Suscribirse a Sindicar
Paran el desahucio de una mujer víctima de violencia de género

Doscientas personas pararon el desahucio de una mujer víctima de violencia de género en el barrio de Arganzuela. Un pequeño triunfo de la sociedad civil y el movimiento anti desahucios que celebraron con abrazos y muestras de apoyo a Nieves, quien corre el riesgo de quedar en la calle con sus dos hijos de seis y nueve años. Sus exsuegros reclaman el piso de su propiedad para cedérselo a un vástago que además de maltratador no paga la pensión de alimentos a sus hijos, que se alimentan en un comedor social

 

Graciela Atencio - Feminicidio.net - 22/02/2013

No se trataba de un deshaucio solicitado por un banco. Nieves y sus dos hijos iban a ser desahuciados por los padres de su exmarido, propietarios de la vivienda. Un exmarido maltratador y condenado por la Justicia por violencia de género y abuelos paternos que reclaman el piso para cedérselo a su vástago, que no cumple con el pago de la pensión a sus hijos de seis y nueve años. El de Nieves es un caso paradigmático sobre la manera en que la crisis económica se ceba con las mujeres por su condición de género ante un Estado que vela por la propiedad privada antes que por los derechos humanos de las personas o el derecho a una vivienda.

 

El Paseo Doctor Vallejo Nájera, a las 11.30 de la mañana ya era transitado por decenas de personas apostadas en el número 43. Pasadas las 12 del mediodía, las cámaras de televisión también se hacían eco de la convocatoria de organizaciones encabezadas por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), Stop Deshaucios y la Asamblea Popular de Arganzuela. Con gritos de: “Este desahucio lo vamos a parar”, “Vergüenza” o “La lucha es el único camino”, la gente se parapetó a la entrada del edificio con el fin de evitar que llegara la orden de desalojo del procurador. A las 13.00, hora prevista para el desahucio, pese a que las fuerzas policiales se presentaron en el lugar, decidieron suspenderlo debido a que no contaban con una “logística ni agentes suficientes” que pudieran enfrentarse a un grupo tan numeroso de personas, decidido a impedirlo y resistirse de manera pacífica.

MALTRATADA POR SU EX MARIDO Y POR EL ESTADO

Hace cuatro años, el piso en cuestión había sido asignado por un juez como residencia habitual de los dos niños, hijos de Nieves, quien se había divorciado de un exmarido maltratador. El padre de los niños está obligado por la sentencia de divorcio a pasar una pensión mensual de 150 euros a cada uno. La madre de los niños denunció que “nunca ha pagado la pensión establecida y se limita a ingresar 50 euros en el juzgado, muy de vez en cuando”. El hombre tiene una orden de alejamiento de la mujer. Los abuelos paternos reclaman por vía judicial la vivienda que será ocupada por su hijo y el padre de los niños, quien a su vez se ha vuelto a casar y tiene otro hijo.

 

Nieves ya detuvo un primer intento de desahucio pero actualmente vive una dramática situación, acude diariamente a un comedor social, donde comen ella y sus hijos y en el que por casualidad se cruzó con la princesa Letizia, de visita oficial hace unas semanas, a la que pidió ayuda. La Casa Real remitió la solicitud de Nieves al Ministerio de Justicia.

 

Esta mañana el Ministerio de Justicia no respondió ni los exsuegros de Nieves dieron marcha atrás en la orden de desahucio. En cambio estuvieron presentes las organizaciones de la sociedad civil, una integrante de Stop Desahucios, decía: “sólo desde la solidaridad entre nosotros, las y los del pueblo, vamos a poder hacerle frente al genocidio financiero”.

 

 

 

 

 

 

 

Vídeo de la acción aquí.

Países: 

Artículos relacionados

Añadir nuevo comentario

Geo Feminicidio