un amigo de sus padres que pasaba unos días con la familia, lanzaba al vacío a su hermana Daniela, de 5 años (habría cumplido 6 el 19 de octubre), y a continuación saltaba él desde la terraza de un piso situado en una sexta planta del número 25 de la calle Jalón, en la zona de Parque Litoral de la capital malagueña.

El padre se encaminaba hacia la puerta, con su hija mayor detrás. Fue ella quien se dio la vuelta y vio cómo Ignacio agarraba a su hermana Daniela, que se había quedó rezagada unos metros. La llevó a la terraza acristalada que da a las zonas comunes de la urbanización y, según el testimonio de su hermana mayor, que lo presenció todo, la lanzó al vacío para, dos segundos después, saltar él. Pese a los gritos de la cría, que alertó al padre, nadie pudo impedirlo.

En el domicilio se encontraban el padre, que se llama Fernando S., sus dos hijas e Ignacio. La madre, Emelina J., había salido poco antes para incorporarse a su puesto en Ikea, donde también trabaja su marido. El progenitor estaba preparando a sus hijas para llevarlas al colegio al tiempo que se despedía de Ignacio, que había viajado desde Sevilla, donde residía, para pasar con ellos el fin de semana.

Ignacio, Nacho para la familia, había sido compañero de trabajo de Emelina en la tienda Ikea de Sevilla, aunque hace años que él ya no trabajaba para la cadena (parece que actualmente se ganaba la vida como ‘broker’ de bolsa). Desde hace más de una década, Ignacio había trabado también amistad con Fernando e incluso habían hecho viajes juntos, por lo que era amigo íntimo de la familia.

De hecho, no era la primera vez que Ignacio, que estaba soltero, los visitaba y que se hospedaba en su domicilio. Acostumbraba a hacerlo cuando se encontraba desanimado, y el matrimonio, por echarle una mano, siempre lo acogía. En esta ocasión, además, celebraron juntos el 50 cumpleaños de Nacho con una excursión al Caminito del Rey, a la que también se apuntó otro vecino de la urbanización, amigo del matrimonio.

A Ignacio sólo le quedaban unas horas en Málaga, ya que tenía previsto volver a Sevilla esa misma mañana. Al parecer, no hubo ningún tipo de discusión previa ni de malentendido. Tampoco la familia le animó a marcharse de su casa. Nacho tenía previsto regresar ese día por la mañana a su ciudad porque así había programado su viaje.

Los servicios sanitarios desplazados al lugar no pudieron hacer nada por salvarles la vida. Tras ello, la comisión judicial procedió al levantamiento de los cadáveres, que se hizo lo antes posible –concluyó a las 10 de la mañana– para evitar mayor dolor a la pareja.

Tras la inspección ocular, a cargo de los especialistas de Policía Científica, el Grupo de Homicidios continuó con la investigación, que sigue abierta. Los agentes están intentando determinar si el autor de los hechos padecía algún trastorno mental, para lo que se han solicitado informes a los centros médicos de referencia.

ID: 1665. ABC, La Sexta, Diario Sur, El Español, EPMundo.

 

Una mujer es asesinada a martillazos por su marido que luego arroja el cadáver en un pantano.

3. 12/10/18. María José Pallarés, 67 años. Montoro (Córdoba, Andalucía). Feminicidio íntimo. Su marido, Gaspar Olmo Calero, de 70 años, acudió en la noche del viernes 19 de octubre al puesto de la Benemérita en Arganda del Rey, donde confesó haber asesinado a su esposa supuestamente de un golpe en la cabeza y arrojado su cuerpo en una zona pantanosa de Córdoba, entre los municipios de Montoro y Adamuz. La víctima había sido hallada con signos de violencia unas horas antes. Tenía puesta una bolsa en la cabeza y los pies atados. No había denuncias previas por malos tratos. Es cifra oficial.

Cuando el 12 de octubre de 2018 el marido de María José Pallarés, de 67 años y vecina de Arganda del Rey en Madrid, alertó a sus 4 hijos de que su madre había desaparecido en mitad de la noche, sin teléfono móvil y con algo de dinero en efectivo, saltaron todas las alarmas pues María José no solía salir. Vivía junto a su marido en una casa unifamiliar a escasos minutos de la estación de metro del municipio madrileño. La vivienda, de una única planta y en una calle algo escondida, está rodeada de inmuebles similares.

Su cadáver apareció el viernes 19 de octubre maniatado de pies y manos, con una bolsa en la cabeza y la boca tapada con cinta en el pantano de El Arenoso, cerca de Montoro (Córdoba), a más de 360 kilómetros de distancia y siete días después.

En circunstancias que aún se encuentran bajo investigación, Gaspar Olmo Calero, de 70 años, la asesinó a martillazos unos días antes del 12 de octubre en Montoro. Vecinos de la localidad aseguran haber visto al matrimonio en la feria de este año, 2018, que finalizó el 12 de octubre, fecha en la que fue puesta la denuncia de la supuesta desaparición de María José Pallarés. “En la feria los hemos visto a los dos, era un matrimonio que llevaban toda la vida juntos.” Después, Gaspar ideó abandonar el cadáver de su esposa en el embalse cordobés. Le pareció una buena idea deshacerse del cuerpo allí: él es natural de Montoro, la población anexa al pantano. Si le veían, a nadie le extrañaría su presencia allí.

El cuerpo de María José apareció en una zona de muy difícil acceso, a la que sólo pueden llegar personas con conocimiento del terreno. Por eso, la Guardia Civil investiga si el autor confeso trasladó el cuerpo solo o en compañía de otras personas. Después de abandonar el cadáver, el asesino volvió a su casa, en Madrid.

Presentó la denuncia de la desaparición de su mujer y se movilizó un dispositivo de búsqueda. La familia -con la ausencia del marido de María José- se presentaba en los medios de comunicación buscando pistas de su paradero. “Mi abuela sufre depresión y cuando le da el bajón es una bomba de relojería, pero nunca antes había pasado algo así”, llegó a relatar su nieto. La impostura del autor del crimen se mantuvo hasta que se hizo pública la localización del cadáver el viernes 19 de octubre al mediodía. Entonces, tomó una decisión: se personó ese mismo día, en torno a las 23:30 horas de la noche, en el puesto de la Guardia Civil de Arganda del Rey, y confesó. Se le decretó prisión provisional comunicada y sin fianza y no había denuncias previas por violencia de género.

