Me Niego A

Opinión

La autora le arranca la máscara al patriarcado más duro, el más tolerado, el más defendido por la mayoría de las mentalidades sociales. No lo vemos porque no lo queremos ver y como dice Amelia Tiganus, no podemos imaginarnos el horror por el que pasan las mujeres que tienen que soportar a las manadas de hombres y sus prácticas sexuales violentas que en algunas ocasiones solo se pueden traducir como tortura: "Imaginad lo que la pedagogía de la crueldad hace con ciertos cuerpos. Imaginad que eso pasa porque una sociedad lo permite. Y el Estado lo financia y lo defiende bajo el manto de las tradiciones (patriarcales e intocables)".

La banalización de la prostitución es una de las cuestiones que también hay que poner en el centro del debate. Socialmente se defiende el trabajo sexual y "el derecho de las trabajadoras sexuales" sin reparar en sus vidas y en cómo llegaron a esa posición. Pero: ¿cuántas de las llamadas trabajadoras sexuales habrán pasado por situaciones como las que relata la autora? ¿Cuántas habrán sido obligadas a salir de la fábrica de las putas convencidas de que el único destino posible para ellas era aceptar la violencia sexual como norma y resignación? Y como si esto fuera poco, muchas de las mujeres víctimas de trata y de explotación sexual han soportado la misoginia, el desamor y el maltrato en la infancia. Detrás de la cultura putera hay una sociedad cómplice y un Estado que consienten que exista ese campo de concentración que es la trata. Amelia Tiganus pone la primera piedra de un relato colectivo sobre la experiencia concentracionaria de la prostitución.

prostitucion cliente invisible

Hablamos de la demanda de prostitución en masculino porque en la inmensa mayoría de los casos son hombres, y es que cuando se analizan algunos fenómenos e instituciones sociales, a menudo la masculinidad no es tenida en cuenta como situación privilegiada y son sólo las "otras" a las que se analiza, se etiqueta, se estigmatiza, y a quienes se les exige transformación.

Tenemos una buena noticia: gracias a ti, en el 2016 hemos conseguido llegar a una meta: sostener la base de datos del feminicidio en España y elaborar por primera vez  Feminicidios y otros asesinatos de mujeres, Informe Anual 2015, que se encuentra en fase final de edición y verá la luz en marzo de 2017, en versión impresa para quienes hayan realizado al menos un aporte de 60 euros, y en versión PDF y gratuita para todas las personas de la sociedad global interesadas en conocer un trabajo que nos llevó un año de realización y en el que participaron más de 20 colaboradoras.

 

Pese a que valoramos incluirla en el listado de feminicidios y otros asesinatos de mujeres documentados por Feminicidio.net en 2016, no fue asesinada. Su caso no será considerado un feminicidio por trata pero murió ahogada el 4 de diciembre pasado en el sótano de un prostíbulo de Estepona, debido a que las lluvias torrenciales inundaron el local. Pudo haber sido víctima de trata y haber sido encerrada por el proxeneta y dueño del prostíbulo, quien desmintió esta hipótesis en su declaración policial. En este artículo, Amelia Tiganus pone su mirada en el sistema prostitucional, al que considera responsable de la muerte de Ionela.

informarte

 

En el siguiente artículo escrito a cuatro manos, nos proponemos analizar una selección de películas españolas que tienen un denominador común; todas ellas tratan de forma directa sobre la violencia contra las mujeres. Sabido es que la violencia es un recurso cinematográfico recurrente y habitual a la hora de construir las historias y las tramas. Pero, ¿qué pasa cuando esta violencia se dirige de forma específica a las mujeres por el mero hecho de ser mujeres? ¿cómo ha representado el cine español la violencia de género? ¿existe algún tipo de evolución en esta representación y cuáles son los ejes que deben marcar nuestro análisis?

En el Día Mundial contra la Trata, la autora del artículo habla en primera persona de su experiencia como superviviente de trata con fines de explotación sexual. Sus reflexiones ahondan sobre el papel del Estado y de cada una y uno de nosotros en la "fabricación de putas"

Llevábamos semanas postergando este momento. Lo cierto es que Feminicidio.net entró en un coma inducido a finales de 2015. En diciembre pasado teníamos dos alternativas: paralizar el proyecto totalmente o continuar con una situación de insostenibilidad que arrastrábamos desde mediados de 2012, cuando nos quedamos sin fondos para mantener el pilar sobre el que se articula el proyecto, la base de datos del feminicidio en España. En este artículo ponemos la primera piedra de una despedida y el fin de un ciclo. También contamos las dificultades que nos hemos encontrado para desarrollar el proyecto y anunciamos un nuevo modelo de sostenibilidad que haría posible la continuidad de Feminicidio.net. Gracias por habernos acompañado hasta aquí.

España, Madrid, 08/02/2016 - Que un presunto feminicida goce de libertad durante unos meses antes de ser enjuiciado por un delito tan grave, el más elevado en la escala de la criminalidad, es un reflejo, primero, de la indiferencia social ante el feminicidio. Importa poco, tanto a analistas de opinión como a la ciudadanía informada, el acceso a la Justicia por parte de las víctimas de violencia de género. También es un síntoma de que los guardianes de la Justicia Patriarcal pueden estar tranquilos, mientras ellos continúen resguardando los privilegios masculinos, no lograremos grandes avances hacia una sociedad más igualitaria.

La autora pone en cuestión la esencialización del sujeto mujer que el concepto feminicidio conlleva en su definición (el asesinato de mujeres por el hecho de ser mujeres). Cuando hablamos de feminicidio, ¿qué deberíamos entender por el significado de mujer? Plantea que el sujeto al que apunta el feminicidio no es un sujeto claro, delimitado, aproblemático y ahistórico; en todo caso apunta a un sujeto que ha sido identificado como un “sujeto definido mujer” por un sistema patriarcal o un sistema sexo-género, el cual también es cambiante y no tiene un comportamiento homogéneo, aunque con algunas constantes que permiten nombrarlo. También recalca a lo largo del artículo la importancia de discutir el concepto feminicidio a nivel filosófico y sus alcances reales, más aún cuando se ha incorporado a códigos penales de varios países.

España, Madrid, 11/07/2015 - En el registro de la memoria histórica de las mujeres asesinadas por violencia machista late el recuerdo de Ana Orantes, quemada viva por ser mujer hace 18 años. Esta vez el acto de quemar viva a una mujer fue en público y el crimen nos transmite otros mensajes. Triste e indignante que pase casi inadvertido para los medios de comunicación, que cumplen un rol clave en la prevención y sensibilización de la violencia de género.

 

 

Siguiente >

Geo Feminicidio