Suscribirse a Sindicar
Ionela Olguta Pantelimon, la víctima del feminicidio por trata que no fue

Pese a que valoramos incluirla en el listado de feminicidios y otros asesinatos de mujeres documentados por Feminicidio.net en 2016, no fue asesinada. Su caso no será considerado un feminicidio por trata pero murió ahogada el 4 de diciembre pasado en el sótano de un prostíbulo de Estepona, debido a que las lluvias torrenciales inundaron el local. Pudo haber sido víctima de trata y haber sido encerrada por el proxeneta y dueño del prostíbulo, quien desmintió esta hipótesis en su declaración policial. En este artículo, Amelia Tiganus pone su mirada en el sistema prostitucional, al que considera responsable de la muerte de Ionela.

Amelia Tiganus – Feminicidio.net – 17/12/2016

Murió ahogada. Quizás nunca sabremos del todo qué ocurrió con Ionela Olguta Pantelimon (Rumanía, Braila,12.01.1993). Leyendo la prensa española y rumana encontré varias contradicciones en la información difundida. Los medios publicaron que el dueño del prostíbulo fue detenido. Las noticias también señalaban que una amiga de la fallecida hizo una llamada de socorro y avisó a Emergencias que Ionela necesitaba ser rescatada de la inundación provocada por las lluvias. Otras, que la llamada la hizo la encargada del prostíbulo, Natalia, una mujer de origen paraguayo de 31 años, pareja de Francisco Carrasco, de 60 años y muy conocido en la zona por ser el dueño de varios prostíbulos, entre ellos el Club California. Quizás ahora comprendo mejor porque el día que vi en las noticias a la supuesta amiga que fue la última en hablar con la joven rumana, me quedé muy sorprendida con sus palabras. Tuve la impresión de que sólo salía para defender al dueño del club y la legalización de la prostitución. Ponía mucho empeño en hacer ver que el proxeneta era una persona noble que permitió que Ionela durmiera allí porque no conseguía alquilar un piso sin tener un trabajo regulado. Como si tener un trabajo fuese garantía de poder alquilar un piso. Me pregunté por qué lo haría Natalia. Porque si su amiga acababa de ahogarse y fue la última en hablar con ella: ¿su discurso iba encaminado a disculpar al proxeneta? Pensé que igual lo hacía por miedo, por presiones externas, por sentirse identificada con un “tratante”. Todo era muy raro. Pero también pienso que igual fue por intereses comunes y por amor. No niego su posible complicidad desde la opresión. Ni tampoco la juzgo.

Vecinos de la zona también afirman que la chica rumana llevaba varios meses durmiendo en el prostíbulo mientras el dueño del club y su pareja declararon que Ionela dormía en el local desde hacía cuatro días. Según algunas noticias estaba encerrada (como lo estuve yo cuando me secuestraban el pasaporte). No pudo abrir la puerta por la presión que ejercía el agua. O no encontró las llaves de la puerta. O no alcanzó a abrir alguna ventana que tenía el prostíbulo.

Sé por experiencia propia que es muy difícil conseguir una plaza en un club de Estepona, Málaga, Andalucía, zona con un enorme consumo de prostitución. Como prostituta “libre” intenté acceder a alguno de estos clubes que se consideran apetecibles dentro del círculo de las prostitutas debido que las ganancias pueden llegar a ser altas… Nunca me dieron una plaza y siempre me decían que debía ir recomendada. A cierto tipo de prostíbulos se accede únicamente a base de “amistades” del sistema prostitucional. La mayor parte del dinero de la explotación de nuestros cuerpos va al bolsillo de los proxenetas. Pero en este caso me refiero a que hay jerarquías y clases de prostíbulos. Y que en ciertos prostíbulos de esta zona, trabajar allí significa que hay que pagar un precio más alto que va a parar a algunos bolsillos de círculos determinados, no sólo el bolsillo del proxeneta. No vale cualquier tío o contacto amigo. Tiene que tratarse de un cliente vinculado al poder político. O un policía. O un funcionario de Hacienda. En el mundo de la prostitución ellos se ponen de acuerdo para disfrazar de legalidad la institución masculina más antigua del patriarcado. No debemos perder de vista que el Estado patriarcal y proxeneta pone el marco.

Según la prensa rumana, Ionela fue captada hace cuatro años por Lica, un hombre de 42 años, vecino de Braila. Primero la llevó a Inglaterra y luego la trajo a España, aquí ejercía la prostitución desde hacía tres años. La historia de Ionela es la de cientos de miles, tal vez millones de mujeres en el mundo. Nacida en una familia de clase media baja, era la mayor de dos hermanas, una buena estudiante que sentía una especial devoción por su hermana pequeña. Sus progenitores, Nicu y Nicoleta Pantelimon, nunca estuvieron de acuerdo con la relación que mantenía su hija con un “loverboy” ni con el hecho de que se fuera del país. Desde que conoció a este hombre la relación con su familia se fue enfriando, hasta el punto de perder todo contacto. También cerró su cuenta de Facebook. Esto ocurre con frecuencia, los tratantes ponen su empeño en que su víctima dependa totalmente de ellos. Hasta donde pude leer en las noticias, la familia no tenía dinero para repatriar el cuerpo de su hija: somos desechos del Estado patriarcal hasta después de la muerte.

En el mundo de la prostitución se hacía llamar Alicia (Ali) y las personas que la conocían cuentan que la joven deseaba alquilar un piso en España para traer a su marido. La ilusionaba poder vivir algún día una vida tranquila, lejos de la prostitución. Según algunas noticias, su pareja rumana la tenía amenazada con contarle a su familia que era una puta si no le entregaba a él todo el dinero que ganaba. Mientras tanto, Lica, el tratante de Ionela, jura y perjura que no sabía nada de lo que la joven hacía para conseguir el dinero que esta le mandaba.

El proxeneta español también declaró que no sabe nada de lo que cobraba la mujer y que él sólo se limitaba a facturar las copas de los puteros. Lo demás parece ser que le es ajeno…

¿Alguien cree que los cinco millones de euros que mueve la prostitución al día en España quedan en manos de las mujeres que se prostituyen?

Ionela fue víctima de trata y de explotación sexual. Víctima del sistema prostitucional y de la indiferencia social española que permite que sus carreteras estén plagadas de locales donde sus machos nos someten y se enriquecen con nuestros cuerpos. Víctima de un Estado proxeneta que engrosa su Producto Interior Bruto con la desesperación de las mujeres de países más pobres. Víctima de un mundo patriarcal que nos roba a las mujeres cualquier oportunidad del derecho a vivir una vida digna.

La prostitución también es un campo de concentración que mata mujeres.

España coloniza nuestros cuerpos a través del Estado proxeneta y son vuestros puteros los que hacen posible que las otras existamos para acabar siendo rentables y desechables. ¿Qué hacemos con eso?

Debió haber sido la 97 del listado de casos documentados por Feminicidio.net en 2016 pero no fue asesinada. Su caso no será considerado un feminicidio por trata.

Ionela Olguta Pantelimon es una nadie más. Tenía 23 años cuando murió sola y abandonada el 4 de diciembre pasado, en el sótano de un prostíbulo de Andalucía.

Países: 

Artículos relacionados

Añadir nuevo comentario

Geo Feminicidio