ID: 1667. ABC, La Sexta, Madridpress, La Vanguardia, La Ser, Europapress, El Español.

 

Una mujer muere tras ser atacada en un robo de plantas de marihuana en un huerto en el Maresme en Barcelona.

4. 12/10/18. Nombre y apellidos no conocidos, 65 años. Calella (Barcelona, Cataluña). Asesinato por robo. Cifra no oficial. 

El jueves 11 de octubre de 2018 sobre las 22.00 horas un matrimonio holandés que vivía en Calella en una casa lejos del núcleo urbano en el Maresme escucharon ruidos en el jardín y salieron con una linterna para ver de qué se trataba. Allí sorprendieron a tres ladrones intentando robarles la marihuana que ellos cultivaban con fines medicinales en el huerto de su vivienda.

Los tres asaltantes, al ser enfocados con el foco, reaccionaron atacacando a la pareja. Agarraron una horca del huerto y, durante la refriega, se la clavaron en el cuello a la víctima, una mujer de 65 años. La mujer quedó gravemente herida y el hombre sufrió lesiones de menor gravedad.

La pareja que ni siquiera tenía teléfono en la casa tuvo que acudir en busca de vecinos para dar la voz de alarma. Cuando Los Mossos d’Esquadra llegaron, no quedaba ni rastro de los agresores y, aunque la mujer fue trasladada con vida al hospital, las heridas sufridas en el cuello acabaron provocando su muerte, el 12 de octubre, según ha certificado la autopsia.

ID: 1673. E24diari, Europapress, El Periódico, Nació Digital.

 

Un hombre es acusado de homicidio por abandono de su madre enferma de 79 años luego de ser detenido por matar a su padre a hachazos.

5. 14/10/10. María Dolores Sánchez García, 79 años. Las Palmas de Gran Canaria (Las Palmas, Canarias). Feminicidio familiar. Su hijo, Marcos Hernández Sánchez, de 43 años, ha sido imputado por homicidio por imprudencia de su madre que padecía una enfermedad degenerativa que requería importantes cuidados, cuando fue detenido por el asesinato a hachazos de su padre, José Rafael Hernández Santana, de 72 años. No es cifra oficial.

El lunes 15 de octubre de 2018, en el número 32 de la calle Italia del barrio de Alcaravaneras, en Las Palmas de Gran Canaria la Policía encuentra los cadáveres de María Dolores Sánchez, de 79 años y su esposo José Rafael Hernández, de 72 años y detenía al hijo de ambos, Marcos Hernández, de 43 años, como presunto autor de los hechos.

Según el auto firmado por el magistrado del Juzgado de Instrucción número 3 de Las Palmas de Gran Canaria, Tomás Martín, a las 21:00 horas del domingo 14 de octubre Marcos Fernández, de 43 años, se encontraba en la residencia familiar y se percata de que algo le estaba ocurriendo a su madre, María Dolores Sánchez, de 79 años, si bien “no concretó qué síntomas apreció” en su progenitora, aunque “sí comenzó a dar un masaje con la pretensión de reanimarla”. Durante una hora (hasta las 22:00 horas), Marcos comienza a tratar de reanimar a su madre a través de masaje torácico y respiratorio, tiempo en el que no decide llamar al teléfono de emergencias 112 y decide mantener una vigilia junto a su madre porque no sabe si está viva o muerta.

A las 22:30 horas del domingo, José Rafael Hernández llega al domicilio en el que se encuentra con su hijo. Marcos no le comunica a su padre que María Dolores había fallecido y, por ende, que tampoco había llamado a los servicios de emergencias. Aproximadamente 15 minutos después de llegar al domicilio, comienza una acalorada discusión entre ambos que, según el auto del juez, derivará en el delito que se cometería horas después.

A las 23:05 horas del domingo y una vez acabada la discusión con su progenitor, Marcos continúa sin tomar medida alguna ante la situación en la que se encuentra su madre y comienza a sospechar que haya fallecido, “pero no lo sabe con seguridad”. Tal es su desconocimiento, que ni siquiera es conocedor del resultado de los actos que ejecuta, reconociendo ante el juez en su declaración que no tiene formación específica en primeros auxilios o atención a personas en la situación en la que se encontraba su madre.

Pasados los 55 minutos del lunes 15 de octubre de 2018, mientras su padre estaba dormido, Marcos se acerca hasta su dormitorio con el arma en la mano, aprovechando la incapacidad de defenderse que José Rafael tenía en ese momento. Un hacha de grandes dimensiones, capaz de provocar heridas muy graves o bien la muerte, con la que Marcos agrede a su progenitor. Le propinó hasta diez golpes certeros y otros dos que no impactaron en José Rafael. De todos ellos, uno le fracturó el cráneo y otro prácticamente le secciona el brazo.

Durante el transcurso de la noche, hasta en seis ocasiones, Marcos acude a ver el cadáver de su padre para comprobar si estaba vivo o no, llegando a tomarle la temperatura, temiendo que pudiera reaccionar contra él pese a comprobar las heridas que le había provocado en el brazo y la cabeza y la sangre que había perdido el fallecido como consecuencia de las mismas.

 

La mañana del lunes 15 de octubre, después de haber cometido el delito, Marcos comenzó a limpiar la habitación de su madre para que no pareciera que no la atendía, llegando a tirar al contenedor de basura próximo al domicilio hasta dos bolsas con pañales de orina y heces. Una maniobra de la que fueron testigos algunos vecinos, según se relató en las primeras informaciones sobre el caso.

 

El lunes 15 de octubre a las 15:55 y cuando han pasado 15 horas desde que se cometió el asesinato Marcos Hernández descuelga su teléfono y llama al 112 para reconocer que ha matado a su padre, refiriendo que los hechos acababan de ocurrir. A partir de ese momento, Marcos queda detenido como presunto autor del suceso y el miércoles 16 pasó a disposición judicial, donde el juez ha dictado su entrada en prisión provisional comunicada y sin fianza investigado por tres delitos: asesinato, homicidio por imprudencia y abandono de persona con discapacidad necesitada de especial protección.

