Suscribirse a Sindicar
Señores: el arte es político

Mercè Galán reflexiona sobre la relación entre el arte y la política en respuesta a un artículo de El País de Javier Maderuelo en el que, respondiendo a la pregunta planteada por las Guerrilla Girls en 1985: ¿Tienen que desnudarse las mujeres para entrar en los museos?, defiende que el arte y la política han de estar separados

Mercè Galán — Feminicidio.net — 18/02/2015

España, Valencia - A menos de un mes de la inauguración de ARCO 2015 pasaron por el Matadero de Madrid dos de las Guerrilla Girls, el grupo de artistas y activistas que en 1985 irrumpían en la escena artística neoyorquina con el famoso slogan “¿Tienen que desnudarse las mujeres para entrar en el Metropolitan Museum?” que a día de hoy sigue vigente. En España, un país cuyos circuitos de arte más importantes no se preocupan por la representación de las mujeres artistas, la visita ha llamado la atención de los medios de comunicación. 

 

En un artículo de opinión en El País (14/02/2015 edición impresa), Javier Maderuelo, invitado a escribir sobre la pregunta del slogan de las Guerrilla Girls, responde que él tiene clara la respuesta: “en el museo los únicos que deben entrar son aquellas obras de arte que sean paradigmáticas por su excelencia estética o su cualidad historiográfica […]. Cuando se plantean cuestiones sobre si las obras que deben entrar en un museo han sido creadas por hombres o mujeres, blancos o negros, cristianos o musulmanes, locales o forasteros estamos claramente desviando la cuestión sobre su necesaria excelencia para centrarla en otros temas de índole política o sociológica. Mi pregunta entonces es: ¿qué pinta la política en un museo?”

 

Mi respuesta también es clara y contundente: lo pinta todo. La política no puede separarse del arte, ni de las mujeres, ni de cualquier interacción en la vida. Históricamente, el arte ha estado sujeto a los poderes políticos y religiosos, y los artistas, que han gozado de poca libertad, han tenido que romperse la cabeza para abrir resquicios en el mandato. No solo el arte depende de estos dos poderes ya que tanto la política como la religión son dos pilares fundamentales del patriarcado y regulan el círculo vital de cada individuo. Por otra parte, ¿qué es la esteticidad sin contenido (sin política), sin verdad, sin sentimiento? Según se deduce del artículo de Maderuelo, parece que en muchos sectores continúa habiendo una idea muy romántica sobre el arte y su belleza, la cual debe ser pura, inmaculada, estática, sin el dolor ni los sentimiento reales que sufren muchas mujeres. Esta visión del arte no tiene en cuenta que mediante el arte se puede contribuir al cambio social y a la sensibilización.

 

Podemos ser optimistas y pensar que la igualdad entre las personas ya se ha alcanzado en los países democráticos, pero este hecho sigue quedando muchas veces en la teoría y no en la práctica cotidiana. En la Feria Internacional de ARCO 2013, el porcentaje de mujeres artistas españolas fue del 4% según el Informe MAV[1], un porcentaje muy parecido al de la primera edición de ARCO en 1982. ¿Cómo es posible que apenas tenga representación el arte que hacemos las mujeres, cuando somos un 65% de matriculadas en la Facultad de Bellas Artes y un 74% en la de Historia del Arte?

 

Otra pregunta que me hago es, ¿qué mirada aplican los y las galeristas en su selección de artistas? Es curioso que las mujeres que dirigen galerías representen la mitad de los hombres, pero que elijan al doble de mujeres artistas que ellos (también observado en el Informe MAV).

 

Precisamente es ARCO quien presume de que las creaciones de los artistas nacionales “son la cara de un país, donde la creación pictórica o escultórica ha sido un fortín para la denuncia, la reflexión de la realidad y la crítica sociopolítica”[2]. Parece que esa cara es la de un hombre.

 

Por otra parte, si entendemos que en la Universidad se imparten conocimientos por igual a todos y todas los estudiantes, ¿por qué no ponen el grito en el cielo ante estas cifras excluyentes? ¿Por qué, si aprueban con excelentes notas a las estudiantes, no salen a los medios a defenderlas con uñas y dientes? La Universidad no debe quedarse estancada en su propia esfera y supervivencia y debe luchar por la proyección de los trabajos de sus alumnas más allá del aula, porque si no nos defienden, seguirán dando crédito a las apuestas que se hacen hacia los artistas extranjeros como más aptos o más “universales”.

 

Sigue habiendo una mirada masculina y patriarcal que impregna esa mirada universal y que no es capaz de reconocerse a sí misma como una mirada sesgada y tan política como la que más, inclinando la balanza hacia el lado que más le interesa y que por lo tanto no tiene la capacidad de ser objetiva. Las feministas radicales de la década de los 70 sostenían que “lo personal es político” y es un hecho que las mujeres artistas españolas seguimos alejadas de los grandes circuitos. Pocas artistas lo consiguen y con ellas se cubre el cupo políticamente correcto, pero sin escapar del yugo del mercado del arte dominado por el hombre. De esta manera es inseparable el arte de lo político. Nosotras ya hemos abierto los ojos hace tiempo, a ver cuándo lo hacen ellos.

 

 

 

 




[1] El Informe MAV ARCOmadrid2013, analiza la presencia de artistas mujeres en la 32.ª edición de ARCOmadrid 2013

[2] Documento de ARCO 2015, página 25 Descarga: http://www.ifema.es/arcomadrid_01/

Países: 

Artículos relacionados

Comentarios

En mi opinión deberíais replantear la aseveración en lo que a mirada masculina se refiere y buscar una alternativa, puesto que no considero de agrado que se haga una aglutinación del género masculino bajo el paradigma del patriarcado.

Añadir nuevo comentario

Geo Feminicidio