Suscribirse a Sindicar
Amamos lo que odia el patriarcado: la primera piedra de nuestro ideario

Ayúdanos a seguir. Hazte mecenas de Feminicidio.net. Este proyecto nació hace cinco años. Hemos realizado un trabajo ininterrumpido (la mayor parte desarrollado sin fondos) e intentado sostenerlo con ayudas públicas. Las instituciones nos han dado la espalda, pero aun así, decidimos seguir adelante

— Feminicidio.net. — 15/04/2016 / Ilustración de p.nitas

Amamos la vidaFeminicidio.net es un proyecto social que pone la vida en el centro, la de las mujeres asesinadas por la violencia patriarcal. Vidas perdidas que se sitúan en el marco de la desigualdad estructural que sufrimos las mujeres por el solo hecho de ser mujeres.

 

Amamos el feminismo, los feminismos: una práctica, una teoría, un discurso, una forma de estar en mundo, una cosmovisión, una razón de ser, un escudo de resistencia, un sueño que se sueña día a día. Algunas veces con alegría, otras con dolor, siempre con convicción. ¿Acaso hay algo más poderoso que defender una causa justa?

 

Amamos al movimiento feminista global que le planta cara al patriarcado y con su lucha sostiene una demanda básica e indispensable para la construcción de la sociedad del buen trato: vivir una vida libre de violencia, en un mundo que todavía se niega a salir del paradigma de la dominación.

 

Amamos la sororidad y la solidaridad: en la opresión, en la precariedad, en el caos, en la fragilidad de la vida pero también en la dicha o en el simple sosiego, sentir que podemos acompañar y ser acompañadas por otras y otros le da más sentido a nuestra lucha feminista. No estamos solas. Y somos mucho más que dos no solo porque estamos juntas sino porque lo que nos une enriquece al entorno en un ida y vuelta afectuoso y desinteresado. A fin de cuentas, dar es darse a una misma.

 

Amamos la diversidad. La diversidad de feminismos, la identitaria, la étnica, la cultural. La diversidad en la manera de relacionarnos, los amores diversos por causas diversas unidos al feminismo. La transdiversidad, la de géneros, incluso los inclasificables. Amamos la paleta de colores con aquel color desconocido que todavía no hemos podido pintar porque el respeto por la diversidad requiere de una mente colectiva abierta, en desafío permanente frente a nuestros prejuicios.

 

Amamos la libertad. El feminismo comienza a fluir en esa primera libertad indestructible, la de pensamiento. ¿Recuerdas la primera vez que sentiste el feminismo? ¿Aquel momento en el que apareció ese pensamiento revelador? Amamos la rebeldía a flor de piel que conjugada con libertad, nos convierte en heroínas silenciosas frente a la opresión. Sin esa rebeldía libertaria no soportaríamos la carga milenaria del patriarcado.

 

Amamos la cooperación, lo común, y un registro nuevo de un sistema económico en el que se desvanece el capitalismo. La propiedad y el dinero son representaciones colectivas que compartimos para vivir (y destruirnos entre nosotros), pero pueden cambiar, incluso ahora. Este es un proyecto social atrevido, que sueña la vida en un mundo sin individualismo ni acumulación, en el que el neoliberalismo se quede fuera.

 

Amamos las alianzas, el abrazo con otras causas: las masculinidades que se animan a abdicar el poder patriarcal. Amamos los derechos animales y los numerosos tipos de personas no-humanas que habitan con nosotras en este viaje por la vida. Amamos la preservación del planeta, nuestra casa común en la que no deberían existir las fronteras porque ningún ser humano es ilegal. Amamos los derechos humanos y que sus líneas rojas se respeten en todos los rincones terrícolas.

 

Amamos el conocimiento, los saberes. Aquello que sabemos porque necesitamos aprenderlo de la tradición feminista, de la que podemos sentirnos orgullosas incluso las que se convierten en iconoclastas. Cabemos todas en el discurso crítico feminista y con distintos tipos de conocimiento, lógico, poético, práctico… los que sean, hicieron danzar a nuestras predecesoras, madres, abuelas, brujas, maestras y amigas, referentes de una música que nos sigue haciendo bailar juntas. Y bailamos porque esta es nuestra revolución.

 

Amamos la ética feminista, la que nos pide un cambio de paradigma vital, social y cultural: salir del patriarcado neoliberal y asumir que no es sostenible este modelo consumista, explotador, depredador y colonialista… que mata sin piedad, genera miseria y vitorea guerras con bombas que se fabrican en el norte y explotan en el sur. Para poder vivir en un mundo sin fábricas de armamentos, antes hay que soñarlo. La ética feminista te lleva a actuar de acuerdo a ese nuevo imaginario: nos sumergimos hacia el naufragio para rescatar el libro de mitos en el que nuestros nombres aparecen y construimos las bases de una nueva sociedad libre de violencia patriarcal.

 

Te pedimos que nos ayudes a seguir con Feminicidio.net. ¿Lo intentamos juntas?

 

 

 

Países: 

Artículos relacionados

Añadir nuevo comentario

Geo Feminicidio