ID: 1668. Canarias en Hora, La Provincia, Canarias7, El Día, La Opinión de Tenerife, El Cierre Digital.

 

Una mujer de 36 años es asesinada a puñaladas por su expareja en el rellano de su casa en Sevilla.

6. 23/10/2018. Fátima, apellidos no conocidos, 36 años. Sevilla (Andalucía). Feminicidio íntimo. La mujer volvía de dejar a su hija pequeña en el colegio cuando fue apuñalada a la puerta de su casa con un arma blanca, que apareció en una alcantarilla cercana. Su hijo de 13 años escuchó los gritos y alertó a las autoridades. Su expareja a sido detenido como presunto autor de los hechos. El hombre, de 51 años y con antecedentes por violencia de género y abusos sexuales, había sido denunciado por otras cuatro mujeres y sobre él pesaba una orden de alejamiento respecto de otra residente en Córdoba. Deja huérfanos una niña de 9 años y un niño de 13. Es cifra oficial.

A las 8.48 minutos de la mañana del martes 23 de octubre de 2018, un niño de 13 años pedía auxilio al teléfono de emergencias 112. Su madre, Fátima, de 36 años, yacía en el suelo sangrando en la escalera de su bloque. La había escuchado gritar instantes antes y al salir al rellano vio como el vecino, Enrique R. B., “el Quique”, de 51 años, quien había sido la pareja de su madre y vivía en el 2º izquierda, salía corriendo. Fátima había recibido tres cuchilladas en cuello, pecho y muslo. Una patrulla de la Policía Nacional fue la primera en llegar al número 3 de la calle Carena, en la frontera imaginaria que divide el barrio de Los Pajaritos con Madre de Dios en Sevilla. La víctima ya no tenía pulso y a los pocos minutos, los facultativos que subieron a la entreplanta, entre el primer y el segundo piso de la finca donde la víctima había sido abordada por sorpresa, sólo pudieron certificar que Fátima estaba muerta. El agresor tiró el cuchillo a una alcantarilla cercana a la casa y se fue al hospital a curarse las heridas. Allí lo detuvo la policía horas después.

Gracias al testimonio del pequeño, el Grupo de Homicidios de la Brigada Provincial pudo reconstruir qué había hecho Fátima antes de cruzarse con su asesino en la escalera. Había madrugado como cada día desde que arrancó el curso escolar para llevar a su hija de nueve años al colegio. Después recogería al pequeño para llevarlo al Ceip Prácticas. En ese momento es cuando la abordó Enrique en el rellano de su casa.

Enrique R. B. había sido denunciado en 2016 por Fátima después de sufrir una agresión en la calle. Por aquel entonces eran pareja y un día de diciembre, estalló una fuerte discusión en la que el asesino le arrebató de malos modos el bolso y le quitó las llaves de casa. Su hijo, que entonces tenía 11 años, salió en defensa de su madre y recibió los empujones del agresor. Por aquel episodio, Enrique fue absuelto porque Fátima no quiso declarar en su contra y él guardó silencio.

Según ha confirmado el TSJA, se llegó a celebrar un juicio en el que la Fiscalía pidió un año de prisión porque a pesar de que Fátima se negó a declarar en contra de Enrique ni a ser explorada por un forense, había un testigo del forcejeo, el niño. Sin embargo, finalmente el acusado y hoy detenido fue absuelto porque sin el testimonio de ella ni la declaración de él, que también se acogió a su derecho a no responder a preguntas, la juez del Penal 12 consideró que no había prueba. «Con tan débil medio probatorio se hace imposible determinar la certeza de los hechos por los que se acusa». El juicio se celebró en junio de 2017. A pesar de ésta sentencia favorable, Enrique tuvo que ingresar en prisión el año pasado por otro asunto. Ya entre rejas, la Audiencia Provincial le comunicaba que debía cumplir once meses de cárcel por quebrantar una medida cautelar con respecto a otra mujer. Enrique tiene el perfil de maltratador en serie que había sido denunciado por hasta cinco mujeres distintas. La última, Fátima, ha sido asesinada en Sevilla.

Fátima también había acudido a los juzgados para señalar a su exmarido y padre de sus hijos, que está en prisión provisional por ese motivo desde febrero de 2018. Pero vivía con miedo. Había colocado una alarma en su casa y a su entorno le había contado que alguien le había rayado su coche y le había puesto basura en la puerta. Enrique estaba en libertad desde el mes de marzo y quería retomar la relación con ella. Fátima fue una víctima más de un sistema de protección que no pudo poner a salvo de la violencia machista a una mujer. Los recursos que le ofrecieron, como la orden de protección, atañen a su marido que al estar en la cárcel no era una amenaza. Al haber desistido de continuar con las acciones legales contra su expareja, no había ninguna medida acordada contra Enrique como orden de alejamiento o medida cautelar. Una grieta en el sistema que permitió que Fátima fuera asesinada.

ID: 1670. ABC, Diario de Sevilla, Europapress, El Mundo, El Español.

 

Una mujer muere por las quemaduras sufridas en un incendio provocado por su pareja.

7. 23/10/2018. Yolanda Jaén Gómez, 50 años. Pamplona (Navarra, Navarra). Feminicidio íntimo. Falleció en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza luego de una semana herida de gravedad a causa de las quemaduras provocadas por el incendio de la vivienda que habitaba en el Nº 55 de la calle Mayor de Pamplona. El incendio fue provocado por su pareja, que se encuentra en prisión provisional imputado de los delitos de incendio y homicidio o asesinato en grado de tentativa. Es cifra oficial.

El martes 16 de octubre de 2018 Yolanda Jaén Gómez, de 50 años, fue ingresada en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza con quemaduras graves sufridas en un incendio registrado durante la madrugada en su vivienda situada en el número 55 de la calle Mayor de la capital navarra.

Un vecino alertó a las 0.57 horas al 112-SOS Navarra de que salían llamas y humo por el balcón del primer piso de la vivienda. Los dos inquilinos del piso, Roberto Domínguez D. y Yolanda Jaén Gómez, fueron trasladados en ambulancia al CHN con quemaduras tras ser atendidos en el lugar por el equipo médico y mientras que el hombre quedó ingresado en la UCI, Yolanda fue derivada a la unidad de quemados del Hospital Miguel Servet de Zaragoza con pronóstico grave.

La Policía Nacional sospecha en esos momentos que el incendio fue provocado por su pareja, Roberto Domínguez D., un varón de 47 años, en un supuesto caso de violencia de género. Según fuentes cercanas al caso, Roberto Domínguez cuenta con antecedentes de violencia de género, incluida una orden de alejamiento que habría expirado el año pasado. Yolanda habría denunciado al hombre, que llegó a cumplir condena. A su salida de la cárcel, volvieron a convivir.

Ante los indicios existentes, el titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Pamplona, de guardia en la capital navarra, traspasa la investigación de los hechos al Juzgado de Violencia sobre la Mujer.

El lunes 22 de octubre, la titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Pamplona decreta el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de Roberto Domínguez D. En el auto, que puede ser recurrido, la magistrada imputa al investigado los delitos de incendio y homicidio o asesinato en grado de tentativa. Ante la negación del detenido a declarar la Juez lamenta que no se haya podido contrastar con su testimonio la versión dada por varios testigos, que relataron que con anterioridad al incendio, sobre las 23 horas, escucharon una discusión previa entre el imputado y la víctima. Asimismo, la juez destaca los antecedentes del encausado en delitos relacionados con la violencia de género, así como el hecho de que en fechas recientes haya tenido una condena de alejamiento de la víctima que concluyó en el mes de junio.

El martes 23 de octubre de 2018 Yolanda muere a consecuencia de las quemaduras graves sufridas en el incendio provocado en su domicilio en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza tras varios días ingresada muy grave.

ID: 1671. Con información de Noticias de Navarra, 20Minutos, El Mundo, Pamplona Actual, El País.

 

Una mujer es asesinada de dos tiros de escopeta por un amigo que estaba enamorado de ella.

8. 23/10/18. María Blázquez B., 33 años. Finestrat (Alicante, Comunidad Valenciana). Feminicidio/Asesinato sin datos suficientes. El 23 de octubre la Policía, alertada por la pareja actual de la víctima, encontró los cuerpos de un hombre y una mujer en una vivienda, que habían sido asesinados a tiros con una escopeta. María Blázquez B., de 33 años, presentaba el disparo en el cuello y Pere Llinares L., de 40, en la cabeza. El arma estaba bajo los cuerpos. La mujer estaba incluida en el sistema VioGen (valoración del riesgo de las víctimas de la violencia machista) por dos casos de maltrato, ninguno de ellos vigente y uno de ellos referido al denunciante, que afirmaba ser la pareja actual de la fallecida. A la espera del avance del proceso judicial, de momento lo hemos clasificado como un caso sin información suficiente. Cifra no oficial.

María Blázquez, de 33 años, fue asesinada de dos disparos efectuados por Pere Llinares, de 40 años, entre las 11:00 y las 11:30 de la mañana del martes 23 de octubre de 2018 en el número 32 de la partida de la Alquería, en la localidad alicantina de Finestrat.

María murió a consecuencia de dos tiros de escopeta en el cuello y en el abdomen, mientras que Pere murió de un disparo que se había pegado él mismo en la cabeza.

Fue de hecho otro hombre, que aseguró ser el actual compañero sentimental de la víctima, quien denunció la mañana del martes su desaparición y que estaba incluida en el sistema VioGen —el programa por el que se valora el riesgo de las víctimas de la violencia machista— por dos casos de maltrato, ninguno ya en vigor y uno de ellos referido al mismo hombre que denunció la desaparición de María.

Los testimonios ofrecidos en Finestrat sobre la posible relación mantenida en el pasado entre Pere y María llevaron a pensar en los primeros momentos que se trataba de un caso de violencia de género. Allegados a los fallecidos aseguraron que hace años tuvieron una relación, aunque una amiga próxima a la familia de María, originaria de Talavera de la Reina, afirmó que era «un amigo», aunque en alguna ocasión hubieran intimado más.

Según la hipótesis que barajan los allegados a la víctima en su localidad natal es que el presunto homicida «estaba enamorada de ella» y habrían mantenido una discusión cuando María le contó que había vuelto con su excompañero. Pere podría haber intentado convencerla para que no reanudara su relación y entablaron una disputa durante la cual el varón cogió una escopeta y le disparó dos veces causándole la muerte. A continuación usó la misma escopeta para quitarse la vida.

De momento, es un juzgado ordinario de Benidorm y no el de Violencia sobre la Mujer quien instruye la causa. Al no aparecer por ahora pruebas de que hubiera existido una relación sentimental entre agresor y víctima, la muerte de María no se contabilizará entre las víctimas mortales de la violencia de género.

Una de las 200 medidas planteadas al Gobierno por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género es que este tipo de casos se contabilizara como crimen machista por el hecho de ser mujer aunque no tuvieran relación de pareja. Sin embargo, aún no se ha hecho dicha reforma legal.

ID: 1672. Con información de Diario Información. El País, ABC, Las Provincias, Levante, La vanguardia, El Mundo, 12EnDigital, El Confidencial.

De las nueve mujeres asesinadas en España en el mes de agosto, siete asesinatos fueron feminicidios íntimos, de los cuales seis han sido reconocidos como cifra oficial y uno está en investigación por parte de la Delegación de Gobierno. Un feminicidio/asesinato sin datos suficientes ha sido registrado por la muerte de una mujer en una residencia de ancianos a manos de un compañero que no es cifra oficial. Tampoco es cifra oficial un feminicidio familiar donde un hijo asesinó a su madre asfixiándola.

RESEÑAS

Un hombre de 82 años mata a su esposa a puñaladas en la vivienda en la que vivían

1. 06/08/18. Mari Paz Martínez, 78 años. Barcelona (Barcelona, Cataluña). Feminicidio íntimo. Cifra oficial.

A las 13:20 del lunes seis de agosto de 2018 los Mossos d’Esquadra recibieron el aviso de una persona que informaba que sus padres estaban heridos en el interior de su casa, en la calle Escultor Canet en el barrio de Sants-Montjuïc en Barcelona. Al llegar, los sanitarios de Emergencias se encontraron a una mujer ya muerta y al hombre, malherido y tumbado en el suelo de la vivienda. La víctima, Mari Paz Martínez, tenía 78 años y su marido, José Julve de 82 años la había apuñalado hasta matarla clavándole dos veces un cuchillo en el pecho. Luego trató de suicidarse, quedó malherido y siendo trasladado al hospital más cercano para pasar luego a disposición judicial.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña señaló que no había antecedentes de violencia en la pareja.

ID: 1642. Con información de RTVE, ABC, El Confidencial, El Periódico.

Parte de cadáver de una mujer es encontrado en una nave incendiada. Posteriormente la investigación da con su pareja, el “rey del cachopo”, quien supuestamente asesinó y descuartizó a su novia

2. 13/08/18. (Fecha de hallazgo del cadáver) Heidi Paz Bulnes, 25 años. Madrid (Madrid, Comunidad de Madrid). Feminicidio íntimo. Cifra oficial. Deja huérfanos a dos hijos de nueve y tres años en Honduras.

A las 14:10 horas del día 13 de agosto en la calle Sebastián Gómez, en el barrio de Almendrales, distrito de Usera de Madrid, los bomberos acudieron a atender un pequeño incendio en una nave de dos plantas tras una llamada de los vecinos.

Los agentes encontraron en el lugar una maleta cubierta en la planta menos 1, alrededor de un gran charco de sangre. En su interior hallaron el tronco de una mujer despedazado en varios trozos con un polvo blanco por encima, quizá un acelerante para que pudiera arder más fácil el cadáver, por lo que el incendio había sido provocado para deshacerse de la maleta. La persona que tenía alquilada esta nave era el empresario de la hostelería madrileña César Román Viruete alias el rey del cachopo.

La policía identificó el jueves 15 de noviembre tras realizar pruebas de ADN, al cadáver de la mujer descuartizada como el de Heidi Paz Bulnes, de 25 años, la última pareja de César Román Viruete, desaparecido a finales de julio tras llevar a la quiebra a sus empresas y dejar tras de sí importantes deudas.

Gloria Bulnes, la madre de la víctima, denunció en julio la desaparición de su hija, que tenía dos hijos de nueve y tres años en Honduras. La primera hipótesis fue que había huido junto a César Román, escapando de las deudas que había generado. Entre ellos surgió una relación cuando trabajaban juntos en una de las cinco sidrerías que él regentaba en Madrid.

La repentina desaparición de ambos generó dudas cuando los investigadores conectaron a Román con el trozo de cadáver encontrado en el almacén de Usera, que estaba a nombre de una de sus compañías. La policía le enseñó a Gloria Bulnes las imágenes de una maleta que ella no supo identificar. Dentro estaba el cuerpo cercenado. El 13 de septiembre los investigadores le tomaron pruebas de ADN para cotejarlas con los del cadáver y determinar si el tronco, que fue encontrado carbonizado, era de Heidi Paz. Los investigadores ven la mano de un experto tras ese macabro cercenamiento. Le habían cortado manos, pies y cabeza y quitado los implantes mamarios a la víctima, como si supieran a ciencia cierta que estos traen un número de identificación que los hace fácilmente reconocibles.

Ese mismo jueves, 15 de noviembre, se dictó orden de búsqueda y detención contra César Román una vez que el cotejo del ADN confirmó que el cuerpo hallado el pasado 13 de agosto desmembrado dentro de una maleta en una nave del distrito madrileño de Usera era el de su novia. Asimismo, fuentes policiales confirman que César Román tiene antecedentes por violencia de género y quebrantamiento de la orden de alejamiento que  afectan a su exmujer y madre de su hija.

César Román fue detenido el viernes 16 de noviembre gracias a los dueños del negocio Casa Gerardo que lo reconocieron y avisaron a las autoridades. Ha sido localizado en Zaragoza mientras trabajaba bajo otra identidad en un céntrico restaurante de la capital. La detención se llevó a cabo por orden de la juez que lleva el caso, Rosa María Freire Pérez, titular del Juzgado de instrucción número 32 de Madrid.

La titular del Juzgado de guardia de Zaragoza acordó el sábado 17 de noviembre el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza de César Román como presunto autor del asesinato de su novia, Heidi Paz.

ID: 1669. Con información de El Periódico, El País, Europapress, Madrid Diario, Alerta Digital, La Razón, ABC, El Cierre Digital, Interviú, La Prensa Honduras, Columna Cero, El Heraldo, El Mundo, Rambla Libre.

Un hombre apuñala a su pareja y la abandona dentro de un coche en un hospital

3. 14/08/2018. Leyre González Justo, 21 años. Dúrcal, (Granada, Andalucía). Feminicidio íntimo. Es cifra oficial. La mujer deja huérfano a un hijo de dos años.

Leyre González Justo, tenía 21 años y se había trasladado recientemente a Dúrcal, Granada, con su bebé de dos años y su pareja para comenzar una nueva vida. Había elegido Granada porque su familia materna vivía en el barrio de Zaidín. Su pareja, Mustafá, de 39 años y que había estado en prisión, le llevaba 17 años y ayudaba económicamente a la familia de su madre. En el domicilio donde convivían, en la calle Escribano, cerca de la Plaza de España de Dúrcal, pasada la medianoche del lunes 6 de agosto de 2018 Mustafá le asestó varias puñaladas con un arma blanca para luego abandonar a Leyre agonizante en un coche en el centro de salud de la localidad y huir. Personal del servicio sanitario encontró a la mujer pasadas las 00:30 de la madrugada malherida y en parada cardiorespiratoria, no pudieron hacer nada por reanimarla. El hombre, que fue localizado posteriormente, fue detenido por la Guardia Civil. No se había cambiado de ropa y llevaba el pantalón lleno de sangre.

“Le dije que llevaba dos noches escuchándola llorar y le pregunté si ocurría algo. Me dijo que no, pero su pareja, que estaba al principio de la calle, juntó las manos dirigiéndose a mí para pedirme perdón”, reconocía una vecina de la víctima, Toñi, en la concentración en el ayuntamiento para honrar la memoria de Leyre. No constaban denuncias por violencia de género ni había ninguna orden de alejamiento. La pareja tenía una niña de dos años. El hombre fue enviado a prisión provisional, comunicada y sin fianza.

ID: 1643. Con información de Ideal, El Independiente de Granada, Andalucía Información, El País, El Español.

Un hombre mata a tiros a su mujer por la espalda, en la vivienda familiar

4. 19/08/2018. Ana Belén Varela Ordóñez, 50 años. Cabana de Bergantiños (La Coruña, Galicia). Feminicidio íntimo. Cifra oficial.

Ana Belén Varela Ordóñez tenía 50 años. Durante una larga temporada regentó una cafetería en la localidad de Ponteceso y para progresar, hacía años que había abierto un taller de costura instalado en la planta baja de su casa de Cabana de Bergantiños (A Coruña) en el Nº 14 de la carretera AC-430. Estaba a punto de abrir otro taller de costura en Malpica, una localidad costera y cercana y se hallaba en trámites de separación de su marido. Había pedido el divorcio después de tres décadas de matrimonio con Julián Gil Pose, de 56 años, con quien tenía dos hijos en común, un varón de 27 y una chica de 25 años.

El domingo 19 de agosto de 2018 pasadas las cinco de la tarde, en la planta baja dónde estaba el taller de costura, Julián utilizó unrevólver sin licencia, y con él le descerrajó tres tiros por la espalda a Belén cuando ella intentaba escapar. Los tres disparos le alcanzaron a la altura de la cabeza. Sus hijos se encontraban en la casa cuando ocurrieron los hechos y ambos presenciaron la escena. Tras los disparos, el mayor de los hermanos dio la voz de alarma y llamó a su tío. El hermano de Belén, la víctima, trabaja como voluntario de Protección Civil en el pueblo. Fue el primero en llegar y el primero en atenderla, antes de que llegasen los servicios sanitarios a la escena del crimen. Se enviaron una ambulancia y un helicóptero a la casa familiar pero nada pudieron hacer por salvar la vida de Belén que falleció a los pocos minutos en medio de un charco de sangre.

El Juzgado de primera instancia Nº 1 de Carballo ha enviado a Julián Gil Pose a prisión sin fianza por un delito de asesinato y otro de tenencia ilícita de armas. No había denuncias previas por malos tratos. 

ID: 1644. Con información de La Voz de Galicia, Europapress, RTVE, El Español.

Un hombre mata a su prometida a puñaladas en la vivienda que compartían

5. 23/08/18. María Estela Izaguirre, 35 años. Nou Barris (Barcelona, Cataluña). Feminicidio íntimo. Cifra oficial. Deja huérfana a una hija menor de edad.

María Estela Izaguirre, de 35 años, hacía cinco años había abandonado su Honduras natal para mejorar sus condiciones de vida en España. La mujer se asentó en el distrito de Nou Barris, en Barcelona, donde trabajaba cuidando a una señora. Allí había conocido a Didier Calderón, de 27 años y también de Honduras, que tenía una hija menor de una relación anterior.

La pareja comenzó a compartir piso y, tras dos años de relación, Didier le pidió matrimonio a Estela. La mujer, emocionada, no dudó en anunciarlo en sus redes sociales. “Solo esperando con ansias este gran día, nuestro día mi amor”, escribió en un post: “hoy por fin te lo digo que sí te acepto como mío para toda la vida, hermoso. Muy pronto serás Calderón de Izaguirre. Y ya acepto por anticipado que sí quiero ser tu esposa para toda la vida mi hermoso Didier Calderón”.

Estela y Didier vivían juntos en la calle Vallciviera 22. Se les solía ver juntos en los bares o la plaza de la zona. Ambos trabajaban y, cuando uno salía antes que el otro, se iban a buscar a sus lugares de empleo. El miércoles 22 de agosto la pareja estuvo hasta tarde en la terraza del bar que queda justo debajo de la ventana del domicilio de ella, un entresuelo en unas viviendas de protección oficial de los años sesenta. La pareja luego se retiró a su vivienda acompañados por una amiga de Estela.

Sobre las cuatro de la madrugada del jueves 23 de agosto, según el relato de la amiga de Estela, los tres se encontraban en la misma habitación cuando comenzó una fuerte discusión entre la pareja por celos. La amiga de Estela se ausentó a la cocina. Didier llegó donde se encontraba la testigo y rebuscó en los cajones hasta dar con un cuchillo. Sin pensarlo dos veces regresó a la estancia.

La amiga de Estela seguía en la vivienda, en la cocina, sin querer entrometerse en los problemas de la pareja. Sin embargo, al escuchar los gritos de socorro de Estela, no pudo permanecer quieta y se acercó a la habitación donde estaban. Allí pudo ver cómo Didier apuñalaba reiteradamente a Estela con el cuchillo. Se abalanzó sobre él para detenerle. Estela se encontraba muy malherida y la amiga llamó a los Mossos.
Antes de que llegaran los servicios de emergencia, Didier abandonó la vivienda y en una fuente pública se lavó las manos y limpió el arma del crimen para arrojarla en una zona boscosa. Luego, al ver la vivienda rodeada de coches policiales, se entregó.

Estela fue trasladada al Hospital de Vall d’ Hebrón, donde trataron de salvarle la vida, pero su estado era crítico. Presentaba una puñalada profunda en el estómago y varias heridas de defensa. Tras siete horas de lucha, falleció el mediodía del jueves 23 de agosto de 2018 en el hospital. No había denuncias previas por malos tratos. El sábado 25 de agosto el Juzgado de Violencia Nº 5 de Barcelona acordó prisión provisional, comunicada y sin fianza para Didier Calderón.

ID: 1645. Con información de El Periódico, La Vanguardia, El Heraldo de Honduras, Europa Press, El Español.

Un hombre mata a su esposa a golpes en el domicilio familiar y limpia el escenario del crimen para hacerlo aparecer como un accidente

6. 25/08/18. Natalya Balyuk, 37 años. Huarte (Pamplona, Navarra). Feminicidio íntimo. Cifra oficial. 

Antes de que llegasen los agentes de la Policía Foral, Artem Balyuk, camionero de 41 años, limpió con la ayuda de su madre toda la sangre que había en la vivienda para que la paliza que le había dado a su mujer, Natalya Balyuk, de 37 años, entre las 04:30 y las 16:30 del sábado 25 de agosto de 2018 pareciese un accidente. Sucedió en el número tres de la calle Zarraondoa, en Huarte, a unos pocos kilómetros de Pamplona. Artem había propinado a su mujer una serie reiterada de golpes con los puños, dirigidos a diversas partes del cuerpo, algunos de ellos de lleno en la cabeza. Como resultado de estos golpes, la víctima se desmayó y perdió la consciencia.

Cuando terminó de limpiar, llamó a eso de las 16:30 al servicio de emergencias de Navarra para avisar que necesitaba asistencia. Dijo que su pareja acababa de sufrir una terrible caída en el baño y se encontraba inconsciente. Los servicios del 112, Emergencias de Navarra, llegaron pasadas las 16:30 a la casa. Encontraron que Natalya presentaba una serie de golpes en numerosas partes del cuerpo, algunos de ellos en la cabeza. Fue ingresada en la U.C.I. del Complejo Hospitalario de Navarra, pero ya nadie pudo hacer nada por su vida. Murió el lunes 27 de agosto. El visceral ataque había acabado con ella en apenas 24 horas. Por las mentiras y las contradicciones en su versión, Artem fue detenido y puesto a disposición judicial el martes por la Policía Foral como sospechoso del asesinato. Contaba con dos antecedentes policiales por maltratado a su mujer antes de matarla a golpes. El Juzgado de Instrucción número 2 de Aoiz decretó su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza.

ID: 1646. Con información de EITB, El País, Diario de Navarra, El Español.

Un hombre de 89 años mata a una mujer de 84 en una residencia de ancianos

7. 26/08/18. Nombre y apellidos no conocidos, 84 años. Valle del Guadalhorse (Málaga, Andalucía). Feminicidio/Asesinato sin datos suficientes. Cifra no oficial.

Pasadas las tres de la madrugada del sábado al domingo 26 de agosto de 2018, las cámaras de video vigilancia que el personal utiliza para controlar a los internos de la Residencia DomusVi Sierra de las Nieves, ubicada en la localidad de Guaro, más concretamente en el partido La Loma, registraron el ataque de un anciano de 89 años a una mujer de 84 años. En la grabación se observa a la mujer deambulando por el pasillo y, posiblemente desorientada, cuando hace ademán de entrar en la habitación del agresor, que en esos momentos ya se había soltado de las cintas que lo sujetaban y estaba fuera del cuarto. El anciano, al ver la maniobra de la mujer, se dirigió a ella, la tiró al suelo y la emprendió a patadas. Tras un primer ataque, volvió sobre sus pasos y la golpeó nuevamente. También golpeó a su compañero de habitación, si bien este último no sufrió lesiones de gravedad. Cuando el personal de la residencia descubrió lo ocurrido, avisó inmediatamente a los servicios de emergencias y a la Guardia Civil. Los sanitarios no pudieron hacer nada por la vida de la mujer y se limitaron a certificar su muerte. Tras ello, se activó el protocolo y se avisó a la comisión judicial para proceder al levantamiento del cadáver. Víctimas y presunto agresor eran residentes del área de trastornos de la conducta, donde reciben tratamiento especializado aquellas personas mayores que sufren alguna patología que afecta a su comportamiento. Salvo que sean pareja, hombres y mujeres duermen en módulos separados. El supuesto homicida fue ingresado en la Unidad de Agudos del Hospital Clínico Universitario a la espera de su valoración psiquiátrica.

El 28 de agosto, el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Coín ordenó, a petición de la Fiscalía, el internamiento del hombre de 89 años que mató a una interna de 84 e hirió a su compañero de habitación en la residencia de Guaro. Se le investiga por un delito de homicidio. El juez ha decretado que ese internamiento se produzca en un psiquiátrico, aunque también estaba previsto que, en el supuesto de que no exista un centro de este tipo en la zona, dicha medida «se sustituiría por su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza», según el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Finalmente, el anciano entró la noche del 28 de agosto en la cárcel de Alhaurín de la Torre. El hombre había sido detenido el lunes 27 de agosto al recibir el alta médica en el área de Agudos del Hospital Clínico, donde había ingresado tras la agresión para recibir tratamiento psiquiátrico.

El arrestado de 89 años es un vecino muy popular en la localidad de Guaro por haber pasado toda su vida vinculado a sus tierras, aunque muchos le recuerdan por haber protagonizado algún que otro episodio violento. Algunos vecinos recuerdan otros episodios violentos protagonizados por el detenido en el establecimiento donde mató a su compañera: «Muy violento, ya la lió una vez en la residencia»

ID: 1647. Con información de Diario Sur, Norte de Castilla, La Opinión de Málaga, Bekia, Heraldo.

Un hombre estrangula a su mujer en la vivienda que comparten en una pedanía en Orihuela

8. 27/08/18. Ivanka Petrova, 60 años. Orihuela (Alicante, Valencia). Feminicidio íntimo. Cifra oficial.

Tan sólo unos minutos pasaban de las primeras luces del día cuando Ivanka Petrova cerraba la puerta de su domicilio, una pequeña casa a dos alturas en la pedanía oriolana de los Desamparados, en Alicante, y salía, diligente, a trabajar cumplidora y laboriosa. Con 60 años y melena rubia la caracterizaba la discresión. Quienes la conocieron la describen como “una persona tranquila, trabajadora incansable”. Era cuidadora en casa de personas mayores y, en la última década, se había dedicado exclusivamente a la misma familia.

Desde el domicilio que compartía con Ivanka en la vereda de la Buena Vida, Matey, de 57 años, llamó al 112 en torno a las 7:45 horas del lunes 27 de agosto de 2018 para comunicar que acababa de matar a su pareja sentimental. Al llegar los servicios médicos y los agentes policiales, el autor confeso se entregó sin oponer resistencia y la víctima, que presentaba muestras de haber sido estrangulada, ya no daba señales de vida. El levantamiento del cadáver se realizó a las 10:50 horas. Posteriormente, la autopsia ha determinado que, en realidad, la mujer llevaba ocho horas muerta.

Ivanka no solía salir mucho por Desamparados. Natural de Pazardzhik (Bulgaria), un pequeño pueblito cercano a Sofía -tal y como ella misma contaba-, llevaba en España más de 15 años. Siempre había residido en Alicante: primero lo hizo en Orihuela, a donde llegó en 2003, después, se mudó a Desamparados, un núcleo poblacional del mencionado municipio alicantino a apenas 10 minutos en coche y casi en el límite de la Comunidad Valenciana con Murcia.

La mujer, que era madre de una chica que reside en Bulgaria, trabajaba como cuidadora. El cuidado de ancianos era una constante en su historial laboral, pero también se incluyen distintos empleos como limpiadora o trabajando en el campo, en la huerta. Era el sustento económico de su casa. Matey, su pareja —también de nacionalidad búlgara— estaba en casa porque, según los vecinos, una enfermedad le afectaba a las piernas y la columna vertebral. Estaba en el paro y también según los vecinos “se pasaba los días en los bares”. La principal hipótesis con la que trabajan los investigadores de la subdelegación del Gobierno en Alicante apunta a que el móvil del crimen podría haber sido los celos. Al parecer, Ivanka, había tratado de dejar a su pareja, pero no lo hizo porque el hombre estaba en el paro y padecía una enfermedad. No había denuncias previas por maltrato.

El 29 de agosto, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Orihuela decretó la prisión provisional y sin fianza de Matey.

ID: 1648. Con información de Eitb, 20Minutos, RTVE, El País, El Mundo, Información, El Español.

Un hombre asesina a su madre en Girona y deja el cadáver abandonado nueve meses en un garaje

9. 31/08/18. (fecha de hallazgo del cadáver) Carmen Fernández, 64 años. Sils (Gerona, Cataluña). Feminicidio familiar. Cifra no oficial.

El cinco de septiembre de 2018 el titular del Juzgado de Instrucción Nº 1 de Santa Coloma de Farners ha decretado la prisión comunicada y sin fianza para Jorge Gutiérrez Fernández, un vecino de Sils de 43 años que había sido detenido por los Mossos el día tres y que confesó ser el autor de la muerte de su madre.

Jorge Gutiérrez Fernández fue detenido después de que los Mossos encontraran muerta y envuelta en plásticos a su madre en el garaje de la casa que compartían en la calle Tigre, de la urbanización Vallcanera Park, de Sils, Girona, el día 31 de agosto. Carmen Fernández, de 64 años, fue localizada envuelta en plásticos y con los ojos, la nariz y la boca envueltos en cinta aislante.

El detenido, que reconoció ante los mossos haberle “tapado las vías respiratorias hasta que dejó de moverse” y que “no tenía intención de matarla”, está investigado por un delito de asesinato con el agravante de parentesco, estafa a la Seguridad Social y falsedad documental.

El cadáver de Carmen Fernández se pudo localizar gracias a que amigos y vecinos de la víctima denunciaron su desaparición y las primeras investigaciones apuntan que el feminicidio familiar ocurrió entre el 9 y 10 de noviembre. El 4 de noviembre del 2017, un día después de recibir el préstamo que Jorge G. F. pidió haciéndose pasar por su madre, se desplazó hasta un comercio de Girona donde adquirió una pala, una azada y unas bridas. El 4 de noviembre localizaron el último mensaje de audio que la víctima mandó a una amiga y el 8 de noviembre, a las 20.00 horas, otro mensaje que mandó a otra amiga con la que se intercambiaba mensajes a diario.

La policía cree que el del día 8 fue el último que la víctima mandó, ya que los días 9 y 10 no lo hizo y el 11 aparecen nuevos mensajes, pero los Mossos sospechan que los escribía su hijo, ya que ella lo hacía en castellano y a partir del 11:00 están escritos en catalán.

Los investigadores sospechan que el detenido, que sacaba grandes cantidades de dinero de la cuenta de su madre, la mató para quedarse con el dinero de su pensión de viudedad y con el crédito que había solicitado online haciéndose pasar por ella.

En el auto se sostiene que Jorge Gutiérrez Fernández cometió un delito de asesinato “por lo sorpresivo de la acción, que impidió cualquier defensa a la víctima”, por la diferencia de edad, por la corpulencia de él, frente a la delgadez de ella, y porque fue un ataque preparado.

ID: 1649. Con información de La Vanguardia, El País, El Periódico, Efe, El Nacional Cat.

6. Contexto del feminicidio o asesinato

  • Entre los escenarios del crimen, el 48,3% de los feminicidios o asesinatos fueron perpetrados en la vivienda familiar (43 casos de los 89 casos). La vivienda de la víctima es el segundo escenario con más casos, con el 14,6% (13 casos), seguida de la calle (el 4,5% con cuatro casos). En todos ellos, más de la mitad fueron feminicidios íntimos.
  • Dos de cada cuatro casos fueron perpetrados por los victimarios con un arma blanca (35 casos, el 39,3%). Otro 22,5% utilizó las manos o la fuerza física para cometer el crimen (20 casos). En otros diez casos (el 11,2%), se utilizaron armas de fuego (cinco de ellas, escopetas).
  • De las mujeres asesinadas con arma blanca, 31 de ellas fueron apuñaladas o acuchilladas (el 34,8% del total de 89 casos) y cuatro fueron degolladas (el 4,5%). De los 20 victimarios que usaron las manos o la fuerza física para asesinar a sus víctimas, un 40% las asfixió (8 casos), otro 40% las golpeó, un 15% las arrojó al vacío (tres casos) y el 5% restante la ahogó (un caso).
  • Aunque se desconoce el motivo principal del 41,6% de los casos (37 de los 89), se sabe que el motivo más registrado es el de la no aceptación de la separación o el rechazo de la víctima por parte del victimario: en 14 casos fue identificado como el motivo principal (el 15,7%). En otro 11,2% de los casos se vio un continuo de violencia previo al feminicidio (diez casos).
  • En uno 16,8% de los casos se registraron otras víctimas asociadas al crimen principal (14 de los 89 casos), como hijas, hijos, madres o parejas.
  • La tasa de suicidio de los victimarios tras el crimen es más alta en los feminicidios infantiles: dos de cada tres victimarios se suicidan tras (o durante) el crimen (seis de los nueve casos). Solo se registraron suicidios en dos tipos de feminicidios más: el 17,4% de los feminicidios íntimos (ocho de los 46 casos) y el 16,7% de los feminicidios familiares (tres de los 18 casos). Son esos tipos los únicos que registran tentativas o intentos de suicidio (un 16,7% en los feminicidios familiares y un 12,8% en los íntimos).
No Comments Yet

Comments are closed

Proyecto asociado a:
Proyecto de:
Con la colaboración de:
Con la colaboración de: